Seguidores

22 de junio de 2008

La llama

Aparece ese gran viento huracanado
y la llama se resiste a apagar,
parece que se agota, que ya no puede,
pero resurge una vez pasa la tempestad.

Aparece esa gran nube gris enmascarada
y la llama no se asusta por su color,
se enorgullece de que su color dé vida,
se enorgullece por ser don de la ilusión.

Aparece ese amanecer triste y lluvioso
y la llama sigue ahí, sin detener su valor,
sabe que no ha de dejar de ser fuerte
sabe que no ha de dejarse humedecer.

Aparece ese instante de impulso y rabia
y la llama quiere apagar ese momento
ese instante que puede acabar con ella,
mas es tan grande su valor y coraje.

¿Dónde se encuentra, pues, esa llama,
que jamás deja de resurgir su luz,
ante tantas cosas que pueden apagarla?

Esa llama se encuentra en un lugar
tan hondo y tan protector
tan sabio y tan fuerte
que sólo cada ser sabe encontrarlo.

Esa llama es la del amor y la ilusión,
más sólo puede apagarse
cuando se apague y muera el corazón.
Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: