Seguidores

22 de junio de 2008

Poema II

En la madrugada, aguarda el sol.
En el silencio, espera el amor.
En el olvido, quedan las penas.
En la amistad, renace el perdón.

Y, tras la madrugada, llega el sol;
ese sol que, de vez en cuando,
se pone de mal humor.
Y, con el silencio, nace el amor;
porque el amor ni se ve ni se oye;
porque el amor es ciego y sin son.

Y, con el olvido, sobreviven las penas;
pues las penas ponen en juego la tristeza;
pues la propia vida, le cierra las puertas.

Y, con la amistad, existe el perdón;
ese perdón que asegura la paz,
y, sólo con ella, se vive con felicidad.
Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: