Seguidores

22 de junio de 2008

A vosotros

Desde mi soledad,
me dirijo a transmitir paz.
Desde mi soledad,
me gustaría dar mi amistad.
Desde mi soledad,
si mis palabras sirven,
el silencio pasa a ser felicidad.
Desde mi soledad,
si un corazón se abre,
mi felicidad se encuentra en el aire.
Desde mi soledad,
si un llanto se aplaca,
sus lágrimas me dan claridad.
Desde mi soledad,
si doy tranquilidad,
mi corazón se siente en paz.
Desde mi soledad,
si se consigue armonía,
veré una luz en mi vida.
Desde mi soledad,
si el rencor desaparece,
nacen mis ganas de luchar.
Desde mi soledad,
si renace una sonrisa,
todo será dicha en mi vida.
Desde mi soledad,
si el odio se muere,
muere también mi soledad.
Desde mi soledad,
mi mensaje es sencillo:
dejo de estar sola
cuando, quien me escucha,
está cómodo y tranquilo;
dejo de estar sola
cuando, quien me escucha,
deja de estar triste y abatido;
dejo de estar sola
si, ante cualquier debilidad,
mis palabras se utilizan
para llenarse de ánimo y compañía.
Desde mi soledad
ese es mi deseo:
que alguien me utilice
para servir de ánimo y alivio.
Así... ¡mi soledad se habrá ido!

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: