Seguidores

14 de noviembre de 2008

NO QUIERO VERTE TRISTE, AMOR


No quiero verte triste, amor;
porque contigo, la vida sonríe;
porque sin ti, la sonrisa no fluye.

No quiero verte triste, amor;
porque contigo, la luz es clara;
por sin ti, la claridad se diluye.

No quiero verte triste, amor;
porque contigo, renace la esperanza;
por sin ti, la esperanza es en vano.

No quiero verte triste, amor;
porque contigo, el corazón resuena;
porque sin ti, la resonancia es nula.

No quiero verte triste, amor;
porque te mereces una vida sana,
porque te mereces ver la luz del sol,
porque mereces esperar cada mañana,
la esperanza de un hoy mejor.

No quiero verte triste, amor;
porque tú, amor, eres motor de acción;
tú eres la memoria de la confianza,
y eres quien a la tristeza dice adiós.

No quiero verte triste, amor;
porque tus huellas son profundas,
tus pasos a seguir dan lugar,
y si tú estás triste, amor,
la soledad es quien ocupa tu lugar.

No quiero verte triste, amor;
porque la vida sin ti, no es vida;
porque el tiempo sin ti, no ha lugar;
porque la amistad sin ti, no es sincera;
porque la claridad se torna oscuridad.

No quiero verte triste, amor;
porque tú amor, eres un gran compañero,
porque contigo amor, la armonía no es igual;
porque tú amor, entiendes de confianza;
y porque sin ti, el corazón, vacío está.

Rosa Mª Villalta Ballester

9 de noviembre de 2008

Ausencias

Amor, ¿en qué lugar te encuentras?
Serenidad, ¿dónde te hallas?.
Sinceridad, ¿estás realmente a mi lado?
Mas temo ser un corazón vacío,
mas temo que nada me nace ni me importa.
Mas no siento paz mas odio en mis venas,
mas sin apenas fuerzas escribo estas letras.
Mas qué es lo que recorre en mis venas,
¿acaso es sangre la que corre por ellas?.
Amor, ¿acaso he sido yo quien te he dejado?;
dime, serenidad, ¿por qué no te hallo?;
y la sinceridad, ¿acaso no está en mis manos?.
Mas no quiero ser tormenta sino calma,
mas no quiero ser espina sino flor,
mas no quiero ser oscuridad sino claridad.
Amor, dime, no quiero mi corazón ausente,
no quiero mis venas frías, mi boca callada,
no quiero ser tempestad en medio de la calma;
no quiero temer el amor, porque no lo conozco;
no quiero rechazar la verdad, cuando se halla.
Sinceridad, tú eres transparente y clara;
tú eres lo que en mí se halla,
pero, ¿cuántas veces no te encuentro yo?.
Serenidad, acompaña cada uno de mis pasos,
no dejes que me inmerse en la intranquilidad,
porque tus huellas son profundas y gratas.
Amor, por favor, no dejes a mi corazón;
sin amor, mi vida carece de sentido alguno,
mis palabras, vacías y carentes de sentido,
los sueños dejan de ser sueño, mas son vanos.
Serenidad, acompáñame en mis pasos,
no dejes que me pierda en la intranquilidad,
mas tu melodía es grata y tu son pegadizo,
mas tus formas adecuadas y tu cantar profundo.
Sinceridad, a ti no temo que en mí te halles,
porque en mí existes y no voy a dejarte,
pero la vida está llena de mentiras,
y a ti te pierdo y no sé si te hallo;
porque tú eres esa luz que permite mis pasos.
Ahora quiero, amor, que no me pierdas,
que no dejes a mi corazón sin tu presencia;
ahora quiero serenidad, que no te alejes,
que pueda darte la mano cuando lo precise.
Ahora quiero, sinceridad, que renazcas,
que te levantes con fuerza y con energía,
para que pueda creer y confiar con firmeza,
para caminar sin temor y con alegría.
A tí amor, amor que por encima de todo estás,
a tí amor, deseo que tengas una linda jornada,
y que de mi corazón no te llegues a separar.

Rosa Mª

Quise y quiero

Quise ser flor,
pero tan sólo soy espina;
quise ser agua,
pero tan sólo soy sequedad.
Quise volar no muy alto,
y ni tan siquiera empecé a volar;
quise ver las estrellas,
y tan sólo veo oscuridad.
Quise llegar a un puerto,
y las olas no me dejan llegar;
quise estar junto a alguien,
al que ahora ya no puedo encontrar.
Quise sentir paciencia,
pero tan sólo tengo intranquilidad;
quise seguir muchos pasos,
y me perdí en la inmensidad.
Quise tener fortaleza,
y me invade la debilidad;
quise que mi corazón sintiera,
quise que el mundo fuera hogar.
Quise hacer de mi corazón un lugar,
un lugar en donde poderme encontrar;
quise encontrar claridad,
pero tan sólo encuentro oscuridad.
Quiero encontrar un rumbo,
que me lleve a la serenidad,
quiero tener algún sentimiento,
que alguien pueda alegrar.
Quiero ver la luna,
en todo su esplendor,
quiero apreciar el sol,
y que ilumine mi corazón.
Quiero, quiero...
que tú estés es todo tu esplendor.
Quiero, quiero...
que tu corazón esté repleto de amor.

Rosa Mª

1 de noviembre de 2008

Si dejara de querer

Si dejara de querer,
mi corazón sería espina,
mis labios sellados,
mis manos totalmente vacías,
y mi tristeza infinita.
Si dejara de querer,
la voluntad perecería,
el deseo ya no despetaría,
y los sueños sería pura ironía.
Si dejara de querer,
la oscuridad sería armonía,
la ilusión no tendría su dicha,
y la esperanza jamás despertaría.
Si dejara de querer,
no vería ni luz ni alegría,
no sería estrella ni compañía,
sería una huella sin determinar.
Si dejara de querer,
ya de nada serviría mi respiro,
ya nunca volvería a sonreir,
ya de nada serviría mi esperanza,
porque la esperanza y el amor,
caminan con una misma ilusión.

Rosa Mª

Te fuiste de mi presencia

Te fuiste de mi presencia,
de mis deseos y de mi conciencia;
te fuiste, ... ¿realmente te fuiste?.
No. No es verdad que en mí no estás;
no es verdad que el cariño se pueda borrar;
no es verdad, que tus palabras, fueran hechas,
y que a mí, tú, tú no me dijeras la verdad.
Te fuiste de mi presencia,
pero te sigo añorando en la distancia,
en el recuerdo, en aquellos tiernos besos.
Te añoro en tus suaves y agradables susurros,
aquella mirada que nunca me dejaba.
Te fuiste de mi presencia, sí,
y yo, aquí, recuerdo tu compañía tan soñada,
tus palabras amigas y tus caricias tan anheladas;
pero no se han ido mis silencios en que yo gozaba.
Te fuiste de mi presencia, sí,
y yo, aquí, desde el tiempo y la distancia,
sigo extrañando ese placer y ese intenso momento,
ese fluir nuestras miradas y nuestras labios,
ese querer que ya no es un te quiero;
sigo extrañando que un momento fue eso...
... un esperado y soñado y grato momento.

Rosa Mª

No soy quien yo quisiera ser

No soy quien yo quisiera ser,
pero no seré la que yo quiera,
porque el pensamiento trabaja,
y el corazón ... no piensa.
No soy quien yo quisiera ser,
pero no seré quien no quiera,
porque la voluntad funciona,
y la duda... la duda no abandona.
No soy quien yo quisiera ser,
pero no soy la que yo fui,
soy quien no soy nadie,
pero existo y son alguien.
No soy quien yo quisiera ser,
pues no soy quien yo quiero,
mas no quiero ser yo quien sea,
la que no soy nada y entorpezco.
No soy quien yo quisiera ser,
algún día seré quien yo deseo,
mas las voluntad no me falta,
mas el cariño, en mí, no descansa.

Rosa Mª