Seguidores

30 de junio de 2009

Hoy quiero hablar con el viento

Hoy quiero hablar con el viento,
con el aire que a la cara da,
porque el aire es mi compañero,
y ningún daño me reportará.
Hoy quiero hablar con el viento,
porque nadie me quiere aguantar,
mas con mis penas yo voy al aire,
pues penas nadie quiere escuchar.
Hoy quiero hablar con el viento,
porque mi tristeza quiero soltar,
pues quiero dejar un rastro,
y una sonrisa poder hacer brotar.
Hoy quiero hablar con el viento,
porque él no me puede revocar,
porque él es mi fiel compañero,
y a él acudo para poder llorar.
Hoy quiero hablar con el viento,
porque nadie me quiere soportar,
porque si ahora con alguien hablo,
alguna lágrima podrá derramar.
Hoy quiero hablar con el viento,
con el viento y mi soledad,
mas prefiero su buen sustento,
para poder mi cariño y amor dar.

Autora: Rosa Mª

28 de junio de 2009

Palabras

Mis palabras son de paz,
no hay falsedad en ellas,
tan sólo ser algo eficaz,
porque si de algo sirvieran,
no sería una palabra fugaz.
Mis palabras son de deseo,
de que no se halle la maldad,
de que se halle un te quiero,
para despertar la felicidad.
Mis palabras son delicadas,
porque en ellas mi corazón,
mas si no fueran sinceras,
sellaría para siempre mi voz.
Mis palabras son de calma,
para que se halle serenidad,
mas sí, sólo son palabras,
que pueden hacerte suspirar.
Mis palabras son del alma,
y aunque sean sólo palabras,
es posible te puedan acompañar,
y una sonrisa hacer brillar.
Mis palabras no son en vano,
si una alegría te pueden dar,
mas con ellas no hay belleza,
pero sí mucho cariño y amistad

Autora: Rosa Mª

Reflexión 1

Muchas veces, me pregunto el porqué de la tristeza, o de la alegría, el porqué de la paz y de la guerra.
Muchas veces, me pregunto a dónde van a parar las palabras hermosas, las que hacen que la vida parezca otra.
Muchas veces, me pregunto a dónde van a parar los sueños no cumplidos, quizás, al fondo del corazón para salir en otro momento.
Muchas veces, me pregunto el porqué de la mentira, porqué la falsedad que tanto daño hace y no decir siempre la verdad, sea buena o mala, porque en ella radica la amistad.
Muchas veces, me pregunto el porqué de la desesperanza, de la falta de creencia o motivo por algo.
Me lo pregunto y me lo requetepregunto pero no obtengo respuesta.
La vida es dura, muy dura, eso es algo cierto.
Me pregunto porqué tanta soledad cuando las personas somos seres sociables y se hacen amistades a través de la red porque en nuestro entorno físico no existe esa realidad.
Me pregunto porqué tras la pantalla se transmiten tantos sentimientos y tanta amistad y tanto cariño, y en nuestro espacio físico se carece de tanta y tanta compañía.
El trabajo es eso, trabajo, apenas existe el compañerismo, cada uno tiene su propia tarea, sus problemas, sus historias, y ahí no cabe el darse cariño, el darse una mano, el arrimarse a un hombro cuando las fuerzas flaquean y no se sabe hacia dónde tirar.
Me pregunto si en el futúro no existirán las relaciones sociales y sólo servirá este medio para poder comunicarse uno.
No sé, la gente se queja de soledad, de falta de... pero tampoco se ve interés alguno por erradicar este vacío, este gran hueco en la vida, que es una pieza fundamental para poder vivir con felicidad.
Me pregunto y me pregunto y no llego a ningún lugar. Así es que dejaré de preguntarme y viviré como pueda mi día a día con mis penas y mi dificultad.

Autora: Rosa Mª

Cuando...

Cuando ya no se pueda caminar, cuando fuerzas falten, lo mejor es parar y pensar en la forma de continuar, porque la vida sigue, y caminar... hay que caminar.
Cuando ya no se pueda ni llorar, porque el vacío es inmenso y ni tristeza queda, lo mejor es relajarse, porque la pena viene y va, como la alegría que nunca es eterna sino que aparece y desaparece.
Cuando ya no se pueda ni hablar, porque no se sabe ni de qué,
cuando creas que a tu alrededor no hay amigos, que sólo vas por el camino de la vida, entonces retrocede unos pasos y para y fíjate en las huellas que por ahí habrán quedado.
Cuando ya no se pueda ni descansar, porque el pensamiento no pare, entonces piensa en aquello hermoso que te haya pasado y sigue, sigue, no pares, porque lo hermoso permanece en el tiempo y en la distancia.
Cuando ya no se pueda ni soñar, porque las fantasías no existan, porque todo esté lejano, levanta la vista al cielo y ... míralo bien,
porque esté nublado o soleado, el cielo es infinito como infinitas son las soluciones para encontrar la paz interior.

Autora: Rosa Mª

Domingo

Hoy, domingo, te has despertado,
y de nuevo me has dado la mano,
para que olvide las cosas malas,
para que disfrute de tu existencia.
Hoy, domingo, te has presentado,
puede que con calor te recibamos,
pero cada instante para saborearlo,
cada minuto para de amor saciarlo.
Hoy, domingo, te has levantado,
para algunos con frío o calor,
para otros con alegría e ilusión,
y para otros con tristeza y llanto.
Hoy, domingo, te has acomodado,
porque hasta la noche tu presencia,
porque hoy es un día de descanso,
y porque es un placer tu compañía.
Hoy, domingo, has renacido,
porque el sábado se fue a las doce,
y ahora eres tú quien por nosotros vela.
Hoy, domingo, contigo me levanto,
para intentar aprovechar tu día,
y por la noche despedirme con alegría.
Hoy, domingo intentaré la tristeza dejar,
para que cuando llegue la media noche,
tu presencia no haya sido un simple pasar,
y con tus tantas horas, no las derroche.
Autora: Rosa Mª

27 de junio de 2009

Hoy me encuentro tras mi máscara

Hoy me encuentro tras mi máscara,
porque la falsedad es cruel y daña,
porque la confianza no es dueña,
y porque la soledad, mi única coraza.
Hoy me encuentro tras mi máscara,
tal vez, mucho tiempo compañera,
pero ahora... ahora, duradera;
ahora, que ya ha llegado a mi alma.
Hoy me encuentro tras mis máscara,
pues tras de mí no hay huella alguna,
pues conmigo la tristeza y amargura,
pues de mí, no se puede esperar nada.
Hoy me encuentro tras mi máscara,
una máscara que me protege del mal,
que me inunda de miedo e inseguridad,
que me llena de fracaso y soledad.
Hoy me encuentro tras mi máscara,
una máscara que me cuesta de quitar,
porque la paz no llega a mi alma,
porque mi alma es mi único bienestar.
Hoy me encuentro tras mi máscara,
porque duele la mentira y la falsedad,
y no deseo dejarla mientras pueda,
hasta que mi corazón no halle la verdad.
Hoy me encuentro tras mi máscara,
y ganas tengo de poder respirar,
sin ilusiones y con mucha espera,
sé que algún día me la podré quitar.

Autora: Rosa Mª

26 de junio de 2009

El mejor regalo

No quiero que me regales flores,
ni tampoco cosas de valor,
quiero que me regales con valor,
la confianza y el verdadero amor.
No quiero que me regales palabras,
quiero que me regales los hechos,
que son los que me darán las alas,
las alas para volar con ilusión.
No quiero que me regales sueños,
que se conviertan en una batalla,
prefiero un regalo de corazón,
que sin sueños sean todo pasión.
No quiero que me regales alas,
quiero que me regales una luz,
que me aclare tanta oscuridad,
que me serene en la inmensidad.
No quiero que me regales joyas,
que se conviertan en antigüedad,
quiero que me regales unas huellas,
unas huellas a las que no dejar.
No quiero que me regales alegría,
porque la alegría viene y va,
quiero que me regales con certeza,
el cariño, la confianza y la amistad.
Ése es el mejor regalo,
el regalo que mejor puedo guardar.

Autora: Rosa Mª

25 de junio de 2009

Amor...

Amor, tú puedes comprenderme,
porque tus palabras son sinceridad,
no aquellas preciosas y hermosas,
que el viento se las lleva y se van.
Amor, tú puedes controlarme,
porque tu paciencia en tí está;
no la inquietud que a nada lleva,
y que pronto dehace lo que hay.
Amor, tú puedes escucharme,
porque confianza en tí sí hay,
porque sólo a ti sigo tus huellas,
que a buen puerto me llevarán.
Amor, tú puedes retenerme,
porque contigo muy bien se está;
porque contigo hay esperanza,
y porque por ti yo quiero luchar.
Amor, tú eres mi mejor compañía;
tú, amor, contigo la vida es vida;
amor, eres la mayor alegría,
de en mi corazón tener esta dicha.

Autora: Rosa Mª

24 de junio de 2009

Dime, amigo

Dime, amigo, ¿lo eres verdad?;
por tu bondad, sé que lo eres;
por tu constancia, sé que estás;
por tus huellas, sé que me quieres,
y que no me quieres dejar atrás.
Dime, amigo, ¿por qué te importo?;¿te importo de verdad?;
¿o todo es una máscara,
para que crea en la palabra amistad?.
Dime, amigo, ¿quieres llevarme contigo?.
Si lo haces, no me lleves por pena,
sino porque te nazca con cariño,
y sin falsedad y con gran fuerza.
Dime, amigo, ¿porqué cuando te quiero,
escondido te encuentras?.
¿Por qué en mi oscuro camino,
no apareces entre las tinieblas?.
Dime, amigo, ¿te sirve de algo mi compañía?.
¿te proporciono a ti alguna fortaleza?.
¿O somos sólo dos seres que se juntan,
porque la soledad les aterra?.
Dime amigo, ¿acaso te encuentras vacío?.
¿Acaso es que tú también débil te hallas?.
Pues entonces, toma mi mano,
camina conmigo,
que aunque, no sea la mejor compañía,
algo ... algo ... llenará ese vacío.
Mira amigo, por mis venas corre sangre;
mi corazón late y late.
¿Acaso no sientes lo mismo, amigo?.
Entonces, ¿por qué no compartir el cariño?.

Autora: Rosa Mª

23 de junio de 2009

Me gustaría comprender este mundo

Me gustaría comprender este mundo,
este mundo en el que existo sin querer,
este mundo lleno de incertidumbres,
y sin huellas qué seguir ni qué pisar.
Me gustaría comprender este mundo,
este mundo lleno de enemistad,
donde encontrar buenos amigos,
es cosas de magia o de casualidad.
Me gustaría comprender este mundo,
este mundo lleno de inseguridad,
donde confiar con persona segura,
es algo que a lo mejor se puede dar.
Me gustaría comprender este mundo,
este mundo lleno de guerras y maldad,
donde no existe la paz y la alegría,
donde existe el hambre y la desigualdad.
Me gustaría comprender este mundo,
este mundo en el que todo no es verdad,
este mundo lleno de palabras hermosas,
pero que luego pasan a la irrealidad.
Me gustaría comprender este mundo,
porque no encuentro sentido ni finalidad,
porque no encuentro armas de paz y cariño,
porque sólo son armas para hacer el mal.
Me gustaría comprender este mundo,
me gustaría a un puerto poder anclar,
pero no encuentro puerto seguro,
donde mi corazón se quede en paz.
Me gustaría comprender este mundo,
me gustaría al menos a algun sitio llegar,
pero como está todo oscuro y difícil,
me quedo conmigo misma y mi soledad.
Autora: Rosa Mª

20 de junio de 2009

A pesar de...

A pesar de las dificultades y debilidades,
el hombre camina a su ritmo y a su paso,
aunque se haga con muchos o pocos errores,
aunque se escoja una ruta sin descanso.
A pesar de las contradicciones y ocasiones,
el hombre determina su autoretrato,
aunque se haga con miedos o temores,
aunque se llegue a puerto sin anclarlo.
A pesar de las tristezas y emociones,
el hombre se hace fuerte sin pensarlo,
aunque haya que agarrase a las presiones,
aunque haya que volver a intentarlo.
A pesar de las caricias y sensaciones,
el hombre precisa de amor hondo y claro,
sin reproches ni siquiera falsedades,
porque de eso el amor no es partidario.
A pesar de la confianza y la esperanza,
el hombre necesita de su propia fe,
porque sin ella no hay oportunidad alguna,
de conocer la lealtad y la honradez.
A pesar de una grata compañía,
el hombre tiene también su soledad,
esa soledad que siempre acaria,
y donde ella reposa su claridad.
A pesar del silencio y de la calma,
el hombre ha de hablar y escuchar,
porque sólo el silencio no es nada,
y hablar y escuchar permiten amar.
Autora: Rosa Mª

Cada...

Disfrutad cada instante que podáis,
porque la vida es única e irrepetible,
porque el instante no vuelve atrás.
Cada instante es un regalo del amor,
que siempre no es bueno de pasar,
pero que se ha de hacer el caminar,
el mejor camino de huellas dejar.
Cada huella es una gran esperanza,
para salvar obstáculos y oscuridad,
mas no siempre está la confianza,
para poder obtener seguridad.
Cada seguridad es una victoria
porque es un paso más que se da,
porque con la seguridad la alegría,
y con la alegría un nuevo paso más.
Cada nuevo paso es una maravilla,
porque se ha vencido la inseguridad,
mas por el gran camino de la vida,
hay que evitar caer donde hay mal.
Cada mal es una enorme distancia,
que hace del camino un largo pasar,
pero hay que procurar su ida,
para así poder sin tormenta caminar.
Cada tormenta tiene su tiempo,
un tiempo que puede ser eterno,
pero con la fe y la esperanza,
la tormenta puede ser un sueño.
Cada sueño es un gran avance,
porque con el sueño, un empeño;
mas con el empeño está el misterio,
de encontrar la armonía o el silencio.
Cada misterio proporciona energía,
para desvelar pronto su verdad,
mas la verdad y la confianza,
son la meta grande de la amistad.

Autora: Rosa Mª

19 de junio de 2009

Desde el amanecer al anochecer

Desde el amanecer hasta el anochecer,
se pueden aprender muchas cosas,
o quedarse el día en un simple placer,
o dejar que el día corra sin querer.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
se puede dejar de obtener ciertos logros,
o quedarse con la derrota de no hacer,
o quedarse con la victoria del rehacer.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
se pueden dejar pasar sólos los minutos,
sin nada aprovechar su acontecer,
o aprovechar cada instante, cada segundo,
para nada nada tener que perder.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
se pueden obtener muchos beneficios,
si con paciencia se sabe satisfacer,
o no tener la capacidad de vencer,
por no intentar siquiera crecer.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
pasan muchas cosas o no pasa ninguna,
depende de la experiencia y el querer,
aunque muchas veces no dependa de uno,
el que las cosas salgan o no bien.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
existe una gran variedad de armonía,
mas cuanto más exista la alegría,
se hará el día menos cuesta arriba.
Desde el amanecer hasta el anochecer,
muchas cosas o ninguna se puede hacer;
depende del interior de cada uno,
que en algún momento se desee obtener.

Autora: Rosa Mª

18 de junio de 2009

El bien y el mal

El bien y el mal no se pueden conocer;
mientras uno camina en la claridad,
el otro lo hace en la oscuridad;
mientras uno empieza un gran amanecer,
el otro lo hace sin un gran querer.
El bien y el mal no se pueden separar;
mientras uno piensa en los obstáculos,
el otro hace de la vida sus cálculos;
mientras uno camina con la sinceridad,
el otro lleva en sí una gran falsedad.
El bien y el mal no se pueden amar;
mientras uno, la confianza y amistad,
el otro, la desconfianza y enemistad;
mientras uno sabe a qué corazón llegar,
el otro no sabe en qué puerto anclar.
El bien y el mal no se pueden envidiar;
mientras uno busca una sincera sonrisa,
el otro trata de sacar una lágrima deprisa;
mientras uno trata de curar el corazón,
el otro trata de engañar sin ninguna razón.
El bien y el mal no se pueden engañar,
porque el engaño que puede tener el mal,
el bien lo cura con su cariño y su lealtad;
porque la falsedad y oscuridad del mal,
el bien lo ilumina con la verdad y la amistad.

Autora: Rosa Mª

17 de junio de 2009

Desde aquel día

Desde aquel día dejé de soñar,
porque soñar es pura fantasía;
desde aquel día me hice fuerte,
y decidí caminar con mi suerte.
Desde aquel día dejé de callar,
porque mi corazón palpita,
porque él no me deja de hablar,
y yo, cuanto menos, contestar.
Desde aquel día dejé de suspirar,
porque de nada sirve un suspiro,
porque cada instante es un respiro,
y porque no hay que dejarlo pasar.
Desde aquel día dejé de llorar,
porque las lágrimas no dejaban ver,
porque cariño sí quiero tener,
porque deseo una sonrisa acariciar.
Desde aquel día dejé de aceptar,
aceptar palabras falsas y vanas,
que el corazón no puede ganar,
y que resultan desesperadas.
Desde aquel día dejé de gritar,
gritar por objetivo no alcanzable,
porque ninguna palabra brillará,
si mi corazón no está estable.
Desde aquel día dejé de pensar,
que las personas no somos iguales,
que existe la forma de compensar,
el cariño y el amor tan naturales.

Autora: Rosa Mª

A todos los sitios...

A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
pero es la esperanza lo que hace caminar;
y es la fortaleza, aunque pequeña, la que hace continuar.
A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
depende del objetivo a alcanzar;
pero es la inercia lo que no deja vislumbrar.
A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
pero alguno sí se podrá alcanzar;
y es la confianza lo que deja su paso dar.
A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
depende de la claridad o la oscuridad;
pero es la terquedad la que no deja mirar.
A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
pero quizás el más pequeño sí se puede alcanzar,
y es el sitio más seguro y tierno,
que nadie nadie te podrá nunca robar.
A todos los sitios quizás no se pueda llegar,
pero el corazón es el lugar seguro de hallar,
tan sólo tienes que mirarte a ti mismo,
para ver que dentro de ti, amor y ternura hay.

Autora: Rosa Mª

16 de junio de 2009

Cada...

Cada paso deja una huella,
fácil o difícil de borrar,
tan profunda sea su marca,
más honda será su pasar.
Cada beso deja un destello,
grande o pequeño de quitar,
tan alegre será el deseo,
cuanto más largo sea su pasar.
Cada día deja un recuerdo,
triste o alegre de recordar,
tan oscuro quedará en el mañana,
si el hoy no se vive con intensidad.
Cada instante tiene su tiempo,
lento o rápido su pasar,
tan eterno será su silencio,
cuanto más se deje pasar sin más.
Cada silencio tiene su significado,
explícito o tácito en su lugar,
tan discreto es su son,
cuanto más se entiende su pasar.
Cada mañana tiene su magia,
fantástica o real en su despertar,
tan espléndida será su llegada,
cuan esperado sea su bienestar.
Cada amistad tiene su confianza,
sincera o falsa en su caminar,
tan inmensa será la esperanza,
cuan inmensa sea su calidad.

Autora: Rosa Mª

¿Fuimos o somos amigos?

¿Fuimos o somos amigos?
¿Será que nos respetamos?
Pero pasan los días,
y en la distancia, no nos hallamos.
¿Fueron nuestras palabras sinceras,
nuestra confianza desesperada,
nuestro cariño, desesenfadado,
y nuestra amistad un huella pasada?.
¿Fuimos o somos amigos?
Si lo fuimos, apenas queda ya nada;
si lo somos, ..., ¡qué pena nuestro ahora!;
¡qué más da si fuimos o somos amigos!
¡qué más da ya las palabras pasadas!.
Ahora... ahora ya no nos tenemos,
no es fácil el hablarnos,
ahora ya no existe la confianza,
y sin ella, la amistad está muerta.
¿Fuimos o somos amigos?.
No sé si el tiempo nos dará la palabra.

Autora: Rosa Mª

Quiero, amor

Quiero, amor, que permanezcas conmigo,
el amor del silencio, de la sinceridad,
el amor que de verdad permanece eterno,
y no se va en un simple mirar.
Quiero, amor, que me dejes tus huellas,
las huellas donde yo pueda pisar,
porque el camino está lleno de obstáculos,
y yo me deseo perderme en la inmensidad.
Quiero, amor, que duermas conmigo,
que despiertes al amanecer conmigo,
que no dude de ti ni por un momento,
porque la duda hace mucho daño,
y la duda... ofende al amor.
Quiero, amor, que sueñes conmigo,
que imagines un mundo de paz y amigos,
que no todo sea codicia y desdicha,
y que brotes en un mundo sin enemigos.
Quiero, amor, de tu palabra,
de tu sinceridad y de tu confianza,
porque contigo, amor, ambas van juntas,
y con ellas el cariño y la esperanza,
que deseo nunca dejen mi corazón.
Autora: Rosa Mª

14 de junio de 2009

Me encuentro entre...

Me encuentro entre el cielo y la tierra,
entre la maldad y la bondad,
entre la injusticia y la paz,
entre las personas que si y no se quieren
y entre la penumbra y la claridad.
Me encuentro entre el infinito y el límite,
entre la libertad y la prosperidad,
entre el viento y la brisa,
entre obstáculos que puedo o no salvar.
Me encuentro entre la distancia y la cercanía,
entre la grandeza y la pequeñez,
entre los hábitos del día a día,
y entre los lazos de la honradez.
Me encuentro entre el mar y el monte,
entre la esperanza y la confianza,
entre lo que puede ser amistad,
y entre un posible horizonte.
Me encuentro entre el cielo y la tierra,
entre la fuerza y la debilidad,
entre un horizonte con o sin fronteras,
en un mundo donde existe o no paz.
Me encuentro entre la tristeza y la alegría,
entre todo cuanto existe en la vida,
entre la distancia de la falsedad,
y entre la inmensa y grata amistad.

Autora: Rosa Mª

Y ahora...

Y ahora, ¿qué es de nuestras vidas?
¿Qué fueron de aquellos besos tan ansiados?
¿Qué fueron de aquellos agradables susurros?
¿Qué de amor había en tanto engaño?.
Y ahora, ¿dónde estás tan oculto?,
¿dónde está la confianza depositada?;
¿por qué palabras tan hermosas y bellas,
para al siguiente día haberse desbordado?.
Y ahora, ¿en qué lugar te hallas, amor?,
Y ahora, ¿cómo vuelvo a confia en tí?.
Y ahora, ¿dónde están esas promesas no cumplidas,
esa distancia y este gran desencanto?.
Y ahora, ... ahora, ¿dónde está ese sosiego?,
¿hacia dónde dirigir la mirada y el encanto?.
Y ahora, ..., ahora estoy triste y abatida,
y ahora, ..., ahora, ya no puedo ser la misma.
Me hablarán de amor, sí, existirá;
pero estuvo en mis brazos y no sé si por mí,
pero ahora ese amor... ese amor ya no está.
Y ahora me pregunto si vale la pena sufrir;
y ahora me pregunto si es mejor desistir;
y ahora, presiento que pierdo mi tiempo,
pensando en algo que ya no puede servir.
Y ahora, ahora, me susurro a mí misma;
y ahora pienso que un verdadero amor,
no hay que buscarlo al encuentro,
sino que es destino quizás, o tal vez pasión.
Y ahora, ... ahora... me quedo con mi corazón.
Autora: Rosa Mª

13 de junio de 2009

Bienvenidas

Bienvenidas sean las palabras sinceras,
porque con ellas se puede renacer,
porque en ellas existe el cariño,
porque para ellas mi entrega y destino.
Bienvenidas sean las amistades verdaderas,
aquellas que nunca se apartan de tu lado,
aquellas que saben sin preguntar siquiera,
aquellas que abren la vida cuando hay quiebra.
Bienvenidos sean esos abrazos inmensos,
aquellos que se sienten tanto en la lejanía,
como en el mismo encuentro,
aquellos que potencian gran energía,
porque los abrazos son buen sustento.
Bienvenidas sean las cosas pequeñas de la vida,
las que hacen llegar a grandes metas sin partida,
aquellas que aportan una sonrisa o alegría,
aquellas que hacen caminar con fuerza sin haberla,
aquellas que permiten que el corazón quiera.
Bienvenidos todas aquellas personas,
que saben disfrutar de la más tierna cosa,
aquellas que saben dar paz y alegría,
aquellas que, como yo, una persona cualquiera,
desean que haya paz y amor en la tierra.

Autora: Rosa Mª

¿Donde estás, amor?

¿Dónde estás, amor que no te veo?.
¿Dónde estás amor, que no te siento?.
Quizás no utilizo con nitidez mis ojos,
ni escuchan con claridad mis oídos.
Quiero ser fuerte y salvar barreras,
quiero ser lince y mirar al frente.
Pero soy débil y caigo y no te veo;
y soy torpe y por eso no te siento.
¿Dónde estás amor, que no te hallo?
Busco tus huellas para seguirte,
y es que no quiero perderte,
porque sin ti la vida es vacía,
porque contigo la paz y la alegría.
No me respondes lo sé, voz no tienes,
no te puedo ver porque invisible eres.
Y es que, amor, tengo un corazón que late,
y es que, amor, siento que ése eres:
el que late, el que me da fuerzas;
el que me halla sin esforzarse,
porque te llevo conmigo ,amor;
porque tú amor, mi querido amor,
me hablas desde el corazón latiente.
Y soy yo, desde mi silencio,
quien encubre un torpe sentimiento.
Y soy yo, desde mi soledad,
quien mejor te puede escuchar.
Gracias amor, porque estás conmigo
Gracias amor, por estar en mi corazón.

Autora Rosa Mª

12 de junio de 2009

Quizás

Quizás no pueda volver a reir,
pero en mi corazón hay cariño;
quizás no pueda hallar el placer,
el placer del buen camino.
Quizás no pueda nunca vencer,
vencer el miedo y la inmadurez;
quizás no pueda sentir crecer,
crecer en la esperanza y la fe.
Quizás no pueda nunca creer,
en la honestidad y la sinceridad;
quizás no las pueda yo obtener,
por la impaciencia y la debilidad.
Quizás no pueda nunca hallar,
la esperanza y la confianza;
quizás esté lejos de captar,
la amistad y la templanza.
Quizás no pueda hoy hablar,
porque lágrimas no me faltan;
quizás esté cerca de callar,
para hallar la paz y la verdad.
Y es que... quizás, sólo quizás,
la paz, el cariño y la amistad,
están en las puertas de mi vida;
quizás, ...., sólo quizás,
el amor y el cariño son realidad.

Autora: Rosa Mª

Aceptación

No aceptes mis palabras,
cuando la realidad es que no;
no me digas cosas bellas,
cuando no está en el pensamiento.
No te acerques a mi lado,
por pena o compasión;
acércate siempre que quieras,
aceptándome como soy.
No me juzgues sin conocerme,
porque perfecta no soy,
mas defectos que virtudes tengo,
y con esta realidad voy.
No te fijes en cómo me encuentro,
porque me encuentro en mi interior,
y ahí tu mirada no llega,
porque apenas llego ni yo.
No esperes de mí grandes cosas,
porque humilde persona soy,
tan sólo sinceridad y cariño,
es lo que de verdad doy.
Y si te gusta mi compañía,
yo... yo te la doy;
ahora está en tí si quieres,
abrirle o no tu corazón.

Autora: Rosa Mª

7 de junio de 2009

Mi querido amigo


Mi querido amigo:
Desde este otro lado de la pantalla,
quizás de nada te sirvan mis palabras,
porque no sabes si son verdaderas o falsas,
porque no sabes detrás de mi nick quién hay.
Desde este otro lado de la pantalla,
donde las distancias dejan de serlo,
donde la cercanía llega al corazón,
quizás mi mano no te llegue,
pero yo deseo contigo compartir una ilusión.
Desde este otro lado de la pantalla,
donde la compañía se convierte en realidad,
donde se encuentra apoyo y amistad,
donde no todo es rencor y falsedad,
dejo mi corazón entreabierto,
por si acaso tú en él quisieras entrar,
Mi querido amigo:
quizás no sea la persona ideal para tí,
no te conozco, no me conoces,
pero si te gusta leer esta carta,
algo nos une ya en la distancia,
y es el ideal de una amistad encontrar.
Desde este otro lado de la pantalla,
en el que no sabes si triste o alegre estoy,
quizás eso importa poco,
si a ti, mi compañía te llega al corazón.
Desde este otro lado de la pantalla,
si a ti te sirven mis palabras,
mi carta no habrá sido en vano,
porque sé que a alguien ha llegado.
Desde este otro lado de la pantalla,
no deseo nada a cambio,
no quiero mas que una sonrisa despertar,
una esperanza albergar,
una luz en el camino vislumbrar.
Mi querido amigo,
ya no quiero hacerme más pesada,
no quiero cansar tus ojos ni tu tiempo quitar,
tan sólo quiero que sepas,
que con el corazón escribo estas palabras,,
que están llenas de sinceridad y cariño;
y que depende de tí ahora,
el que tus ojos las reciban con el mismo motivo.
Autora: Rosa Mª

Tan sólo dos palabras

Tan sólo dos palabras,
motivan al corazón;
son sólo dos, sí;
pero con ellas, la ilusión.
Tan sólo dos palabras,
generan la esperanza,
un despertar con alegría,
y un caminar con templanza.
Tan sólo dos palabras, sí;
encienden la confianza,
dan sentido a una vida,
y proporcionan paz y dicha.
Tan sólo dos palabras,
tienen el don de dar energía,
de poder caminar sin temor,
y es que un TE QUIERO,
vale más que un sueñO,
porque la vida no es sueñO,
sino que es amor, amor ciego.
Autora: Rosa Mª

6 de junio de 2009

No tengo ya palabras

No tengo ya palabras,
ni confianza ni ilusión,
la confusión las detuvo,
y el miedo las desató.
No tengo ya lágrimas,
ni pena ni alegrías,
no tengo fortaleza,
para caminar día a día.
No tengo esperanza,
ni hallo las huellas al amor,
la esperanza ya es tardía,
y el amor... el amor ya pasó
No tengo un sol caliente,
sino el frío del desamor,
mas no deseo ser valiente,
y me quedo con mi corazón.
No tengo un amigo a mi lado,
ni sueñO que avive mi ilusión,
sino una desesperanza dura,
que hace de la vida un temor.
No tengo ya palabras,
porque sobra mi desilusión,
mas las que utilice ahora,
son de cariño a tu corazón.

Autora: Rosa Mª

5 de junio de 2009

Quisiera

Quisiera encontrar una huella,
que permita mis lágrimas secar,
alegrarme por todo aquello bueno,
y mis alas poder alzar.
Quisiera encontrar el camino,
que no sólo sea penumbra,
vislumbrar una pequeña luz,
la luz de la esperenza y la lucha.
Quisiera encontrar la melodía,
para empezar un nuevo día,
no estar abatida ni cansada,
nada más comenzar la jornada.
Quisiera encontrar un algo,
para llenar el gran vacío que tengo,
sin saber realmente que quiero,
pero llenar mi corazón de amor sincero.
Quisiera encontrar la sinceridad,
ésa que tanto cuesta de hallar,
para poder tener la confianza,
la confianza de un paso más dar.
Quisiera encontrar el sosiego,
la tranquilidad en cada despertar,
que mi silencio no sea eterno,
y mi soledad esté en la libertad.
Quisiera encontrar ese día,
en que algo yo pueda aportar,
y mi corazón se dormiría,
con una gran tranquilidad.
Quisiera hallar mis virtudes,
virtudes que no puedo vislumbrar,
y con ellas caminar muchas veces,
hasta a alguien poder llegar.
Autora: Rosa Mª

¿Qué es el amor?

No sé si creo en el amor,
sí en la confianza y en la sinceridad;
pero el amor, ¿qué es el amor?.
No sé realmente lo que es el amor,
porque el amor no son palabras vacías,
el amor no es un "te quiero" de un día,
no existe en él la falsedad y la mentira,
no es un regalo de un sólo día.
Si existe la confianza y la sinceridad,
existe la esperanza y la seguridad,
existe ese algo que se busca,
y que pocas veces se puede hallar.
No sé realmente lo que es el amor,
porque el amor no es una extraña compañía,
ni es una huella que se halle enseguida,
no es una estrella que brille ,
sino que nace de un algo que no tiene guía,
nace de un lugar que no se puede ver.
Pero yo sigo preguntándome, ¿qué es el amor?;
si creo en la confianza y la sinceridad,
si el amor no se ve a simple vista pero está,
es que el amor, es simplemente eso, ... amor;
amor... y es que sólo te hallas en el corazón.
Autora: Rosa Mª