Seguidores

2 de abril de 2010

¡CUÁN GRANDE!

¡Cuán grande eres, esperanza!
En algún tiempo, en mí estuviste.
Y ya de ti, nada sé, ni si existes.
Contigo, recuerdo tenía fuerzas,
fuerzas para continuar caminando.
Contigo, recuerdo tenía sueños,
sueños que intentaba lograrlos.
¡Cuán grande eres, amor!
El amor que perdona, que renace.
Ese amor que persiste en el tiempo,
que no muere y que grande se hace.
Ese amor que persigue un deseo,
el deseo de la paz y enriquecimiento.
Contigo, recuerdo había una luz,
la luz de la mejoría y del entendimiento.
¡Cuán grande eres, valentía!.
Contigo, salen las fuerzas de la vida;
contigo, hay garantía de tener energía.
Contigo, aunque no he estado, te espero;
te espero, pues el temor es mi compañero.
Y contigo, valentía, la realidad no es sueño.
¡Cuán grande eres, corazón!.
Ese corazón que cada nuevo día late;
ese corazón que alberga tan sólo penas,
que es el único que me acompañía día a día,
y que aguanta mi desesperanza y desdicha.
A tí quiero llenarte mi querido corazón,
pero me encuentro herida y sin alegría.
A ti quiero dirigirme mi querido corazón,
porque de amor y paz quisiera llenarte.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: