Seguidores

27 de julio de 2010

DIME DÍA

Dime, día, ¿por qué estás conmigo?.
Y tú, tarde, ¿por qué has aparecido?.
¿Acaso aprecio vuestra compañía?.
¿Acaso soy algo en vuestra presencia?.
Dime, tarde, ¿qué esperas de mí?.
¿En qué rincón me meto, me mudo?.
¿Hacia dónde van mis esperanzas?
¿Hacia dónde han ido mis deseos?.
Y luego... vendrá la oscura noche,
calurosa, lúgubre, como la muerte.
Y saldrán las lágrimas del alma,
y se esconderá la victoria tan rota,
y saldrá la derrota sin escolta.
Y luego... se oscurecerá el deseo,
aparecerá nuevamente el intento,
de no abrir los ojos mañana.
Y luego... aparecerán las fantasías,
esas fantasías que jamás son prácticas.
Y luego... vendrá el miedo y la tormenta,
como cada noche, cada madrugada.
Y luego... nuevamente,... otra mañana,
quizás con el sol por la ventana,
pero con una gran tormenta en el alma.
Dime, día, ¿por qué nuevamente conmigo?
¿por qué nuevamente el fracaso?.
¿Por qué no avanzo hacia la victoria,
por qué paralizada, me quedo inerte,
esperando nuevamente pasar las horas?.
Ahora... ahora... dime, día, ¿qué hacer?
Ahora... ahora..., decidir no he podido,
por mi poca valentía y mi poca firmeza,
por mi poca valía y por mi gran temor.
Dime, día, dime así adónde voy.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: