Seguidores

28 de septiembre de 2010

FRENTE AL ORDENADOR

Hoy estoy demasiado triste y abatida como para escribir poemas. Estoy frente a mi ordenador, él y yo sólos y sin saber qué decirnos. Odio estar con los ojos abiertos, respirar, sentirve viva, lo odio.
Me siento sóla en este inmenso mundo en el que todo son obstáculos y soledad, mucha soledad.
Me siento ya demadiado débil, sin fuerzas, sin motivo alguno por el que estar aquí.
Frente a mi ordenador, me pregunto, y hoy... ¿de nuevo, para qué vivir?.
No he sido suficientemente valiente para dejar la vida, y no soy suficientemente valiente para afrontar la vida.
Y no quiero ya que me hablen de terapias, ni de terapeutas. Muy buenas personas, no lo niego, pero en los momentos más críticos, en los momentos en los que no ves un poco ni de luz, es cuando menos se tienen.
Yo ya no confío en nadie. Todo son palabras, palabras que no son realidad.
Ya no tengo esperanza de salir de este pozo sin fondo, en el que cada vez más hundida estoy en la oscuridad.
Ya no quiero palabras de apoyo, preciosas, pero que demasiado entristecido está mi corazón.
Mi corazón, mi alma, están rotas, ya no puedo caminar.
Hoy me arrastraré de nuevo al trabajo, sin gana alguna, esperando que pasen las horas, para de nuevo volver y poderme dormir y acostar.
Hoy me arrastraré de nuevo en la vida, dejaré que pase cada instante sin sensación alguna, mas que de angustia y ansiedad.
Ya no puedo con esta tortura, ya no puedo seguir existiendo. Lo que no sé es porqué soy tan cobarde. Si tuviera la valentía de no seguir existiendo sería la mejor solución para todos.
Yo no deseo seguir viviendo, odio la vida, odio estar respirando.
No me acepto a mí misma, porque ningún valor tengo. No acepto nada que venga de mí.
Y odio que se me diga algo positivo, porque nada es cierto.
En fin, ordenador, ya te he cansado suficiente, sólo estamos tú y yo. A nadie molesto, a nadie hago daño, por lo menos eso creo.
Tengo mucho dolor hoy, demasiado. Me acostaré hasta que den las siete, si es que consigo de nuevo conciliar este sueño, y de nuevo... con inseguridad y mucha angustia... al trabajo.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: