Seguidores

13 de noviembre de 2010

¿HACIA DÓNDE DIRIGIR LA MIRADA?

¿Hacia dónde dirigir la mirada, hacia la esperanza?.
¿Existe la esperanza, en algún rincón del alma?.
¿Existe la belleza de la vida, la increíble obra inacabada?.
¿Existe, al menos, un trozo de ella, que me deje agradecerla?.
¿Existe, al menos, un motivo, para estar yo tan acabada?.
¿Existe , al menos, el son de la dicha, de meta a la que llegar?.
¿Existe, al menos, un mínimo intento por un son mínimo dar?.
No existe nada de ello, porque no sé hacia dónde mirar;
si miro la pobreza, nada por ella puedo hacer en mi sombra;
si miro las guerras, la violencia, la desolación, me turbo con ellas;
si miro hacia el pasado, no es algo que me lleve a vivir mejor;
si miro hacia el futúro, es algo incierto, pues hoy sé que estoy;
si mira hacia el presente, que es al ahora, a ningún sitio voy;
sin esperanza, sin alegría, sin motivo de así estar, existo.
No existe ni una sonrisa en mis mejillas, porque agusto no estoy;
no me acepto a mí misma, no puedo caminar con mi son;
no puedo cargar ya conmigo misma, pero existiendo estoy;
no puedo comprender nada de cuanto me pasa, y débil me hallo,
pues sin motivo ni causa, rechazo mi presente y sin rumbo voy.
No existe motivo alguno, por el que estar aquí ya presente;
no existe mas que uno, algo que no entiendo: se me quiere.
Pero mi corazón es duro, nada nada quiere;
mis pensamientos, tan sólo son de amargura, sin motivo aparente.
Doy las gracias, a todos los que me queréis sin motivo,
a los que tanto debo, y no sé cómo premiar vuestro cariño;
no soy merecedora de nada, ni de una leve sonrisa,
ni de cariño, ni de una palabra de aprobación,
y me encuentro con vuestro apoyo y vuestra consideración.
No entiendo nada de la vida, no entiendo nada de cómo soy;
intento día a día, cambiar mi rumbo de vida,
pero lejos de encontrarlo, más distante me hallo.
Os pido desde el alma, a todos cuanto me hacéis caso,
a todos cuanto cariño me depositáis y vuestra confianza,
perdón por mi detestable comportamiento,
por mi manera inútil de actuar, por mi desagradecimiento;
tan sólo deseo cambiar, y algún día, no sé cuándo...
... puede ser de mis mejillas una sonrisa pueda sacar.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: