Seguidores

8 de noviembre de 2010

LA ENTRADA DE UN NUEVO DÍA



Hoy, la entrada de un nuevo día,
un nuevo despertar, un nuevo suspirar;
no sé qué le pasa a mi vida,
que a nada sentido le puedo dar.

El día es hoy grisáceo, igual que mi alma,
inquieta y descentrada por no saber dónde voy;
dejo pasar las horas, los días, sin ningún motivo,
pues esperanza ya no me queda para vivir el hoy.

Quisiera sentir el goce del nuevo día,
la serenidad del placer de un nuevo despertar,
alumbrar este día tan grisáceo, como mis pensamientos,
y dejar el miedo y la vergüenza, y ponerme a luchar.

Pero no soy fuerte, no, ... soy muy débil;
la valentía no es algo que conmigo va;
mas tengo que vencer la cobardía,
y luchar por algo que se haga real.

Quisiera compartir un rato de alegría,
que te haga una sonrisa sacar,
que me haga sentir que de algo sirvo,
y que mis palabras no sean algo vacío.

Pero tan sólo soy una rosa con espinas,
una persona que teme al sacrificio,
por temor a no llegar a la meta,
antepone el "no" antes que su destino.

Ahora tan sólo quiero aprovechar el día,
y que su final no sea sólo un gran vacío,
caminaré a la fuerza para sentir el aire,
y dejaré mi debilidad para más tarde.

Ahora... en este momento, en este espacio,
aunque sé que nos separa la distancia,
me siento tan cercana a cada uno de vosotros,
que os deseo un día dichoso y hermoso,
lleno de salud, paz y ese amor... tan hermoso.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: