Seguidores

21 de noviembre de 2010

ME GUSTARÍA DESPEDIR EL DÍA

Me gustaría despedir el día con alegría,
aunque no haya sido muy agradable,
aunque no haya hecho en especial nada,
aunque mi manera de pensar no cambie.

Me gustaría despedir el día con energía,
aunque me flaqueen las fuerzas, no pueda,
aunque no sepa qué decir es este instante,
aunque mis esperanzas sean nimias y distantes.


Me gustaría despedir el día con dulzura,
porque el amor reina en mi corazón,
porque aunque mi pensamiento sea negro,
reconozco ya los rayos del sol y el calor.

Me gustaría despedir el día con ternura,
haciendo de este día algo maravilloso,
haciendo que la noche me dé vida,
y despertar mañana con mucha alegría.

Me gustaría despedir el día con deseos,
anhelos, pensamientos positivos, ... ;
pero ... realmente no puedo, no soy así:
vivo, existo, pienso, pero no por sobrevivir.

Me gustaría despedir el día con un son:
con el son de la paz, el cariño y el amor.

Autora: Rosa Mª

1 comentario:

* Inés * dijo...

Esos días que son grises no debes decirles palabra alguna, sino alejarlos y buscar y pretender los de colores vivos de tus horas, como las rosas sucesivas que engalanan tus letras.
Gracias siempre, con mi mejor sonrisa de colores.