Seguidores

14 de noviembre de 2010

REFLEXION DE UN DIA

Hoy es un nuevo día, y en él quiero apartar todo mi malquerer. Voy a hacer de él un son de vida,
que a los demás pueda gustar y crecer.
Tengo que cambiar mis pensamientos (ya sé, de golpe no); pero me doy cuenta de que tengo que cambiarlos, y hacia ello voy.
¡Tengo que cambiar tantas cosas, que ni sé por donde voy a empezar!.
Hoy bajaré a recibir el sol que aquí, en Valencia, nos brinda día a día.
El sol ha despertado y es dichoso de agradecer. Hasta ahora no lo había hecho. Algo nuevo tenía que hacer.
Hoy quiero agradecer a mi psicólogo, que tan mal le respondo, la mucha ayuda que me está dando, pues me hace qué pensar. Hay cosas que no gustan que te digan, duelen, arañan, pero son realidad. Y he de aceptarlas y digerirlas para poder cambiar.
Hoy quiero agradecer a todos mis amigos y amigas que estáis conmigo, todo vuestro apoyo y vuestro querer, pues sé que he sido muy dura, aunque no quiero volverlo a hacer.
Hoy quiero agradecer a mi familia, lo mucho que me quiere. No son correspondidos, y eso... me duele.
Hoy, quiero cambiar. Ya sé. No se puede de golpe. Pero me doy cuenta que así es vivir un infierno y que he de vivir porque se me quiere.
Hoy, quiero aprovechar cada instante de este día. cada momento, cada minuto.
Hoy, tengo que aceptarme como soy, aunque no me guste; ya tendré tiempo de ir transformando poco a poco lo que de mí no me gusta, y lo que me gustaría cambiar.
Hoy, quiero vivir la vida, no quiero morir en un infierno sin dicha. Quiero servir para que los demás sepan, que vida sóla hay una.
A mí, la vida ya me ha dado dos oportunidades. Por algo será. Soy una desagradecida si no aprovecho cada segundo de este día.
Es muy difícil deshabituar cosas ya adquiridas desde la infancia. Pero la influencia de familia, escuela y demás, han hecho que se hayan inmerso en mí de tal forma que ahora es un verdadero trabajo realizar.
Pero en ello estoy amigos, porque quejarme de nada sirve.
Hay muchísima gente peor que yo, y que sobreviven y están felices. ¿Por qué yo, tengo que estar siempre quejándome?. Se acabó.
No me puedo permitir ni un sólo quejido, ni una vuelta atrás.
Soy muy consciente de lo que escribo y lo que pienso. Mentiría si digo que estoy de maravilla, pero también mentiría si digo que no quiero vivir.
Ahora... en este preciso momento... hoy... quiero compartir con vosotros mi reacción hacia la vida.
En dos momentos, he tenido la oportunidad de dejar este mundo y, si por algo estoy aquí, será porque es mi lugar.
Nada más quiero que cuantos a mi alrededor comparten mi vida, ya sea en la distancia, ya sea en la cercanía, estéis agusto conmigo.
Hoy, quiero mostraros a la Rosa que puedo ser capaz de ser. No siempre lo consigo, pero es la que en realidad quiere ser.

Un beso muy fuerte a todos y a todas. Rosa.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: