Seguidores

6 de diciembre de 2010

LA LUZ INTERIOR

Al estar estos día en cama y con mucha fiebre, me doy cuenta de cuán vulnerables somos y de cuán sensibles somos a cosas o circunstancias que no están en nuestras manos.
Se me ha estropeado el puente, sí; muchas cosas he dejado por hacer y me urgían, pero el tiempo está ahí, ahora, para mí, para que lo aproveche, para que no lo desperdicie.
Puedo meterme en el cama y dejarlo pasar, o puedo emprender la decisión del tiempo que me queda aprovecharlo, sin pensar que lo hubiera hecho en otro momento, y en otras circunstancias.

Hoy no ha salido el sol, me he dado cuenta que no me hace falta el sol para ver la luz dentro de mi corazón, que la luz me la proporciono yo misma mi propia luz interior. La exterior, no es más que la propia naturaleza, a la que tengo que recibir tal cual venga.

La luz interior se crea, admitiéndome tal cual soy, o intentándolo al menos. Es difícil sí, sobretodo cuando existe una contrariedad en uno mismo: una parte tira hacia un lado y otra parte tira hacia el otro lado. ¿Hacia qué lado tirar?. Las dos tienen sus razones, pero he decido el camino de la vida tomar.

Ahora, en este momento, no hace sol; tampoco lo hay en mi corazón, quizás por el proceso de anginas pasado que aplastada me ha dejado, quizás, porque me esté dejando llevar por la Rosa que no deseo ser, es decir, la triste y la que se queja. Pero la tristeza y la queja a nada llevan.

Hoy, que es festivo, nada puedo hacer. Pero sí he podido escribir estas palabras, para que alguien, quien lo desee, las pueda leer.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: