Seguidores

16 de enero de 2011

YA ES TARDE

Hoy el día está gris; también lo está mi corazón. Ya nada sé de la vida, ni creo querer saber.
Ya nada me importa, aunque pienso si alguna vez me importó. No sé. Hoy no es que veo las cosas grises, sino negras. Y ojalá fuera sólo el día de hoy.

Ya de nada sirven las expectativas, ni los sueños. La realidad es cruel, malsana y no me gusta.
Pienso que sería mejor no estar en este mundo de inestabilidad. No me gustan las inestabilidades, y es lo único que vivo.

Ya es tarde para todo. Para recomenzar mi vida, sí, demasiado tarde.
Ya es tarde para soñar, pues los sueños sólo son eso, sueños, que no pueden hacerse realidad.
Ya es tarde para ser útil, pues mi inutilidad e ineptitud ya no se pueden ocultar.

Ya es tarde, en definitiva, para pensar que las cosas pueden cambiar. Si la vida consiste en adaptarse a ella, ... , yo no me adapto y preferiría no verla más.


Autora: Rosa Mª

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me gusta leerte en gris y desasosiego. No me gusta que renuncies a tus sueños, por uno truncado, ni que digas que es tarde si hay tiempo de sobra, en tu camino.
Si la ineptitud crees evidente, entonces, ¿cómo escribes tan bello?.
Las cosas pasadas no cambian, sí, pero tienes en tus manos, que nunca se repitan y aprender de tus errores.
Me dejas triste Rosa, enmedio de mi día soleado, mientras leo tus poesías, enmedio del aleteo de tus mariposas de colores.
Un beso de Inés.

Rosa Mª dijo...

Muchas gracias Inés por tus palabras. No deseo dejarte triste, pero es que no veo salida por ningún sitio.
No sirvo para nada, y tan sólo me encuentro conmigo misma.
Yo sí te deseo que encuentres mucha luz en tu camino y continúes teniendo los días llenos de sol y de luz.
Muchos besos. Rosa.

María dijo...

Rosa, no digas que no sirves para nada, por favor, piensa lo que te he dicho antes, que se te quiere y se te extraña.

Besos

Viriato dijo...

Nunca es tarde para encontrar personas como tú. Las leyes de la vida te obligan a vivir y a encontrarte bien contigo misma. Cuando lo logres, cuéntamelo y me das la razón.
¡Adelante!