Seguidores

20 de febrero de 2011

LA TUVE... Y SE FUE

La tuve sigilosa, esperándome;
tras cuatro días con ella respiré;
mas no dejó la fortuna ir con ella,
mas ahora, voy, con la vida, inquieta.

La tuve, sin dolor, pausada, conmigo;
tal vez en ese momento alto no llamé;
mas ojalá mi respiración hubiera cesado;
mas nada había que yo pudiera hacer.

La tuve, y hoy día sigo respirando,
odiosa de que ella no me haya llevado,
mas aun hoy presto con toda mi alma,
tu regreso y clamo por mi retirada.

La tuve, a punto de irme con ella;
y, sin saber todavía porqué escribo,
pues mis palabras ninguna sonrisa llevan,
pues es mi corazón quien desea ser parado,
que por fin tú, muerte, te aferres a él.

Autora: Rosa Mª

1 comentario:

María dijo...

Ay Rosa, no me asustes por favor. No me atrevo a llamarte, pero me gustaría mucho hablar contigo.

Te quiero mucho, tesoro, hay mucha gente que te quiere y te necesita y haces mucha falta, verás como te pones bien, aguanta un poquito más cielo.

Besos