Seguidores

27 de marzo de 2011

EL DÍA DE HOY

Cierro los ojos y empiezo a soñar que el día va a ser diferente, como si algo fuera a cambiar.
El día es el mismo, abro los ojos y todo permanece igual, indiferente, sin estímulo.
Mas ya ni busco metas cortas, ... ésas ya a saber dónde se hallarán.
Mas ya ni fuerzas me quedan para buscar cosas bellas, ... , si es que las hay.
Ya no es el amor lo que busco, ahora no busco en nada; vago sin rumbo.
El día lo hago yo, lo sé, pero sin ilusión, sin estímulo alguno, ¿cómo puedo hacer de este día un son agradable y distinto a los que han sido hasta hoy?
Me esfuerzo en pensar una y otra vez, qué me pasa, qué tengo, porqué soy tan diferente a cuantos me rodeas.
Me falta vitalidad, ilusión, alegría, ganas de vivir.
Quisiera hacer del día de hoy un nuevo día, pero me parece, que tal como estoy y siento, nada puede cambiar, porque fuerzas no tengo y muchísimo menos imaginación.
¿Cómo llegar a cambiar si estoy en un laberinto en el que salida no encuentro?

Autora: Rosa Mª

1 comentario:

María dijo...

No eres diferente, Rosa, y, si lo fueras, sería sólo por tener una sensibilidad extrema, cosa que es buena.

Me gustaría poder tenderte el hilo de Ariadna que te llevara a la salida.

Besos