Seguidores

1 de mayo de 2011

REFLEXIONANDO (III)

Tengo demasiado qué hacer y no sé por dónde empezar; me agobio y nunca empiezo y , por tanto, nunca acabo.
Me he pasado todas las vacaciones igual y ahora, que empiezo el día 3 me siento angustiada que no culpable, de lo que me queda por hacer.
Estoy flotando, en una nube, como si todo me diera igual. Me pregunto si, realmente, soy así, o son las circunstancias.
Tengo miedo de mí misma, de mi poca voluntad, de mi gran vaguería y de mis pocas ganas o ninguna de trabajar.
Entrar a trabajar supone ver a la gente, que te cuenten lo bien que se lo han pasado. No me apetece ver a nadie, no me apetece luchar.
No he hecho nada y no me arrepiento. No deseo mas que estar ajena a todo y eso, en esta sociedad, es imposible.

Autora: Rosa Mª

No hay comentarios: