Seguidores

29 de enero de 2011

OSCURIDAD

Ahora, en la oscuridad de la madrugada, cuando no puedo dormir, me pregunto el porqué de un nuevo día, y el porqué de un nuevo dormir.
Me pregunto si el día me ha cundido, si me ha servido de algo, y la respuesta es que no.
Me pregunto si hago todo cuanto puedo, si saco todo cuanto tengo de mí, y sí; pero soy una inepta, una inútil y no soy capaz de alcanzar objetivo alguno.
Vivo en un mundo de soledad y hastío que no me deja saborear si existe algo de positivo.
No sé ver lo bueno, si existe, que hay en la vida.
No sé ... ya no puedo ni escribir. Ya estoy sin norte y sin camino, ya ningún objetivo deseo conseguir. Tan sólo dejo pasar mis días, pues tras la muerte he ido y no me lleva; tal vez, algun día, espero no muy lejano, ella se apiade de mi.

Rosa Mª

27 de enero de 2011

SI SUPIERA...

Si supiera cómo superar al miedo;
si supiera cómo aprender del error;
si supiera cómo alejar la impaciencia,
tal vez supiera qué bello es el amor.

Si supiera cómo tener la seguridad;
si supiera cómo adquirir confianza,
si supiera cómo dejar la soledad,
tal vez supiera qué bella es la amistad.

Si supiera cómo vencer al silencio;
si supiera cómo atraer la tranquilidad;
si supiera cómo ver bien el mundo,
tal vez supiera el camino de la bondad.

Si supiera cómo corregir la ansiedad,
si supiera cómo las espinas quitar;
si supiera cómo la vida abandonar,
tal vez supiera decir adiós de verdad.

Autora: Rosa Mª

21 de enero de 2011

DESOLACIÓN

Vivo en este mundo, pero no pertenezco a él.
Siento las heridas, pero no puedo curarlas.
Veo sólo oscuridad, aunque el sol esté presente.
Carezco de seguridad, que es lo que hace valiente.

Noto mi desconfianza, tan necesaria y solitaria.
Desconozco ya la esperanza, pues se fue ya lejana.
Continúo mis días, sin fe ni ganas de cambiarla.
Sufro mi soledad, que es la única que no queda atrás.

Dudo de lo que me rodea, pues en nada creo.
Pierdo mi valía, pues nada soy en esta vida.
Nada deseo, pues carezco de algún sueño.
Y... siento ... siento... siempre perder mi tiempo.

Autora: Rosa Mª

16 de enero de 2011

YA ES TARDE

Hoy el día está gris; también lo está mi corazón. Ya nada sé de la vida, ni creo querer saber.
Ya nada me importa, aunque pienso si alguna vez me importó. No sé. Hoy no es que veo las cosas grises, sino negras. Y ojalá fuera sólo el día de hoy.

Ya de nada sirven las expectativas, ni los sueños. La realidad es cruel, malsana y no me gusta.
Pienso que sería mejor no estar en este mundo de inestabilidad. No me gustan las inestabilidades, y es lo único que vivo.

Ya es tarde para todo. Para recomenzar mi vida, sí, demasiado tarde.
Ya es tarde para soñar, pues los sueños sólo son eso, sueños, que no pueden hacerse realidad.
Ya es tarde para ser útil, pues mi inutilidad e ineptitud ya no se pueden ocultar.

Ya es tarde, en definitiva, para pensar que las cosas pueden cambiar. Si la vida consiste en adaptarse a ella, ... , yo no me adapto y preferiría no verla más.


Autora: Rosa Mª

15 de enero de 2011

PREGUNTAS Y TEMORES

En mis palabras, ¿habrá algo de sentimiento?.
En mis deseos, ¿habrá algo de humanidad?
En mis pensamientos, ¿hay algo positivo?.
En mis letras, ¿será o no será todo verdad?.

Temo a la carencia de sentimientos alguno,
a no tener deseos humanos ni buenos,
a vivir siempre pensando en negativo,
y a que mis letras no digan verdad alguna.

Temo el sol por falta de ver la luz del día,
la noche, oscura, porque no sé dónde caminar;
la profundidad del firmamento porque nada veo,
y la claridad del día porque me hace dudar.

Temo la libertad pues no sé tomar decisiones,
a mí misma, pues no me encuentro en ningún lugar;
a todo a mi alrededor pues yo de nada sirvo,
y a todos, pues tiene un mayor y mejor razonar.

En el encuentro conmigo misma, ¿tengo libertad?;
en la claridad del día, ¿encuentro dónde pisar?;
en la oscuridad de la noche, ¿sé dónde llorar?;
en la difícil vida, ¿sé hacia dónde voy a llegar?.

Autora: Rosa Mª

14 de enero de 2011

INDECISIONES

¿Perdí una amiga, o perdí mi corazón?
¿Soñé despierta, o jugué con el amor?
¿Pensé con pena, o me hice con el dolor?
¿Sentí tristeza, o caí en la traición?.

¿Pasé los días, o los viví con ilusión?
¿Desperté con pena, o tuve un error?
¿Mantuve serenidad, o hablé con temor?
¿Seguí unas huellas, o puse tesón?

Y ahora, en el presente me pregunto,
¿Es posible estar tranquila en mi interior?
¿Existe el silencio, que anima la pasión?
¿Es posible la vida, sin ninguna presión?
¿Existen huellas, que me lleven al amor?


Autora: Rosa Mª

7 de enero de 2011

EN CADA...

En cada instante, un suspiro;
en cada segundo, un respiro;
en cada minuto, un susurro.

En cada verdad, la templanza;
en cada sonrisa, la confianza;
en cada sorpresa, la esperanza.

En cada amistad, la serenidad;
en cada mirada, la pluralidad;
en cada beso, la singularidad.

En cada deseo, un gran día;
en cada tristeza, la apatía;
en cada lágrima, un alma herida.

En cada tormenta, un vacío;
en cada vacío, un gran río;
y en la calma, un gran destino.

Autora: Rosa Mª

6 de enero de 2011

NADA MÁS IRTE

Nada más irte tú, paz,
la tristeza e inseguridad.
Nada más irte tú, amor,
la rebeldía y el dolor.
Nada más irte tú, anhelo,
la inquietud y el temor.
Nada más irte tú, luz,
la oscuridad y el silencio.
Nada más irte tú, cariño,
hallóse en mí el prejuicio.
Nada más irte tú, verdad,
dejó de existir la gran paz.

Autora: Rosa Mª

¿QUÉ QUISIERA?

Quisiera jugar en mis propios sueños,
echar hacia fuera la vergüenza y el miedo;
sacar una sonrisa, y no perder el tiempo;
sobrellevar las penas y echar raíces al viento.

Quisiera dejar a un lado mis pensamientos,
que el corazón sea lo que es en cada momento;
que la alegría brotara y no hallara lamento;
que el perdón naciera y no hubiera sufrimiento.

Quisiera hallar luz en mi entendimiento,
contar las horas vividas con gran detenimiento;
borrar las dudas en mi gran y simple silencio;
detener y mostrar la vida con todo su talento.

Quisiera comprender un gran resentimiento,
beber del agua que emana la fuente del tiempo;
vivir la vida en cada instante, en cada momento;
y no dejar pasar ni un segundo sin un son intenso.

Quisiera comer del manjar del gran consenso,
dejar de lado aquello que no contiene alimento,
y tomar del fruto que sí entiende del encuentro;
y beber del amor y de la dicha de cualquier evento.


Autora: Rosa Mª

5 de enero de 2011

PARA LOS QUE NO TIENEN...

Para los que no tienen techo, mi pensamiento;
para los que no tienen pan, mi dolor;
para los que no tienen compañía, aquí la mía;
para los que no tienen alegría, mi consolación.

Para los que no tienen amor, mi aflicción;
para los que no tienen vergüenza, mi decepción;
para los que no tienen bienes, mi percepción,
para los que no tienen educación, mi oración.

Para los que no tienen ánimo, mi comprensión;
para los que no tienen perdón, mi gran son;
para los que no tienen verdades, mi ilusión;
para los que no tienen triunfo, mi gran valor.

Para los que no tienen seriedad, mi decepción;
para los que no tienen palabra, mi gran acción;
para los que no tienen tranquilidad, mi paz;
y para los que quieren de verdad, mi felicidad.

Autora: Rosa Mª

¡AY AMOR, MI QUERIDO AMOR!

¡Ay amor, mi querido amor!,
no me cierres tus puertas,
pues sóla y desalmada voy.
No me dejes sóla en el camino,
que no veo por dónde voy,
pues la oscuridad es mi son.

¡Ay amor, mi querido amor!,
no dejes mi corazón vacío,
pues ya no sé ni quién soy.
No me dejes en el desaliento,
que no sé salir sin tu aliento.

¡Ay amor, mi querido amor!,
alcánzame con tus encantos,
con la brisa y con tu don.
No me dejes sóla y con frío,
que yo no soy nadie sin vos.

¡Ay amor, mi querido amor!
lléname el corazón de gozo,
que sólo veo un profundo pozo.
No me dejes sin tu compañía,
que sin amor sólo hay desdicha.

¡Ay amor, mi querido amor!,
quiero sentir tu calor, tu dolor,
quiero ser un alma sin temor.
No me dejes sin tu esperanza,
que no hallo la templanza.

¡Ay amor, mi querido amor!
¡cuánto echo de menos tu son!,
¡cuánto encanto desechado!,
¡cuanta falsedad he hallado!.

¡Ay amor, mi querido amor!
¡no me dejes, te lo suplico!,
mas en mi vacío corazón,
tan sólo quisiera dar amor.

Autora: Rosa Mª

4 de enero de 2011

YA NO PIENSO

Ya no pienso en la felicidad,
pienso en el bien y en el mal,
en la carestía y la abundancia.

Ya no pienso en la esperanza,
pienso en amistad y confianza,
en la ternura y en la calma.

Ya no pienso en la seguridad,
pienso mucho en la estabilidad,
en la mentira, que es debilidad.

Ya no pienso en la distancia,
pienso en la cercanía de la lejanía,
en los corazones unidos en el alma.

Autora: Rosa Mª

2 de enero de 2011

NACIÓ UN DÍA DE NUEVO

Nació un día de nuevo,
y los rayos del sol no cesan de caer,
sin embargo, mi corazón está oscuro,
tan oscuro que nada puede ver.

Nació un día de nuevo,
y mi realidad es muy difícil de hacer,
sin embargo, mi alma está en pena,
porque motivos no tienen haber.

Nació un día de nuevo,
y los instantes pasan sin llegar a ser,
sin embargo, mi pensamiento no cesa,
porque el presente es algo para ver.

Nació un día de nuevo,
y la armonía está lejana de ser,
sin embargo, mi soledad no revela,
porque el silencio es mi gran querer.

Nació un día de nuevo,
y gracias doy por estar en él,
sin embargo no sé vivir la vida,
porque la verdad no es mi dicha.

Nació un día de nuevo, sí;
y miro en él cada instante, lo apuro;
sin embargo, el sentido no encuentro,
a algo que no soy dueña ni un segundo.

Autora: Rosa Mª

1 de enero de 2011

NO IMPORTA

No importa que hoy el día esté gris,
no importa que no haya meta a alcanzar,
no importa si la alegría no existe,
porque importa que un nuevo día hay.

No importa que hoy sea un nuevo año,
pues los días son recorridos igual,
no importa que estrenemos número,
porque importa lo que dentro hay.

No importa que hoy piense en mañana,
pues lo único que existe es la realidad,
no importa que piense en el pasado,
porque importa lo que ahora pueda hacer.


No importa que hoy sienta gran pena,
por no estar bien con los que me rodean,
no importa que mi presente sea tristeza,
porque empiezo a caminar por la belleza.

No importa lo que dentro de mí haya,
pues la vida en mí no se basa,
no importa que hoy no vea estrellas,
pues lo importante es que dejen huella.

No importa lo que ahora sienta, no;
no importa lo que en mí permanezca,
pues importa más la humanidad completa,
que un ser frío en medio de una gran tormenta.

Autora: Rosa Mª