Seguidores

25 de febrero de 2011

NO TENGO QUE...

No tengo tiempo para volver al pasado,
pero tengo tiempo para aprovechar el hoy,
de mí depende que el corazón lúcido o gris esté,
pues sin acción, nada se puede resolver.

No tengo ganas de mirar hacia lo malo,
mas ahora intento mis errores resolver,
mas no quisiera perder mi tiempo,
en cosas que nada ya se pueden hacer.

No tengo ganas de hacer las cosas sin son,
mas el son de la alegría quizás no esté aquí,
pero lo importante es seguir unas pautas,
que hagan que la vida tenga sentido y lucidez.

No tengo ganas de caer en un pozo sin fondo,
mas poco a poco intento salir de él,
mas es la luz del amor y de la esperanza,
la que me hace empezar a empujar para ver.

No tengo ganas de sentir tristeza y miedo,
mas el miedo es el que no me deja nada hacer,
mas soy yo quien decide qué hacer con la vida,
mas las piezas de su puzzle las tengo yo que poner.

No tengo ganas de permanecer en un mundo negro,
mas grises comprendo que los pueda ver,
mas la vida no es de color de rosa como quisiera,
mas la vida es esfuerzo, voluntad, amor y gran querer.


Autora: Rosa Mª

24 de febrero de 2011

ES DIFÍCIL VIVIR LA VIDA



¡Es difícil vivir la vida!
sobre todo, si hay que tomar decisión;
es más fácil quedarse sin hacer nada,
pero el precio está en crecer y ser mejor.

¡Es difícil vivir la vida!
pues cada paso es una nueva opción,
mas si no se pisa firme y duro,
la vida acaba por ser un barco sin timón.


¡Es difícil vivir la vida!
mas obstáculos no faltarán en un rincón,
mas es tratar de salvar dichos obstáculos,
lo que hace que de verdad haya tesón.


¡Es difícil vivir la vida, sí!,
pero más difícil es inerte quedarse sin ser,
mas la vida pasa rápido y no vuelve a suceder,
pero con proyectos, amor y paciencia,
se puede crecer como persona y saber.

¡Es difícil vivir la vida, sí!
pero en ella hay muchísimo por aprender,
mas si en el pasado no se quiso de ella,
ahora, y nunca mejor que ahora,
es el momento de poder hallar su querer.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

23 de febrero de 2011

QUERIDA VIDA

Querida vida,
hoy estás de nuevo conmigo,
y quiero que sepas que te quiero;
no importa cómo amanezas,
si con sol o con tristeza.

Querida vida,
te he despreciado muchos años.
¡Cuánto derroche he usado,
cuánto miedo y cuánto anhelo!,
pero el fracaso ha sido mi hecho.

Querida vida,
nada hay más que quiera,
que aprovechar cada instante tuyo,
cada palabra, cada gesto, cada segundo;
nada hay más que quiera,
que no me dejes ni un minuto.

Querida vida,
¡cuán infinitamente buena eres!,
¡cuántos buenos momentos perdidos!;
pero no es momento de quejas,
sino de aprovechar estos segundos.

Querida vida,
déjame soñar y mis esfuerzos dar;
aunque fracase no importa,
importa, tal vez, el poderlo intentar.

Querida vida,
no sé ahora mis dotes cuáles son,
pero caminando por tu senda,
aprenderé a saber lo que es el amor.

Querida vida,
mucho te he despreciado yo;
en cambio, tú, aquí, a mi lado,
tratas de mostrarme tu tesón.

Querida vida,
no importa cómo amenezcas hoy,
pues te quiero tal cual eres,
con sombras y con luz en el corazón.

Autora: Rosa Mª

EL RIESGO

Hoy me levanto de nuevo,
convencida de un nuevo paso dar,
mas si no llegara a darlo,
quizás en otro momento será.

La queja sólo sirve para alargar,
aquello que deseo conseguir y lograr,
mas haciendo y probando se logra,
aunque errores y equivocaciones habrá.

El valor de dar un paso hacia adelante,
las ganas y el anhelo de poder cambiar,
el hecho de dar un paso en el camino,
es quizás valioso para no retroceder jamás.

La idea de un poderoso crecimiento,
en que la persona se haga fuerte y eficaz,
la idea del progreso y la mejora,
es lo que valen y no el más allá.

El presente es lo que cuenta y existe,
el pasado, el ayer, ya tuvo su lugar,
mas si se piensa en el mañana se pierde,
algo tan valioso como este mismo instante.

El planteamiento del esfuerzo es duro,
pero hay que esforzarse para lograr algo,
mas en el riesgo está el progreso,
pues parado, sin hacer nada, a ningún lado.

Hoy quiero dejar constancia de mi esfuerzo,
quiero arriesgarme a vivir y no a sufrir;
quiero que el sol entre por la ventanas,
y también admitir los días que están gris.


Ahora, quizás, corro un riesgo, sí;
el de que mis palabras no puedan servir,
mas quizás la duda de no hacerlo,
me haga, simplemente, el aprender a vivir.

Autora: Rosa Mª

20 de febrero de 2011

LA TUVE... Y SE FUE

La tuve sigilosa, esperándome;
tras cuatro días con ella respiré;
mas no dejó la fortuna ir con ella,
mas ahora, voy, con la vida, inquieta.

La tuve, sin dolor, pausada, conmigo;
tal vez en ese momento alto no llamé;
mas ojalá mi respiración hubiera cesado;
mas nada había que yo pudiera hacer.

La tuve, y hoy día sigo respirando,
odiosa de que ella no me haya llevado,
mas aun hoy presto con toda mi alma,
tu regreso y clamo por mi retirada.

La tuve, a punto de irme con ella;
y, sin saber todavía porqué escribo,
pues mis palabras ninguna sonrisa llevan,
pues es mi corazón quien desea ser parado,
que por fin tú, muerte, te aferres a él.

Autora: Rosa Mª

15 de febrero de 2011

OJALÁ...

Ojalá la tranquilidad pasara por mí,
así como la muerte me llevara tras de sí;
ojalá el miedo y la cobardía me dejaran,
y pudiera abandonar la vida por fin.

Ojalá tuviera suficiente valentía,
para que dejara ya de existir,
pues mi vida nada tiene sentido,
y no hago más que sufrir.

Ojalá por fin la muerte me asiera,
y con ella en silencio me fuera,
pues mi corazón late, sí,
pero dentro de él vacío se halla.

Ojalá no notara latir ese corazón,
que perdido y en oscuridad está;
ojalá querida muerte, tú, sigilosa,
vengas tras de mí, a llevarme ya.


Autora: Rosa Mª

13 de febrero de 2011

TEMO...

Temo escribir, pero escribo, para manifestar que me mantengo viva, aunque viveza no tengo.
Temo mi inestabilidad, pero existo, para añorar esa estabilidad que tanto anhelo.
Temo mi soledad, pero sueño, pues me rodeo, aun en la distancia, de personas a las que quiero.
Temo mi ansiedad, por no ser dueña de mi misma, y por no ser lo que deseo.
Temo por mí misma, porque desconozco todavía quién soy y, a día de doy, temo mi acción.

Autora: Rosa Mª

9 de febrero de 2011

SANTOTAL 9 DE FEBRERO

PREPARANDO EL APOSENTO PARA EL DIA DE SAN VALENTIN 
  
 
MI AMO HOY MIERCOLES
DESCANSEMOS   UN POQUITO YA, LLEGARA EL DIA DE SAN VALENTIN Y FUERZAS A MI NO ME QUEDARAN.
.  abrazos  . 
 gracias a todos por su colaboracion 

.Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto!

  
Amig@, hoy las gracias te quiero dar,
porque navegando entre las redes, 
 de este aparatito, nos venimos encontrar
y una linda ciber-amistad hemos podido formar...     
                 
              
 


Santos del día 9 de febrero



Apolonia, Alejandro, y Donato diáconos; Marta, María y Licarión mártires; Sabino obispo; Miguel Febres de las Escuelas Cristianas; Emiliano ermitaño; Reinaldo y Conrado monjes





APOLONIA









Procede de las mismas raíces que Apolinar, es decir, de Apolo, divinidad greco-romana polifacética y multiforme, padre del dios de la medicina, Asclepio; dios de la luz del sol y de la claridad, protector de las artes y de la belleza. Se apunta como etimología posible, que sea un compuesto del prefijo apo (apó), lejos, más ollumi (ól.lymi), perecer, que nos daría como significado global "el que aleja la muerte", apelativo dado a Apolo en agradecimiento por haber salvado a Atenas de una peste. Existen otros intérpretes que lo relacionan con el verbo apollumi (apól.lymi), destruir, y también con la voz germánica Apfel, manzana. Es tal la fama de esta divinidad, que su nombre dio lugar a multitud de derivados, entre ellos: Apolíneo, Apolino, Apolodoro, Apolófanes, Apolonio, Apolinar, Apolinarfo y el más difundido de todos, Apolonia, nombre de 18 ciudades de la anigüedad y nombre también de mujer.:

Nombre portador de fuerza y de belleza el de Apolonia por su altísimo origen, por la santa que le dio lustre, por las ciudades que así se llaman.

 ¡Felicidades!


 
MONTO JUANITO EL GNOMO

                 
     *Fondo por Vainica*   

5 de febrero de 2011

YA NO SÉ ESCRIBIR

En una fosa caí,
y ya no me muevo
sin fuerzas siento
que quiero morir,

En mi silencio veo,
que no tengo deseo,
que sólo intento,
el dejar por fin de ser.

En mi oscuridad,
mis palabras nada son,
mas dejo ya de hacerlo,
mas placer no siento.

Autora: Rosa Mª