Seguidores

9 de mayo de 2011

DÉJAME...

Déjame, amor, amanecer en tus brazos;
déjame, corazón, tus latidos, tu palpitar;
déjame, cariño, tu simpatía, tu confianza;
déjame, de tu mirar, de tu piel callada.

Déjame, amor, permanecer en tu mirada,
déjame, corazón, tus deseos, tus esperanzas;
déjame, cariño, tus inquietudes, tus palabras;
déjame, de tu amar, de tu inquieto suspirar.

Déjame, amor, abrazar la noche en la mañana;
déjame, corazón, tu avanzar, tu vaga llamada;
déjame, cariño, tus desesperos, tus dudas;
déjame, de tu cobijo, de tus huellas tan llanas.

Déjame, amor, hablar aunque sea sóla, en silencio;
déjame, corazón, respetar tu inquietud, tu pasar;
déjame, cariño, tu verdadero deseo, tu desespero´;
déjame, que a ti vaya yo, con todo mi gran empeño.

Déjame, amor, abrazarte por las noches y mañanas;
déjame, corazón, sentir lentamente tu serenidad;
déjame, cariño, tu gran valor, tu más intenso dolor;
déjame, que te bese aun en la distancia, con calor.

Déjame, amor, pensar en tú algún día llegarás;
déjame, corazón, vacíar todo tu jugo con libertad;
déjame, cariño, con el tiempo, en el presente;
déjame, que te lleve conmigo, para vivir contigo.


Autora: Rosa Mª

8 de mayo de 2011

CAPRICHOSO AMOR DE PRIMAVERA

Caprichoso amor de primavera,
abre los colores para que me vea,
no pierdas la esperanza, a mi vera,
que no creo en nada que no entienda.

Caprichoso amor de primavera,
dulces sueños acompañan tu entrega,
mas no dudes, amor, de mi entereza,
pues, ... ¡ay amor, amor sin certeza!.

Caprichoso amor de primavera,
deja paso al amor, si es lo que ciega,
mas no pases, amor, si no es de veras,
que yo, amor, por ti soy toda entera.

Caprichoso amor de primavera,
no fingas, no escuches, sólo tómame,
que a ti voy en tu busca con premura,
mis labios tuyos todos sobre tu ternura.

Caprichoso amor de primavera,
tómame de una vez si es pasión o mezcla,
mas no me dejes, amor, con esta duda,
pues los dos somos, amor, dos en cordura.

Caprichoso amor de primavera,
no divages, sólo siente esta manera,
pues mi cuerpo vibra sólo con tu nombre,
y tú, amor, escuchas con pasión mi redoble.

Caprichoso amor de primavera,
que no sea sólo una pasión apenas suelta,
pues mi corazón solitario, necesita cuerda,
mas los dos somos, amor, pasión resuelta.

Caprichoso amor de primavera,
dame la mano y deja de pensar si voy,
pues pasan las agujas del reloj, y no soy,
mas el tiempo dirá si somos o no uno en dos.

Caprichoso amor de primavera,
tengo la sensación de una gran agitación,
mas no pienses, sólo sienteme entera,
para que no pierdas nunca mi gran amor.

Autora: Rosa Mª

LOS DÍAS

Días de tomenta, días de desilusión;
días de primavera, días de mucho color;
días que se van y no vuelven,..., historia;
días que ha de llegar, ..., ¿llegarán?.

Días que invaden nuestros sentidos,
días que quedan en nuestro caminar,
días que desaparecen como la luna y el sol,
días que hay siempre siempre que aprovechar.

Días que no todo son sonrisas ni penas,
días en los que el sol da verdadero calor,
días fríos por ni siquiera cruzar una mirada,
días de tensión, por el trabajo, la desilusión.

Días que aumentan nuesto estar en este mundo,
días que detienen nuestra mirada en un segundo,
días de amor, de pasión de ternura, de silencio;
días que quizás se guarden en el recuerdo.

Días repletos de pensamientos, de nostalgia;
días en que el día es luna y la noche sol;
días en que se refleja una bella mirada;
días que en cercanos estamos en la distancia.

Días en que el corazón palpita sin mesura;
días en que va aprisa sin mesura, quizás por amor;
días en que la amistad y el cariño perduran;
días en que la soledad y la muerte ciega son un son.

Días que hay que vivir con intensidad plena,
porque la vida son pocos días y hay que vivirla;
días en que cuesta levantarse o nada cuesta,
días, en definitiva, en que el corazón es amor.


Autora: Rosa Mª

3 de mayo de 2011

NADA ES MÁS FÁCIL...

Nada es más fácil que quejarse,
mientras un paso cuesta esforzarse;
nada es más fácil que ilusionarse,
mientras la realidad es un amarse.

Nada es más fácil que dejarse,
mientras la duda no cese de alzarse;
nada es más fácil que equivocarse,
mientras llorar es un desahogarse.

Nada es más fácil que levantarse,
mientras el miedo deje de ausentarse;
nada es más fácil que mirarse,
mientras se crece paso a paso amándose.

Nada es más fácil que ilustrarse,
mientras el querer deje de asustarse;
nada es más fácil que entrenarse,
mientras el amor no deje de librarse.

Nada es más fácil que asustarse,
mietras la valentía no cese de tumbarse;
nada es más fácil que un despreciarse,
cuando no hay amor y sigue el odiarse.

Nada es más fácil que aceptarse ,
mientras los defectos puedan tomarse;
nada es más fácil que transformarse,
cuando la esperanza es un presentarse.

Autora: Rosa Mª

1 de mayo de 2011

PENSAMIENTO I

Soñar despierta es un error,
mantenerse dormida aun peor;
detenerse a pensar, un acierto,
y caminar despacio, un talento.

Respirar profundo es un don,
mas mirar de frente un tesón;
tener prisa es una gran premisa,
pues hay que pensar con medida.

Sentir la brisa es una maravilla,
apreciar la naturaleza una dicha;
acusar un dolor, una gran pena,
mas vivir al día una enorme faena.

Triunfar en la vida es tarea dura,
mas el triunfo tiene su gran mesura;
pero el corazón es el que demanda,
y sus latidos son los que mandan.

Pensar en lo venidero de nada vale,
mas estimar el presente tiene coraje;
mas el día a día surge y no se adivina,
como el amor cuando surge sin medida.

Correr en el tiempo tiene su riesgo,
mas, ¿para qué correr sin pretexto?;
mas la lentitud es una desventaja,
pues a caminar seguro y con confianza.

Actuar en el presente es un valor,
mas hay que pensar bien y sin temor;
no hacer nada tiene un gran riesgo,
así como hacer sin saber, un tormento.

Luchar duro a diario tiene su mérito,
mas si no hay fuerzas, no dejar hueco;
pues al final de la lucha, habrá dicha,
corriendo el riesgo de acertar con empeño.

Autora: Rosa Mª

TAL VEZ NO PUEDA...

Tal vez no pueda regalar ningún don,
pero me encantaría seguir un son,
pues aun careciendo de cualquier valor,
sigo los pasos para no dejar dolor.

Tal vez no pueda regalar dicha alguna,
pero me encantaría ser como la luna,
que alumbra en la noche cuan oscura,
y permanece fiel tras noche de ternura.

Tal vez no pueda regalar una ilusión,
pero me encantaría tener mucho tesón,
para adquirir fragancia como una flor,
que perdure tras la madrugada su olor.

Tal vez no pueda regalar risa alguna,
pero me agradaría hallar cual su cuna,
que me haga dar la mano con ternura,
y dejar el fracaso para para la basura.

Tal vez no pueda regalar una pasión,
pero me encantaría vivirla con ilusión,
para adquirir en mi corazón mucho amor,
que se haga inmenso y sin ningún temor.

Autora: Rosa Mª

REFLEXIONANDO (III)

Tengo demasiado qué hacer y no sé por dónde empezar; me agobio y nunca empiezo y , por tanto, nunca acabo.
Me he pasado todas las vacaciones igual y ahora, que empiezo el día 3 me siento angustiada que no culpable, de lo que me queda por hacer.
Estoy flotando, en una nube, como si todo me diera igual. Me pregunto si, realmente, soy así, o son las circunstancias.
Tengo miedo de mí misma, de mi poca voluntad, de mi gran vaguería y de mis pocas ganas o ninguna de trabajar.
Entrar a trabajar supone ver a la gente, que te cuenten lo bien que se lo han pasado. No me apetece ver a nadie, no me apetece luchar.
No he hecho nada y no me arrepiento. No deseo mas que estar ajena a todo y eso, en esta sociedad, es imposible.

Autora: Rosa Mª

QUISIERA...

Quisiera ser sabia y enseñar,
mas mi ilusión es huellas dejar;
pero la realidad es que nada soy,
mas no hallo huellas para yo pisar.

Quisiera ser vital y profundizar,
creer en mí misma y poder amar;
de mí el temor y la poca fe dejar,
y el tiempo y el amor aprovechar.

Quisiera crecer en mí y poder volar,
para ir más allá a ocupar un lugar;
para ver las estrellas y luz hallar,
para dar todo de mí y enseñanza dar.

Quisiera tener un deseo para realizar,
dejar mis malos pensamientos y caminar;
mas a pesar de mis caídas vuelvo a alzar,
pero ya no deseo nada y me dejo llevar.

Quisiera, simplemente, poder mejorar,
dejar a mi pensamiento puediera sanar;
quisiera, simplemente, amistad dar,
pero es una pena porque nada sé regalar.

Autora: Rosa Mª

DOY TODO LO QUE PUEDO

Doy todo lo que puedo,
mas no sé lo que doy,
no espero nada a cambio,
aunque carezco de don.

Doy todo lo que puedo,
mas lo hago con ilusión,
pero mis fuerzas flaquean,
mas no sé ya quién soy.

Doy todo lo que puedo,
mas me falta mucho tesón,
tal vez por carecer de fe,
tal vez por que nada sé.

Doy todo lo que puedo,
mas lo hago de corazón,
quizás no soy suficiente,
mas no deseo ser valiente.

Doy todo lo que puedo,
y lo hago con todo mi amor,
mas no cuenta éste en la vida,
aunque me cueste mucho dolor.

Doy todo lo que puedo,
mas lo hago con mucho temor,
pues me falta mucha sabiduría,
mas no sé siquiera dónde voy.

Autora: Rosa Mª