Seguidores

17 de marzo de 2012

YO QUERÍA...

Yo quería encender tus ojos,

abrir el brillo de la hoguera,

ser refugio de primavera,

aprender de tus consejos,

y levantar el ánimo que se aleja.



Yo quería ser fragancia y destello,

el fin del día sin malos recuerdos,

el fruto de algún destino,

tal vez tu amor y el mío juntos,

caminando a un paso en un mismo rumbo.



Yo quería ser estrella y no amargura,

sentir tus brazos junto a los míos,

saborear con esmero la madrugada,

despertar junto a tu cuerpo con esperanza,

y no dejar nunca el placer de una nueva mañana.



Pero... tan sólo soy oscuridad y no belleza,

tan sólo mi mano busca con ardor tu mirada,

tan sólo soy una simple y llana palabra,

que dentro aloja en ella amor sin dejar rastro ni huella,

mas no soy mas que una vela que se apaga,

dejando sin rastro su tristeza y su mañana.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

5 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Tu poema es un canto a la esperanza, pero está con muchos matices de tristeza, lleno de nostalgia de lo que pudo haber sido.Aun así es un bello poema.
Besos.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Bellìsimo tu poema Rosa!
con mucha nostalgia..., que evoca un sentimiento muy profundo y exquisito, de un amor noble que subyace en lo màs profundo del corazòn.

Gracias por compartir
tan preciadas letras.
Un abrazo con mucho cariño!

Rosana Martí dijo...

No menosprecies lo que eres, porque lo eres y aún no lo sabes. Un canto a la esperanza, así que despierta y vive amiga mía.

Un beso y mi cariño. Sigo publicando pero no sé porque motivo mis publicaciones no salen reflejadas en el blogger. Así mis visitas no vienen.

Lapislazuli dijo...

Una belleza de letras dentro de la tristeza que definen
Un abrazo

Cinarizina dijo...

Hola Rosa Mª...es muy emotivo tu versar, siempre logras describir con precisión los sentimientos más profundos y dejar en mi un sentimiento de "eso lo he vivido".
El verso que dice:"Pero... tan sólo soy oscuridad y no belleza," está lleno de realismo, porque en el mundo no todo es luz ni belleza. Tú tienes el don de llamar a cada cosa por su nombre y sin temor. Pero aun la oscuridad tiene una razón de ser, y muchas veces en la oscuridad es que el espíritu siente la necesidad de buscar la luz.
Me encanta leerte. Con todo mi cariño y admiración te dejo un enorme abrazo.