Seguidores

15 de julio de 2012

CONFIANZA FRENTE A ERROR


¿Qué es lo que quiero?. Ni lo sé. No sé ni tan siquiera qué me pasa. Tan sólo sé que estoy extraña, sin conocerme, y que cuanto hago no sirve de nada.

Camino y he caminado por el sendero de la psicología; he acudido a numerosos psicólogos, confiado en personas, depositado mi confianza. Y, con el tiempo me doy cuenta que en la única que no confío es en mí misma.

No, no sé qué quiero porque tampoco sé qué me pasa. Y tampoco comprendo exactamente en qué consiste el trabajo de la psicología. Y no me duele el dinero depositado en ello tanto como la confianza y la esperanza puesta en el profesional.

Temo confiar. Temo caer nuevamente. Y confío y vuelvo a caer. Es mi gran debilidad, la total confianza que deposito en las personas y luego el desamparo y el total rechazo que siento.

No entiendo porqué confío, porqué llego a tener esperanza, cuando la realidad me dice que es de otra manera.

La  realidad es que la sinceridad apenas existe y que la familia es la única que en realidad desea ayudarte.

Ahora, en este momento, creo que no puedo poner la fe en nada ni en nadie, o en muy contadas personas.

Ahora, en este momento, me doy cuenta que nadie va a poder ayudarme a sanarme sino yo misma.

Ya no creo en las fantasías psicológicas, ni en pensar que existen personas que realmente desean ayudar.

Es difícil y lamentable darse cuenta que ser sincero hoy en día, ser confiado, ser fiel, es un completo error.

¿Qué es lo que quiero?. Quiero la paz conmigo misma y no sentirme fatal por haber depositado la confianza en las personas para luego caer en un pozo oscuro y sin fondo.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

11 comentarios:

shantal dijo...

Rosa esos momentos por los que tú pasas creo que la mayoria los hemos pasado y aún todavia hay días de estos de bajón en los que crees que el mundo esta contra ti.Lo primero amiga mia es tener fé en una misma para que los demas lo vean,no deseperes siempre hay personas en las que puedes confiar,seres que te dan la mano sin pedir nada,son pocos pero estan ahi solo has de saber encontrarlos.

Un fuerte abrazo

Luna dijo...

He confiado en mí, me soy fiel primero a mí. No es fácil ni una receta, pero por algo hay que comenzar...

Que tengas un buen día.

Gizela dijo...

Rosa, muchos hemos pasado por momentos así
Y no soy experta en el tema, pero creo que cualquier confianza en el "otro" comienza obligatoriamente, por la confianza en uno mismo
Es como un vidrio sabio
Al tener confianza en ti misma, puedes distinguir a través de ese vidrio... quien merece nuestra confianza y quien no

Besossss y lindo domingo!

*Luna de Medianoche dijo...

Como te entiendo amiga estoy pasando por esos momentos que describes
un beso muy grande

Lapislazuli dijo...

Es muy cierto tu escrito, solo confio en mi misma, espero no defraudarme
Un abrazo

Amparo Donaire dijo...

Quisiera, Quisiera, y por querer tanto estoy así..
Debatiendo la muerte que siento y la vida que quiero sentir...
Pensando que queda poco para que al fin te alejes de mí....
Y llorando al mismo tiempo porque sin ti no puedo vivir....

Pues yo quiero que te aferres a ti misma con todas tus fuerzas, hoy, mañana y siempre, porque sin duda alguna eres la única que jamás te va a defraudar y la persona a la que siempre vas a necesitar tanto en los momentos buenos, como en los malos.

Un abrazo, Amparo

Maribel G. M dijo...

Querida Rosa, yo he estado en la oscuridad durante un tiempo, me sentía dentro de un túnel, yo andaba y andaba pero nunca conseguía ver la luz de la salida, creía que nunca lo conseguiría pero mírame dentro de mi dolor por todo lo que me ha pasado,ya veo la luz y aunque aún no he llegado a la salida del túnel en ello estoy, no tiro la toalla. Tú tampoco debes hacerlo, lucha y búscate una tabla`para sujetarte, la mía es mi fe, mi Dios.Encuentra la tuya.
Si me necesitas, aquí estoy, me lo dices y te doy mi correo o tlf para hablar.
Un beso y ánimo

PiliMªPILAR dijo...

Es el círculo inacabable. O la eterna espiral de duda.
Antes que nada, la Psicología entiende de mentes.
Poco, sinembargo, de almas. Menos, de comportamientos.
¿Por dónde empezar, pues, a atar los cabos?
Empieza por verte a ti misma, como una lámina de transparencia. Y con las pinzas virtuales, quita poco a poco las espinas adherentes que impiden el paso de la Luz.
Ánimo, Rosa Mª, ¡que puedes!
Un abrazo

Ambrosía ignota dijo...

yo siempre digo que somos la respuesta antes que la pregunta. Quiza ahi encuentres lo mas valioso, en tu interior.

Me gusta que hayas optado por el texto, es que a veces, como dice Borges, los poemas es de valientes, encontrarse con uno mismo es es..

un beso

antonioe dijo...

ánimo Rosa, esos sentimientos a veces todos los tenemos, cuando lo vemos todo negro. pero piensa que todas las personas no son así, tan sólo hay que tener paciencia y saber elegir a esa amistad, a ese amor que sea sincero y verdadero. un fuerte beso.

Cinarizina dijo...

Mi querida Rosa...como siempre digo, tu sinceridad es lo que más admiro de ti. En esta reflexión, casi en todo estoy de acuerdo contigo. En el mundo hay muy pocas personas en las que podamos confiar y confiar en uno mismo no es tan bueno como los sicólogos pretenden, pues muchas veces estamos equivocados. Coincido plenamente contigo cuando dices:
"Ya no creo en las fantasías psicológicas, ni en pensar que existen personas que realmente desean ayudar."
La sicología es una "ciencia" que pretende resolver los problemas del alma, pero olvida esta disciplina, que el alma le pertenece al Creador, por lo tanto, sólo Él puede dar respuesta a nuestras necesidades espirituales. Inténtalo...nunca te defraudará; porque no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta.
Recibe todo mi cariño y un fuerte abrazo.