Seguidores

9 de agosto de 2012

YA NO PRETENDO


Ya no pretendo objetivos inmensurables,
ni metas realmente inalcanzables,
ni amistades que son muy inestables,
ni compañías que no son nada reales.

 Ya no pretendo llegar a ningún puerto,
ni alcanzar cima de montaña ni cuerpo,
ni pasar por la duda de si mañana muero,
ni pensar en realidades que no sueño.

 Ya no pretendo más que vivir el momento,
existir con las circunstancias del tiempo,
aceptar la vida cuando llega de nuevo,
asumir y decidir pues es cosa de un te quiero.

 Ya no pretendo más que sentir cada instante,
dejar el ayer y el ahora hacerlo constante,
pues tal vez mañana ya sea muy tarde,
para observar el alba y hacer del hoy un arte.

 Ya no pretendo creer aquello que no veo,
confiar en las personas en que a ciegas llego,
olvidar el camino que alguna vez riego,
perder la voluntad que sin querer aprieto.

 Ya no pretendo dejar mi corazón abierto,
cerrar las heridas que alguna vez se hicieron,
no pretendo ya desear, anhelar, como el viento,
y caer en la duda de no haber realizado el intento.

 Ya no pretendo ... un querer sincero y tierno,
un pretender apagar la oscuridad del silencio,
mas la sinceridad y el cariño son hechos,
que el tiempo y el alma verán si son completos.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

11 comentarios:

Anna Soler dijo...

Querida amiga;
En tus armoniosas letras noto tristeza y nostalgia. Imagino que no son tiempos felices para ti. Pero seguro que todo pasa.
Escribes con una magia que trasmite al lector tu sentimiento mas puro.
Me gusta amiga.
Un beso y que tengas feliz dia
P.D si te apetece escribeme

Ian Welden dijo...

María Rosa, creo que la vida nunca cesa de sorprendérnos. Tú bello poema tan triste y sin esperanzas está invadido por el desamor. Pero como siempre me digo a mi mismo, "el amor remienda lo que el desamor agrieta".
Un abrazo desde una Copenhague feliz de haber nacido,

Ian.

Cristina dijo...

Aunque ya no pretendas, la vida siempre tiene sorpresas preparadas y a veces nos sorprende.
Te deseo un bello día mi querida Rosa, abrazos.

El Gaucho Santillán dijo...

Cuanta desesperanza en tu poema, amiga.

Pero termina mejor : el tiempo darà la respuesta.



Un abrazo.

julia orozco dijo...

Pues en contra de todas las opiniones me encantó, no pretendas nunca encontrar fuera de ti lo que no tienes dentro(buscalo allí esta), no pretendas nunca recibir aquello que no has dado(buscalo lo tienes dentro), no pretendas nunca depender de nadie, pues el ser humano nació en pleno derecho de valerse por si mismo y tú puedes lograrlo.Toda la fuerza está en ti, cuando la encuentres, sal a la vida y verás lo bella que es.Te quiero mi dulce amiga.

Dulce dijo...

Hay momentos en que uno deja de esperar todo aquello que siempre esperó, quizás así la sorpresa se vuelve mayor.

Dulces besos.

Lapislazuli dijo...

Hola Rosa, difiere con algunos comentarios, no me parece triste, siento que son palabras de alguien ubicada en lo que tiene y en el momento
Copio parte:
"Ya no pretendo más que sentir cada instante,
dejar el ayer y el ahora hacerlo constante,
pues tal vez mañana ya sea muy tarde,
para observar el alba y hacer del hoy un arte."
Es todo sentimiento
Un abrazo

Princesa Gitana dijo...

Rosa mi bella amiga, que placer volverte a leer querida mía, es un auténtico gusto regresar y disfrutar tus letras.

Gracias por tus amables comentarios todo este tiempo de ausencia forzada que tuve...espero que estés de lo mejor, feliz agosto.

Abrazos gitanos

Cinarizina dijo...

Mi querida Rosa...coincido plenamente con el comentario de mi amiga Lapislázuli y me gustó sobremanera la misma estrofa, es realmente brillante. Tu poema denota mucha madurez, son palabras nacidas del alma y de la experiencia, llenas de sabiduría, porque el arte de vivir es estar siempre en el presente. Gracias Rosa Mª por dejarnos siempre reflexiones que son verdaderas lecciones de vida. Recibe mi cariño y un fuerte abrazo.

Humberto Dib dijo...

Sólo espero que sea producto de tu imaginación y no basado en sentimientos reales.
Como texto, muy bueno.
Un beso.
HD

Luna dijo...

Y entonces la vida, cada amanecer una nueva oportunidad.