Seguidores

26 de febrero de 2012

LUGAR SECRETO



En algún lugar, la herida no cicatriza,
en algún momento, el corazón no palpita,
en algún instante, el alma herida,
y en alguna ocasión, ilusión desaparecida.

En algún sueño, la fantasía es alegría;
en alguna espera, la espina es verdadera,
en alguna palabra, recae la esperanza,
en algún deseo, está la verdadera dicha.

En algún placer, el alma se hace vida,
en alguna calma, el corazón respira,
en alguna pausa, resurge el nuevo día,
en algún desespero, se encuentra la salida.

En ningún secreto, se escribe la vida,
en ningún dolor, se puede tener dicha,
en ningún lamento, se cura ninguna herida,
en ningún libro, está escrito vivir el día.

En ninguna oscuridad, se ve el presente,
ninguna falsedad, puede ser excelente,
en ninguna realidad, se obvia lo existente,
mas en ninguna desesperanza, hay ambiente.

Y es que... en algún sueño... en algún lugar,
en ninguna palabra, en ninguna verdad,
en el refugio de los sueños, en el despertar,
se halla sigilosamente la respuesta del amar.

Y es que... en algún camino, en algún pasar,
en ninguna respuesta de nuestro caminar,
en algún lugar escondido y muy querido,
se halla el corazón, sí... el sentido corazón,
que palpita y sabe cómo el deseo guardar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

25 de febrero de 2012

INTENTO... E INTENTARÉ



Intento vencer obstáculos,
pero ellos me persiguen.
Intento sacar un sonrisa,
pero una lágrima me invade.
Intento pensar diferente,
pero la realidad es una.
Intento... siempre intento,
pero nada nada sale.

Ya no tengo esperanza,
tan sólo existo sin fe,
en un mundo que no es mío,
en una vida sin sentido.

Intento en la madrugada,
ver la luz de una entrada,
pero todo está oscuro,
ni la luz de mi propia alma.

Ya no siento el corazón,
un corazón vacío, inerte,
ya no siento, ¡qué pena!,
sin sentir la vida que emerge.

Intento dejar de lado,
todo aquello que me detiene,
pero soy humana, me paro,
y no hay fuerza ni simiente.

Intento ... e intentaré, no ceso,
aferrarme a algo que supere,
que haga de mi día a día,
algo que sea diferente.

Intento... e intentaré, no lo dudo,
pues la vida es de cada uno,
y en función de cómo se diriga,
se puede acertar o no en medida.

Intento... e intentaré, deseo,
hallar un clavo al que aferrarme,
desear, tener valor, cordura,
y dejar de lado el ser cobarde.

Intento... e intentaré, sin detenerme,
como una hormiga que su camino hace,
poco a poco, sin prisas, sin pausas,
llegar al amor, al placer y a la calma.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

18 de febrero de 2012

EN UN PRINCIPIO...



El camino, se hace largo
cuando no hay esperanza,
cuando no hay sueños,
cuando la soledad abraza.

En un principio, hay vida,
tenemos el regalo de un día,
sin saber qué hacer con él,
pero ... en un principio, vida.

Quizás, no hay meta ni proyecto,
no hay nada por lo que luchar,
quizás, aunque uno quiera,
no hay fuerzas para continuar.

En un principio, tenemos todo,
todo lo que la vida nos da,
en un prinicipio, tenemos sueños,
aunque luego... no se hagan verdad.

Quizás, perdidos deambulemos,
quizás, falta de práctica al fracasar,
quizás, no percibamos las cosas bellas,
que en minúsculas cosas están.

En un principio, hay amor,
amor al nacer pues es cosa de dos,
mas si después el cariño no se halla,
en un principio... sólo en un principio,
el nuevo día puede ser mejor.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


15 de febrero de 2012

AHORA... Y NO DESPUÉS



Ahora, quizás ya es tarde,
me refugio en mis sueños,
en ilusiones rotas, fantasías,
en mi alma, que nadie toca,
en el corazón, quizás herido.

Ahora, puede ser tarde,
pero ahora, y no más tarde,
ahora, en este momento,
en este preciso instante,
alzo mis alas al viento,
ahora que no hay peligro,
que nadie me ve, que grito,
ahora puedo quizás alzarme.

Ahora, y no más tarde,
suspiro profundamente,
no con aires de grandeza,
sino para tomar impulso,
y sacar fuerzas que uso,
atender a mis deseos,
que no son otros sino uno,
mejorar mi calidad de vida,
y amarme y ser amada,
amar que es lo más profundo,
tener placer si existe,
y olvidarme, aun ahora,
de que la tristeza sea,
pues en el fondo de mi alma,
ahora, en este mismo instante,
deseo la ilusión y la esperanza.

Ahora, y no más tarde, no,
ahora que ni lloro ni duermo,
ahora que sóla me hallo ante mí,
ahora que fríamente pienso,
que tengo el corazón sensible,
las palabras adecuadas tal vez,
el alma que desea renacer,
heridas cicatrizando lentamente,
y otras que se abren en mi ser,
ahora que el silencio me invade,
que el trabajo no agobia mi existir,
ahora que sólo soy ante al mundo,
y el mundo está sólo ante mí,
ahora... y no más tarde, no,
busco una salida en este laberinto,
el laberinto de la vida que vivo,
cuyos caminos son infinitos,
y la salida, hacia la seguridad,
la confianza y la libertad,
que no llego a tener en mí misma;
ahora... y solamente ahora,
no ayer ni mañana, sino ahora,
vuelo en mi sueño de llegar,
llegar a una meta con serenidad.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

14 de febrero de 2012

ENMEDIO DE LA MADRUGADA



Enmedio de la madrugada,
cuando casi todos durmiendo están,
cuando mis pensamientos fluyen,
cuando el día es quien espera comenzar,
cuando el corazón late, siente, padece,
enmedio de mí misma y de nadie más,
los pensamientos abruman sin parar.
Enmedio de la madrugada,
sin risas ni tristezas, sino en la inercia,
sin ni siquiera lo que haré o no haré,
enmedio de la incertidumbre,
vuelvo a nacer siendo el mismo ser,
enmedio de mis temores y miedos,
enmedio de la gente que me quiere,
enmedio de una pugna constante .
Enmedio de la madrugada, sí,
cuando el silencio es total... mi silencio,
ese silencio que acontece durante el día,
y que sólo el corazón y el alma saben hallar.
Enmedio de la vida y de la muerte,
entre el cielo y la tierra, un ser permanece,
mas aun sin estrellas veo brillar una,
mas aun en mi silencio, aprecio la vida.
Enmedio de la madrugada, ahora,
no más tarde ni en otro lugar y momento,
ahora que es cuando he de mesurar mis fuerzas,
o tal vez no, tal vez no tenga mas que hacer,
pues las fuerzas no son sino hacer día a día,
hasta que ni un hálito de aliento surga de mí,
mas aunque pánico tengo a este nuevo día,
no tengo mas que el aliento para vivir,
y quizás, sólo quizás, la risa de un niño,
el saber que enseño sin saberlo,
el salir de mi propio mundo ciego,
haga de este día algo nuevo.
Enmedio de la madrugada sigo, sí,
ante mí y ante mi silencio,
con estas manos que no dejan de escribir,
con estos ojos que permiten ver cuanto percibo,
con un corazón que desea lo mejor,
que, aunque no sea el mejor del mundo,
es un lugar... mi lugar secreto,
aquel al que nadie puede llegar,
pues sólo y únicamente yo... puede pasar.
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

PREGUNTAS Y DUDAS



¿Dónde hallar la esperanza,
cuando el corazón roto está?
¿Cómo observar la luz,
que lleva al camino a andar?
¿De dónde sacar la fuerza,
para el miedo poder tirar?
¿Qué objetivo lleva al hombre,
en su andar y no hacia su mirar?
¿Cómo forjar un proyecto,
cuando falla el sentido y la voluntad?
¿Cómo hallar la fragancia,
cuando espinas requiebran el ser?
¿Cómo luchar día a día,
para conseguir no decaer?
¿Cómo amar si no me amo,
si no soy amada ni al amor llamo?
¿Cómo confiar en la vida,
cuando la verdad te da la espalda?
¿Cómo caminar con paso firme,
con dudas y obstáculos que detienen el paso?
¿Qué es la vida, en definitiva,
que son el minuto, el momento y la dicha?
¿Qué hacer haciendo, sin quedarse quieto,
para dar a la vida un sentido, alas al viento?
¿Qué es el amor tan bien preciado,
sino el mejor regalo que en el corazón es guardado?
¿Qué hacer ante la inercia?.
Simplemente... hacer... hacer, sin nada a cambio.
Y ... tal vez, en algún momento,
en algún acto, en algún gesto, quizás... el tiempo,
haga que la vida tenga pleno sentido.

Autora: Rosa Mª Villalta Balllester

13 de febrero de 2012

LA VIDA SOMOS TODOS



No guardes para mañana ni tan siquiera para luego,
lo que ahora, en este mismo instante, puedes mostrar;
no dejes esa palabra que aunque para ti no sea nada,
a otra persona montañana puede comenzar a levantar;
no dejes el son, la melodía, que acompaña tu vida,
aunque sus acordes no sean perfectos ni bellos.

No esperes, sin más, que acontezcan cosas maravillosas,
pues es uno mismo quien las hace bellas y eternas;
no dejes de caminar sin dejar rastro alguno,
pues tras de ti existe un haz infinito de luz para caminar;
no dejes que la falta de fuerzas te impidan un sólo paso,
pues la quietud impide un sólo rayo de sol vislumbrar.

No te quejes si despiertas, no desesperes por un día más,
pues en este nuevo día, la oscuridad o claridad puedes hallar,
mas si la oscuridad, trata de hallar la luz de la paz,
mas si la claridad, ve con paso firme y sin mirar hacia atrás.

No invalides este instante, este segundo, que no sucederá más,
mas la incertudumbre de los pasos, sólo es señal de inseguridad.
No dejes que la inseguridad abrace lo que el nuevo día renace,
que no te impida ver cada cosa minúscula que al triunfo te lleve;
no busques grandes metas, grandes pasos, no te estrelles,
busca esas cosas minúsculas que tanto sentido  dan a la vida.

No cierres herméticamente las puertas de tu corazón,
pues aunque herido esté por defectos ajenos a tu razón,
el sol sigue fluyendo, la luz sigue entrando, el corazón  sigue latiendo,
y la luz de la vida, mientras se encienda, debe ir entrando.

No busques más allá de donde tu razón no puede,
de donde tu lógica y tu mirada no pueden alcanzar,
no trates de encontrar respuestas a lo que no tiene valor,
y llénate de coraje y valentía para enfrentarte al nuevo día.

Y sobre todo ... no cierres la mirada a los demás y alrededor,
deja la mirada hacia ti mismo y a tu corazón,
que ellos por sí  sólos caminan sin tu darte cuenta,
pero tu alrederor está repleto de personas y cosas,
que si no se perciben por uno mismo y no se da uno cuenta,
la vida pierde su valor y su sentido como tal y sin meta,
porque la vida somos todos... tú, él, ella, nosotros, todos.

Autora: Rosa Mª Villalta

11 de febrero de 2012

Me gustaría...



Me gustaría tener fuerzas y ser valiente,
tener un corazón lleno de amor para entregarte,
un silencio oportuno para no incomodarte,
una palabra adecuada para poder saciarte,
una creencia mínima para de seguridad armarme,
una esperanza mínima para poder seguirte.

Me gustaría saber más y más para enseñarte,
ser como una libro abierto para tú poder ayudarme,
me gustaría ser flor y no espina,
me gustaría ser fragancia y no algo despreciable,
ser algo que proporcione placer y no algo irritable,
sentir placer en mi piel y en el fondo de mi corazón.

Me gustaría,... sentir fe y creer en algo o en alguien,
pensar que, aun en mi ignorancia, puedo aprender,
me gustaría sentir que,  aun en la tristeza,
cualquiera cosa buena, es digna de ser,
y que la cosa más insignificante,
puede ser la que más alegría y placer dé.

Me gustaría probar de la risa y de la alegría,
me gustaría ser mujer valiente en la vida,
me gustaría dejar aunque sea una mínima huella,
pero de humanidad, humidad y belleza,
un rastro que dé luz al que tras de mí venga,
y luche por la vida y no la deje atrás sin vivirla,
pues es el momento presente el que importa,
y es ahora cuando me gustaría ... que vivas este instante,
y disfrutes de todo cuanto la vida puede proporcionarte.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

2 de febrero de 2012

SIN ESPERAR


SIN ESPERAR

Las cosas no son como se quieren,
o quizás, sí, tal vez no las veamos.
La vida es un existir con o sin sentido,
mientras pasa el tiempo,
mientras se desea o no algo,
mientras se piensa o se actúa,
mientras se mira pasar o se pasa.

Las cosas nos llegan  o las deseamos,
o quizás, sí, tal vez no las queramos.
La vida es un pasar, una obra de teatro,
teniendo un papel principal o secundario,
teniendo o no meta o fortaleza,
teniendo miedo y vergüenza a actuar,
teniendo tal vez ganas de llegar,
o teniendo ganas, como la que escribe,
de acabar cuanto antes su vida y su pasar.

Autora: Rosa Mª Villalta Balllester