Seguidores

31 de julio de 2012

Tan sólo soy un niño chico


Voz: Beatriz Salas
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/



Tan sólo soy un niño chico

No me olvides,
que todavía tengo mucho que aprender,
que me queda mucho camino por recorrer,
que soy tan sólo un ser que comienza a crecer.

No me ignores,
que mi dolor puede ser un día el tuyo,
que quizás cambien nuestros destinos,
y tan sólo soy un desgraciado niño.

No me regañes,
pues mis acciones no son voluntad mía,
que aprenderé más si ejemplo a seguir me das
pues no soy más que alguien que no quiere el mal.

No dejes de sentirme,
que yo siento cuanto alrededor hay,
que siento lo que es "no ser querido",
siento lo que de verdad es maldad.

No me dejes,
que tu mano al menos deseo tocar,
que tus brazos rodeen mi cuerpo chico,
y que pueda oír sin temor tu corazón palpitar.

Aquí está mi pequeño corazón,
tú si quieres, puedes dejarlo marchar
o puedes tomarlo para que no halle el mal.

Yo tan sólo soy un niño muy chico,
que quiere encontrar algo de cariño,
y no sentir el maltrato y la soledad.
Yo, tan sólo soy un niño muy chico,
pero hay muchos muchos como yo.


Este es un reclamo de un niño
que es el eco de voces tan pequeñas,
que necesitan urgentemente, la comprensión.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

ME ENTREGO


Me entrego, sí, soy sincera,
creo ser el mejor camino a cuestas,
la esperanza de un hoy sin reservas,
el principio de la confianza entera.

 Me entrego, sí, soy completa,
no soy mujer que se dé a medias,
el deseo de vida sin ir a ciegas,
la herida que cicatriza contenta.

 Me entrego, sí, soy imperfecta,
creo aprender día a día de errores,
dejando de lado los sinsabores,
haciendo de la vida una meta.

 Me entrego, sí, soy pasajera,
en cuerpo y alma frágiles,
cual regalo inmenso deseables,
la posibilidad de amistad verdadera.

 Me entrego, sí, soy sensible,
la sangre circula por mis venas,
deseos de placer y caricias tiernas,
emoción, éxtasis, necesidad tangible.

 Me entrego, sí, soy perecedera,
el tiempo corre ausente de treguas,
la distancia se acorta al dejar penas,
mas mi ausencia ... quizás sea pasajera.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


SABIA ... Y SÉ


Sabía de bellas palabras que quedan en la nada,
del vacío que queda cuando la verdad se apaga,
de la confianza que se tiende falsa y amarga,
del silencio inmenso que emerge desde el alma.

Sabía de inocentes gestos que decoran la calma,
como el falso cariño que se pierde y no avanza,
como la amistad perfecta que no pasa de raya,
como la esperanza que aparece y luego se aplaca.

Sabía de riqueza inmensa cuando el ser crece,
cuando el paso del tiempo no es vano sino emerge,
cuando hay huellas que cada nuevo día embellecen,
cuando el corazón palpita y sus latidos se sienten.

Ahora sé que hay palabras que, sinceras, llegan,
que se llena el vacío que la falsedad entrega,
que existe la confianza completa y duradera,
que el silencio se aplaca en el alma con creencia.

Ahora sé que hay gestos que llegan y se revelan,
como el cariño que existe cuando inmenso avanza,
como la amistad que pasa la soledad y la entrega,
como la esperanza que acude y luego se queda.

Ahora sé que hay riqueza cuando la fe crece,
cuando el tiempo nace y se vive cada instante,
cuando la belleza se percibe y se persigue,
cuando se oye al corazón su llamada constante.

Sabía que ... la vida es sólo un enorme pasar,
ahora sé  que ... está en cada uno su aprovechar,
sabía que ... nacer cada día es un gran ignorar,
ahora sé que ... cada  instante hay que superar.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


EL MOMENTO OPORTUNO


No, ya no vivo de recuerdos, ni del pasado. Aunque me haya marcado todo este presente, aunque me impida vivir en plenitud constantemente.

No es bueno vivir del ayer, pues el ayer ya pasó y no se puede repetir,  ya sea bueno o malo. Tampoco se puede vivir de lo que todavía no ha acontecido, del mañana. La vida es este momento, el ahora, este mismo instante.

La vida es precisamente este segundo que me hallo contigo. Intento compartirlo contigo, aunque sea en la distancia, pero compartido; ¿por qué?: pues porque aislada, la vida tiene poco sentido; porque la distancia se torna  cercana y porque cuanto tengo dentro de mí y puede llegar a ti, es algo que merece la pena describirlo.

Sí, ahora sí tiene sentido existir. El día a día es difícil, rudo, pero algo tiene que hacerlo más ameno, más oportuno. Y son estos instantes en que la mente se deja llevar por lo compartido, siempre y cuando se haga de ellos, el crecimiento oportuno. Sí, ahora nace un nuevo momento, un instante para ser vivido y, ¿qué mejor que hacerlo contigo?.

Los días parecen iguales, monótonos, seguros; sin embargo, sólo es apariencia, pues la igualdad no puede existir; se nace, se muere, se adquieren nuevas amistades o enemistades, se siente, se respira, y cada inspiración y espiración es diferente. No hay monotonía, sino apariencia de ella, porque el aire se mueve, el tiempo cambia, aunque nosotros actuemos y pensemos de la misma manera, sólo por nacer el día es un cambio, un nuevo despertar; otra cosa diferente es lo que hagamos nosotros de ese despertar, de ese escoger, de ese actuar. Y seguridad, ¿de qué?, si cada décima de segundo es un nuevo instante que puede o no puede acontecer, si pendemos de un hilo que no sabemos si vamos o no a suspender de él.

Por eso, por esa misma inseguridad, por esos cambios que transcurren sin cesar, hay que hacer de ellos que transcurran lo mejor posible, percibiendo lo que a nuestro alrededor ocurre, desarrollando cada uno de los sentidos que tenemos sin olvidarse de ninguno, adoptando una postura de acogimiento ante las nuevas situaciones, aprendiendo de los errores, y dejando de lado lo que fue y lo que podría ser. La vida es lo que es, es un presente.

Y toda edad merece ser vivida con la misma actitud. No por ser más mayor, se tiene que tener menos posibilidad de actuación. La vida tiene edad, sí, y precisamente por ello, no se debe rechazar.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

30 de julio de 2012

DESCUBRÍ EL AMOR


Descubrí el amor en la cercanía.
tan lejano a mí en el altar de la vida,
sublime desesperación, tal vez locura,
instinto humano, pasión encendida,
piel con piel, llama que pide armonía.

 Descubrí el amor sin melodías,
tal vez no lo descubrí y fue fantasía,
amor que nada deja en el mismo día,
que sutil llamaba la falta de caricias,
que débil se apaga muriendo sin dicha.

Descubrí el amor de un sólo día,
pura emoción, sin cariño ni hermosura,
falta de tacto, palpitación profunda,
éxtasis, ingenuidad, sin huella ninguna,
ceguera inmensa hacia la ternura.

 Descubrí el amor hacia la vida,
amistad,  fidelidad, honestidad pura,
acciones que hablan por sí mismas,
pasos que dejan huellas profundas,
lecciones que enseñan sin ataduras.

 Descubrí el amor hacia los demás,
dando lo mejor de mí con sinceridad,
con paciencia, inseguridad, constancia,
más allá de los límites de la bondad,
dejando aparte toda adversidad.

 Descubrí el amor habiendo nacido,
por el querer de dos corazones unidos,
mas el tiempo ha sido el mejor testigo,
de tan generoso gesto adquirido,
símbolo de garantía de un gran camino.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester




28 de julio de 2012

NO DESEO CAUSAR DAÑO


No sé qué me ocurre, a nadie se lo deseo. Me invade una fuerte sensación de desespero, sin motivo, sin causa, que no controlo, que no deseo.

A nadie deseo causar tristeza ni daño. Ésa es una de las razones por las que intento tantas veces quitarme de enmedio. Soy cobarde, y todavía aquí estoy.

Me invade un fuerte deseo de desaparecer. Si tuviera un motivo lo entendería; pero ahora es al contrario. No tengo causa, no tengo motivo.

Ahora me doy cuenta de cuánto daño puedo hacer, de cuánta pena o tristeza puedo causar, aunque no lo entienda, aunque no lo comprenda.

Cuando ya escribo cosas más positivas, cuando ya creo estar mejor, cuando pienso que esa parte de mí se acabó, vuelve la réplica, sin control.

No deseo hacer daño, ni mucho menos. Algo de mí está sin control.

Ahora estoy triste, muy triste. He hecho daño a mis mejores amigas, diciéndoles que me apartaba de su lado por temor a precisamente pensar que nada soy. He escrito algo que ha dejado mal sabor.

Ahora estoy arrepentida, sí, pero ¿de qué me sirve?. Me duele en el alma hacer daño. Me llega al corazón dejar tristeza, dejar mal sabor.

Ahora tengo doble dolor, desespero y arrepentimiento. Mala combinación.

No, no dejo a nadie. La sinceridad me acompaña, algo de lo que no me arrepiento.

Sí, continúo viviendo. Sigo siendo la persona sensible y sincera que vengo siendo. Continúo dando lo mejor de mí, aunque falle mi entendimiento.

Ahora, aun en la tempestad que vivo, quizás ahora más profunda, deseo no dejar mal sabor. Muy al contrario, lejana a ello, deseo volver a sacar sonrisas, confianza, esperanza.

Me doy cuenta de cuán importante es esto, de que sin quererlo, sin desearlo, puedo causar daño.



Quisiera borrar lo ya escrito, pero no puede ser; quisiera volver al ayer para que nada de esto hubiera sucedido, pero tampoco puede ser.



Quisiera expresar hoy, ahora, con la sinceridad y con todo mi cariño, el agradecimiento y mis disculpas, por haber sin querer herido. Y eso, hoy, ahora, sí puede ser.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


27 de julio de 2012

YA NO SÉ PARA QUÉ SEGUIR VIVIENDO


Ya no sé para qué seguir viviendo,
para qué respirar, existir, luchar,
porqué no dormir sin despertar,
porqué no dejar de sufrir, llorar.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
tan sólo deseo dejar ya de soñar,
tan sólo deseo hallar la serenidad,
tan sólo deseo no volver a despertar.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
si la angustia se desata sin parar,
si no existe ni el valor y sí el miedo,
si ya tan sólo puedo la muerte clamar.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
si la fe y la esperanza murieron,
si ya no existe energía ni cima,
para llegar a lugar con cenizas.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
sin objetivo, sin meta, sin alegría,
sin el secreto de hallar la dicha,
sin ni siquiera sentir mejoría.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
para qué comenzar, para qué dudar,
para qué comprender lo incierto,
para qué dejar pasar el tiempo.
 Ya no sé para qué seguir viviendo,
ojalá dejara mi corazón palpitar,
ojalá viera un resquicio saliendo,
para dejar por fin de suspirar.
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

SI SUCEDE O NO LA VERDAD




Sólo la verdad sabe entender,
que poesía y vida son de merecer,
que salud y dicha son gran tener,
que son y melodía son un saber,
que riqueza y don son un querer.

 Si la verdad fuese entendida,
como la llama que sabe encender,
como la mano que hay que tender,
como la sabiduría que tiene cabida,
como la flor que puede emerger.

 Sin la verdad no existe merecer,
que llanto y caída pueda retener,
que valor y fe pueda al fin ceder,
que tiempo y espacio suceder,
que victoria y lucha su entender.

 Suele ser la verdad el volver,
el principio de no desear caer,
el final del silencio y el creer,
la llave del reino del placer,
la inmensidad o no del querer.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

26 de julio de 2012

YA NADA PUEDE SER COMO ANTES

Voz: Beatriz Salas


Ya nada puede ser como antes

Ya nada puede ser como antes,
la edad cambia, el sueño cambia,
cambia el murmullo, la andanza,
cambia el arrullo, la fragancia.

Ya nada puede ser como antes,
las vivencias pasadas o surgidas,
la ternura, el dolor, la hermosura,
la visión de la vida y su frescura.

Ya nada puede ser como antes,
el temor, la ignorancia, la duda,
cambia la decisión tomada, ruda,
cambia el pensamiento, la postura.

Ya nada puede ser como antes,
la infancia, la juventud añoradas,
el vacío, el pensamiento errante,
palabras absurdas, tal vez mudas.

Ya nada puede ser como antes
ni el tiempo, ni el paso, ni la prisa
ni confianza ni esperanza iguales
ni la duda, la presión ni compases.

Ya nada puede ser como antes,
como antes de tener anhelos,
como antes de ver falsedades,
como antes de sentir desvelos.

Ya nada puede ser como antes,
no como antes de soñar despierto,
no como antes de pasar distantes,
no como antes, de hallar lo cierto.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

25 de julio de 2012

No me dejes, amor

Voz: Beatriz Salas 
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/ 



No me dejes, amor;
que no se quede en un sueño nuestra noche;
que el día nos abrace con la misma pasión;
que nuestra ilusión no sea sólo fantasía;
y no se pierda la esperanza y el amor.

No me dejes, amor;
que tus labios y los míos sean siempre uno;
que la noche sea día y el día noche;
que no dejemos de soñar despiertos, amor;
que nuetra fantasía no sea sólo recuerdo;
que nuestro recuerdo sea nuestro día a día;
y nuestro día a día nuestra férrea unión.

No me dejes, amor;
hagamos juntos este viaje,
el viaje, la confianza y el amor;
no me dejes amor, sin tu cariño;
que gracias a ti, amor,
encontré a la vida su sentido.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

PARA BEATRIZ SALAS Y RUTH GUMIEL


Voz: Beatriz Salas



PARA BEATRIZ SALAS Y RUTH GUMIEL

Aparecisteis como ángeles en mi vida,
como estrellas que dejan una gran razón,
como amistades que dicen verdades,
como diamantes que guardo en mi corazón.

Rozasteis mi alma tan desesperada,
apagasteis tormentas de rayos con ilusión,
encendisteis la esperanza tan buscada,
dejasteis de lado el miedo y la desesperación.

Ahora, soy yo quien halla vuestra llegada,
quien siente agradecimiento del calor;
ahora soy yo quien, sin apenas silencio,
desea llegar a vosotras con todo amor.

Sin vuestra presencia, Beatriz y Ruth,
está página no sería la que ahora es;
sin vuestro arte, vuestra calidad humana,
nada de esto habría podido llegar a ser.

Sois vosotras, Beatriz y Ruth, sin dudarlo,
quienes habéis hecho que haya despertado,
quienes con vuestro don, vuestra compañía,
hacéis que esta página esté llena de vida.

Ahora, soy yo, mis queridas Beatriz y Ruth,
quien de corazón estoy muy agradecida,
quien valora sin dudarlo vuestra sinceridad,
quien os desea para siempre la alegría.

Mas mis palabras, ya sabéis qué son,
no son sino reflejo de mi corazón,
corazón del que formáis ya parte,
y nadie podrá ya dejaros aparte.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

TE QUIERO ... AMOR

                                                  Voz: Beatriz Salas 
http://rbproduccion.blogspot.com.es/



TE QUIERO ... AMOR

Quisiera encontrarte, sin prisas,
pausadamente y con alegría;
quisiera abrazarte, quererte,
saber que compartes mis intereses.

Quisiera saberte cerca, tomarte,
que te hallases en mí sin escaparte,
sin tu ausencia, con gran parte,
y poder siempre en mi silencio hablarte.

Quisiera sentir el calor de tu dicha,
y olvidar para siempre mi agonía,
quisiera sí... tenerte en mi corazón,
y que de mí no te escapes sin razón.

Quisiera sí, eso que el alma anhela,
eso que tiene un nombre con letras,
eso que se quiere hallar con razón,
y no es otra cosa sino el gran amor.

Quiero tenerte amor, en mi corazón,
que camines día a día en mi interior,
que no me dejes, pues sin ti nada soy,
y allá donde te halles, hacia ti iré yo.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.


24 de julio de 2012

Aunque...

 Voz: Beatriz Salas 
http://rbproduccion.blogspot.com.es/

Aunque...


Aunque te levantes cansada y sin fuerzas,
aunque creas que la vida es rutina sin novedad,
aunque creas que no existe una palabra amiga

¡Abre las puertas de tu corazón!
no las cierres de forma hermética,
porque el mundo somos muchas personas
y todas, todas, iguales no son.

Aunque las palabras hieran tu vida,
y hagan frío tu corazón;
aunque en tu día a día haya desdichas,
alguien a tu lado desea tu ilusión.

Aunque no encuentres a tu lado una mano,
y se haga muy lejana la esperanza y el amor,
aunque creas que todas las puertas se cierran

¡Escucha, mira, siente, grita!
que, aunque no te lo imagines,
tus palabras y sentimientos, en algún sitio,
son recogidos con el corazón.

Aunque no veas una luz en tu camino,
aunque no sientas ganas de ni siquiera hablar,
aunque no sientas ni fuerza para mirar,
no dejes de pensar que en algun lugar,
en algún momento de esta vida,
una persona, aunque sea desconocida,
por ti vela y hacia ti dirige la energía.

Aunque sientas un gran vacío en tu vida,
aunque creas difícil el seguir la lucha,
no dejes de seguir el camino,
porque en algún lugar que no conoces,
hay personas que por ti esperan tu dicha.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

23 de julio de 2012

Mis sueños

 Voz: Beatriz Salas 
http://rbproduccion.blogspot.com.es/


Mis sueños

Mis sueños se realizarán
cuando en el mundo no haya guerras,
cuando haya niños sin llorar,
cuando la mujer no sufra maltrato
y no haya pobres ni maldad.
Mis sueños se realizarán
cuando despierte con la paz en la tierra,
cuando los lazos de amistad sean realidad,
la sinceridad sea el camino
por el que se guíe la humanidad.
Mis sueños se realizarán
cuando la amistad sea verdadera,
cuando la mentira y la violencia mueran
cuando nazcan el amor y la humildad.
Mis sueños se realizarán,
cuando vea reir al que llora,
acompañado al que sólo está,
y la riqueza sea gran fortaleza.
Mis sueños se realizarán,
cuando el dinero no sea riqueza,
sino la grandeza de un corazón,
un corazón que esté lleno de paz y amor.

Autora: Rosa María Villalta Ballester

22 de julio de 2012

FLOR



Voz: Beatriz Salas 
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/ 





 Flor

Aquella semilla ha brotado
y ha nacido una pequeña flor.
El agua le da la vida,
y el sol le da el color.

En la noche, la luna la alumbra
y la brisa, suavemente la mece.
Flor que emanas dulzura,
cariño y esperanza.
Tú eres el eco del silencio;
el reflejo de mi alma;
el símbolo del triunfo;
la verdad sin engaño.
Tú eres lo bello de la naturaleza.

La abeja se asienta en tu seno
cuando llega la primavera;
y es en esta etapa del año
cuando dejas que te vean,
tal como tú eres,
perfumada y bella.

Después te escondes,
porque es el adiós a la hermosura;
pero, otra vez, otro año,
vendrás con tu belleza,
para alegrar la primavera.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

21 de julio de 2012

Instantes

 Voz: Beatriz Salas 
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/ 


 Instantes

Ahora, únicamente ahora,
estoy contigo y para ti.
No volverá a repetirse este momento,
este instante que escribo, que tecleo.
Ahora, únicamente ahora,
existo y me puedo comunicar,
puedo expresarme en libertad,
puedo dar gracias por tu compañía,
y porque conmigo tú estás.
Pero no siempre surge este sosiego,
este placer de poderme comunicar,
ese calor que siento a tu lado,
ese don de poder dar.
Son estos instantes, estos momentos,
los que me hacen reflexionar,
para poder hacer de mi día a día,
en cada instante
un momento vital.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

Tú decides


Voz: Beatriz Salas 
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/


 Tú decides

Vuela tan alto como quieras,
despliega tus alas y déjalas libres.
No temas al vuelo alto o bajo,
teme quedarte sin emprender el vuelo.
Nunca es tarde para comenzar,
siempre hay tiempo a iniciar un camino,
reiniciar una búsqueda, salvar un obstáculo.

Ahora , sólamente ahora, decides tú,
pues el tiempo también vuela sin cesar,
y es ahora, en este preciso momento,
cuando me dirijo a ti;
me dirijo hacia ti porque sé que estás ahí,
porque estás al otro lado de la pantalla,
esperando quizás una palabra amiga,
quizás una palabra de ánimo,
quizás no precises de nada,
quizás tan sólo decirte, que estoy aquí.

Ahora, en este preciso momento,
estoy contigo, estoy a tu lado,
y no quiero dejar para mañana decirte,
que te quiero a mi lado.

Y ahora, eres solamente tú,
quien decide si quieres estar conmigo.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

20 de julio de 2012

HOY DESPIERTO DE NUEVO




Hoy  despierto de nuevo,
quiero pensar que el ahora,
el momento puede cambiar,
que, como un flor, revive,
y puede su fragancia dejar.

 No es el sol quien me ilumina,
sino la sinceridad, no el deseo,
el placer de sentir la gran dicha,
de con gran compañía contar,
de seguir huellas en mi soledad.

 Nueva madrugada, desasosiego,
tal vez lucha para el remedio,
mirar al frente y no el recuerdo,
dejar la melancolía, el silencio,
hallar la serenidad, el esfuerzo.

 Amor, paz, ilusión, tal vez sueño,
quizás algo inseguro, imperfecto,
algo que la cabeza haga levantar,
pensar que la desdicha puede pasar,
y la esperanza exista, tenga su lugar.

 Y, sí, hoy despierto de nuevo,
sin saber el porqué, sin merecerlo,
tal vez con el pensar inseguro,
con la acción relegada por miedo,
con el corazón latiendo y sintiendo.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester