Seguidores

30 de noviembre de 2012

EL TELÉFONO


Tantos años hace que naciste,
que tu importancia tanta tuviste,
con la comunicación por banda,
con la palabra tan deseada.

Tú, sí, has hecho y haces milagros,
que las distancias sean escasas,
y de las oportunidades, enseñanzas,
del silencio, una puerta a la esperanza.

Tú, ahora que todo el mundo te lleva,
ahora que ya no es sólo un privilegio,
sino la apertura al mundo y a la calma,
el atino para aliviar la duda, la llaga.

Tú, que brindas oportunidades,
que haces que la soledad se vaya,
que haces que una palabra sea calma,
o que divague en el pensamiento y alma.

Tú, que suenas sin quererlo,
donde al otro lado hay alguien esperando,
quizás seas el remedio para salvar distancias,
el camino inequívoco para unir desconfianzas.

Tú, que estás en todo momento,
que gritas y llamas cuando las lágrimas saltan,
tú, que se te toma o no de la mano,
al creer o no que es lo acertado.

Tantos años hace que naciste,
y aun hoy sigues renaciendo y renovándote,
para acercarte cada vez a las personas,
porque, a través de ti, la unión es realizada.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

28 de noviembre de 2012

EL ABISMO


El abismo es inseguro,
pues no se halla el final,
mas en el precipicio,
es posible el salto total.

Ya no existe esperanza,
ya se marchó la seguridad,
mas el adiós a la confianza,
ayuda a dejar la vitalidad.

Ya  ... de nada las promesas,
ya ... un mundo mejor irreal,
ya hora de usar las reservas,
que apaguen este mundo ideal.

Ya  ... la luz dejó de ser llama,
ya ... el amor en mí se apaga,
mas no existe ya la calma,
de pensar con lógica, sin llaga.

Ya no existe templanza,
ya se marchitó la voluntad,
mas el adiós a ver andanza,
ayuda a ver la gran oscuridad.

El abismo, sí, el gran abismo,
está en poder decidir mi sino,
pues no deseo sino dejar camino,
ni dar paso ni un sólo suspiro.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

ALGÚN DÍA


Algún día, no sé cuándo,
cuando la sinceridad esté a mi lado,
cuando la vida sea algo grato,
cuando la serenidad llegue de grado,
cuando el corazón no esté enojado,
cuando el alma sea verdadero regalo,
algún día,  ...,  pensaré que vivir es sano.

Algún día, no sé cuándo,
cuando aprenda a no abrirme de llano,
cuando deje de sentir rechazo,
cuando sienta que hay una mano,
cuando llegue la luz que no ha llegado,
cuando retome el día sin ser amargo,
algún día, ... , el momento será tomado.

Algún día, no sé cuándo,
cuando el calor deje el verdadero llanto,
cuando la brisa de la alegría toque mi mano,
cuando la confianza sea el primer plato,
cuando el despertar no sea nada ingrato,
cuando el sentir sea algo nada apartado,
algún día, ..., soñaré en el día inesperado.

Algún día, no sé cuándo,
cuando las ganas de vivir no sea forzado,
cuando levantar no signifique rechazo,
cuando la voluntad tenga significado,
cuando la fe o creencia esté de mi lado,
cuando la vida no sea algo equivocado,
algún día, ..., el deseo puede ser logrado.

Algún día, no sé cuándo,
cuando el interés hacia la vida consumado,
cuando el pasar por pasar sea pesado,
cuando lo bello pase a ser un hecho raro,
cuando el dolor sea lo que está de mi lado,
cuando las lágrimas surjan y rueden sin paro,
algún día, ..., la muerte me dé por fin su mano.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

27 de noviembre de 2012

SI EXISTIERA LA VERDAD


¿Existe la verdad?
¿Existen las palabras y nada más?
¿Existe la esperanza de a algún lugar llegar?
¿Existe la fantasía o mejor mirar la realidad?

¿Existe la verdad?
¿Existe el amor y el cariño sincero,
o tan sólo un bello recuerdo en el pasar?
¿Existe la transparencia en el  cristal?

¿Existe la verdad?
¿Existen los sueños hechos realidad?
¿Existe la seguridad de no caer en el mal?
¿Existe el temor a no querer despertar?

¿Existe la verdad?
¿Existe la alegría y la claridad,
o tal sólo el lúgubre son de la vida sin más?
¿Existe el deseo de transformar la maldad?

¿Existe la verdad?
¿Existe la serenidad de poder confiar,
o tan sólo una tenue caricia de posibilidad?
¿Existe el impulso del bien y no el mal?

No sé si existe la verdad,
sé que perdí la esperanza sincera de lograr,
perdí aquello que tanto tiempo ansiaba,
y encontré, sin buscarlo, heridas por curar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

¿QUÉ ES LA VIDA?


¿Qué es la vida?
¿Quizás un pasar sin sentido?
¿Algo que se consume sin más?
¿Ansias, alegría, tristeza, serenidad?
¿Algo que se desea o se tiene por amar?
¿Algo que no se escoge pero se halla al despertar?

¿Qué es la vida?
¿Acaso respirar, comer, existir?
¿Algo que se tiene que preferir?
¿Deseos, sueños, tal vez elegir?
¿Algo que se prolonga más allá de su surgir?
¿Algo más allá que el simple hecho de sufrir?

¿Qué es la vida?
¿Un puzzle que hay que componer?

¿Acaso una obra de teatro en la que leer?

¿Acaso fingimiento o realidad que prever?
¿Un dulce sueño en el que mejor no deshacer?

¿O algo que va más allá del pensar, de nuestro ser?


¿Qué es la vida?
¿Puede ser una duda, algo que hay que rehacer?
¿Tal vez una huella, algo que hay que seguir sin temer?
¿O acaso una nube gris en el que color no se puede ver?
¿Tal vez la fantasía de aquello que no se puede tener?
¿O la alegría de respirar y el corazón latir otra vez?

¿Qué es la vida?
¿Son instantes, momentos, que no se pueden prever?
¿Es el presente, ni pasado ni futuro, cada refugio ser?
¿Es el escondite del corazón que permite tal vez creer?
¿O tal vez la mirada del alma para poder así ver?
¿Tal vez la unión del corazón y el alma en todo su querer?

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

26 de noviembre de 2012

ALGUNOS DÍAS


Algunos días la vida parece acabarse,
como si faltara hasta el aire,
pero respiramos, sentimos, seguimos,
aunque no aparezca el sol,
aunque la esperanza acabe terminándose.

Algunos días los sueños son absurdos,
como si nunca fueran a realizarse,
como un pasar nada rotundo,
como las olas del mar al romperse,
aunque la realidad sea irreemplazable.

Algunos días las fuerzas flaquean,
nuestro humor parece resquebrajarse,
nuestro pasar como si nada ocurriese,
pero  esperamos, vivimos, existimos,
aunque parezca que nada pueda cambiarse,
aunque los instantes tiendan sólo a acumularse.

Algunos días el corazón parece forzarse,
el alma intenta el mejor suspiro para ilusionarse,
pero se cae, se aprende o no, se detiene,
aunque ya nada ilusione la mente para alentarse,
aunque sólo la vida sea un mero despertarse.

Algunos días ... algunos días, la gran mayoría,
la ilusión no sabe dónde hallarse,
la unión se desata y la bondad pierde importancia,
la ficción y el sueño pasan a desmemoriarse,
y sólo el palpitar del corazón es lo que renace.

Algunos días ... algunos días, la gran mayoría,
la estabilidad, no se sabe dónde buscarse,
el dolor y el llanto parece que se unen sin descanso,
aunque el duelo sea apagar cada minuto,
aunque el reto sea salvar tan sólo un mínimo instante.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


25 de noviembre de 2012

CULPABILIDAD


Cometo fallos, espero perdón;
no tengo fe, ni tan siquiera don;
tengo miedo, es mi condición,
aquel que quiera, mi devoción.

Tengo errores, no virtudes;
tan sólo deseo mejorar mi situación;
peor es sufrir el dolor,
de ver cuánto yerro sin razón.

Cometo fallos, espero cambio;
morir deseo ahora en este rato;
tengo que existir, ese es el trato,
mas no puedo más, con este llanto.

Tengo errores, no ilusiones;
tan sólo vago en este mundo sabio;
mas no deseo ya vencer ningún reto,
pues mi paz está fuera de todo supuesto.

Cometo fallos, espero comprensión;
mi debilidad me impide actuar con decisión;
mas no busco ya ni tan siquiera el perdón,
mas ya sólo deseo mi paz interior.

Tengo errores, no ya elecciones;
tan sólo yerro por no saber ni quién soy;
mas la llaga me invade todo mi corazón,
ni tan siquiera tengo ya deseos del hoy.

Cometo fallos, espero tiempo y espacio;
quizás a alguien dejé sin aliento,
quizás fue por falta de saber y no por deseo;
jamás por voluntad y mucho menos anhelo.

Tengo errores, no ya cuestiones;
tan sólo intento sanar mi mente y mi mal;
mas con el alma en la mano y el corazón latiendo,
jamás dejaré por mi mente pensar en sanar.

Comento fallos, ya nada puede cambiar;
mi interior, destrozado, ya no puede curar;
mas no deseo ya emprender un caminar,
pues nunca ya dejaré de pensar en el mal.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

EL PRESENTE


Hoy me vuelvo a despertar;
existe el presente, sí,
aunque no me guste,
aunque no desee lo actual.
Existe el ahora que no busco,
la realidad de no saber actuar.

Hoy me vuelvo a despertar;
el ahora es quizás lo que cuente,
pero a mí me da exactamente igual,
el principio de un nuevo y largo día,
el ahora de un camino sin meta ni lugar.
el inicio de una nueva espera sin más.

Hoy me vuelvo a despertar;
el presente supone tomar iniciativas,
el presente supone estar activa sin más,
mas yo, desde mi quimera, en silencio,
espero que el día pase pronto, su final,
espero que mi corazón alcance la paz.

Hoy me vuelvo a despertar;
¿qué hacer de este día sin alegría?
¿dónde reside la esperanza , la bondad?
¿a qué lugar llegar desde mi soledad?
¿dónde hallar una luz cuando la oscuridad,
a mi corazón ciega, y nada se ve ya ?

El presente es este momento, ahora,
ahora que pienso y existo sin más,
el presente es volver a nacer de nuevo,
aunque ello me cueste esfuerzo total,
aunque mi alma esté hundida y fracasada,
aunque mis ganas no nazcan y sea sólo final.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

24 de noviembre de 2012

DIAS DE TORMENTA


El sol no desea salir,
la oscuridad acontece,
y el miedo, vuelve a surgir.

¿Dónde está la luz,
dónde la paz y el matiz?
¿Dónde están los colores,
que a mi alma hagan reír?

Los truenos son tremendos,
los relámpagos me hacen sufrir.
¿Dónde está el camino hallado
que, ahora, sin pausas, morir?.
¿Dónde está esa, la hermosura,
de la amistad y amor repartir?

Se las llevó el viento, en su pasar,
al igual que la gota de lluvia al llegar.
Se las dejó la oscuridad tan penosa,
en su largo e intenso despertar.

¿Hacia dónde mirar ahora,
si lo lúgubre es el único mirar?
¿Hacia qué objetivo moverse,
cuando un rayo parte el alma sin más?.
¿Cómo enfrentarse al vacío,
a la soledad y también a la inmensidad?

Ahora... en la tormenta... nada se ve igual.
Ahora... tras la misma... ya nada será,
pues la intensidad de mis huellas,
nada dejan en su pasar,
pues lo que antes era bello,
ahora no es mas que un sueño fugaz.

Ahora... en la tormenta... lucha no ha lugar.
Ahora... en plena tormenta... dejo mi vida pasar.
Ya nada me motiva ... ya sólo despierto sin más.

¡Ojalá que este día sea el principio de mi final!.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

22 de noviembre de 2012

YA NO DESEO


Ya no deseo pensar,

ni tampoco confiar,

ni sentir la falsedad.


Ya no deseo llorar,

ni tampoco soñar,

ni siquiera despertar.


Ya no deseo esperar,

ni tampoco errar,

ni siquiera probar.


Ya no deseo cambiar,

ni tampoco caminar,

ni seguir un suspirar.


Ya no deseo mirar,

ni un paso solo dar,

ni siquiera respirar.


Ya no deseo, no,

no deseo llaga sanar,

ni abrir el alma más,

ni unir calma y paz.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

19 de noviembre de 2012

CUANDO NO EXISTE ESPERANZA


Cuando se pierde la amistad,
cuando la sinceridad no es mirada,
cuando la sonrisa no existe,
cuando la tristeza amenaza,
cuando sólo existen palabras,
cuando no hay sino quimera...
¿para qué promesas y esperanza?.

 Cuando el amor y el cariño no se halla,
cuando todo es falso, la creencia mata,
cuando el sol ya no alumbra,
cuando la oscuridad es ciega y sin gana,
cuando existe sólo la desdicha,
cuando ya nada alumbra, el alma,
¿para qué agotar las horas, la añoranza?.

 Cuando el pesar subyace,
cuando tan sólo hay pena y lágrima,
cuando nada se tiene, mas que palabras,
cuando no hay rumbo, a la deriva la calma,
cuando nada hay en este mundo, sólo daga,
cuando la falsedad es quien ríe la mañana,
¿para qué alargar la vida si nada siente el alma?

 Cuando la fe ya no existe,
cuando tras creer existe sólo desgana,
cuando no hay clavo al que cogerse,
cuando la lucha es vana y la saciedad gana,
cuando la deriva es inmensa y no se siente ya nada,
cuando el equilibrio no existe y emerge la desgana,
¿para qué seguir luchando si nada hay cercano?.

 Cuando se deja creer y se halla la soledad,
cuando la vida es dura y sólo existe la falsedad,
cuando no hay luz en el camino mas que la crueldad,
cuando la esperanza se fundió en un sueño,
un sueño del que era mejor no despertar,
¿para qué seguir soñando si nada será real?.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

16 de noviembre de 2012

CAMBIAR SE CAMBIA


Cambiar se cambia, porque la vida es inmensa,
porque la naturaleza es divina y el amor no cansa,
porque se busca la mejoría y se intenta hallarla,
porque el hábito o rutina hacen morir la energía.

 Cambiar se cambia, pues la edad no es fija,
pues el tiempo pasa y así nuestra forma de vida,
pues la niñez se lleva pero se vive y no se margina,
pues nos enseña nuestro pasado y lo que se imagina.

Cambiar se cambia, ya que actuar tiene su caricia,
ya que pensar y soñar no son algo que pasen deprisa,
ya que el tratar de llegar a una meta tiene una dicha,
ya que no alcanzar los sueños es seguir una fantasía.

Cambiar se cambia, porque el día y la noche anidan,
porque las horas pasan, y el momento es lo que cuenta,
porque pasar sin actuar es hacer sin huella dejar,
porque no hacer nada es morir por propia voluntad.

 Cambiar se cambia, pues la tormenta cesa, el sol sale,
se abren puertas y se cierran otras pues la edad lo hace,
se mejora o empeora si se deja correr el tiempo que yace,
se aprovecha cada instante en dar pasos y no lamentarse.

Cambiar se cambia, sí, pues aunque la desconfianza sale,
aunque el cielo esté gris y la soledad y la tristeza nacen,
aunque no se tenga la fortuna de la paz hallar constante,
se sigue cambiando, pues cada nuevo suspiro, vida adelante.

Cambiar se cambia, pues se llora, se ríe, se despierta,
subyacen penas y alegrías, se siente que es lo importante,
se despierta un nuevo día, se alimenta de nuevo la acción,
mas no haciendo nada, se cambia tan sólo con el corazón.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

11 de noviembre de 2012

¿Quién soy?, me pregunto


¿QUIÉN  SOY?, ME PREGUNTO

¿Quién soy?, me pregunto,
¿tal vez un alma solitaria y ciega,
cuya mano ansía ser asida y volar?,
¿qué espero de esta vida,
sino tan sólo a la verdad llegar?.
¿qué encuentro espero y deseo,
que tanto y tanto me hace soñar?.


 ¿Quién soy?, me susurro,
¿cuál es mi riqueza, mi oportunidad,
el cariño sentido que no puedo dejar?,
¿a quién me dirijo si mentira no sé dar,
a quién confiar mis miedos y mi caminar?,
¿qué puedo esperar de esta vida,
que un día es triste y otro, ... vuelve a brillar?.


 ¿Quién soy?, me cuestiono,
¿tal vez alguien que no aprendió a volar,
alguien que en silencio vibra en la noche,
y cuya luz tal vez te haga a ti brillar?,
¿tal vez ese silencio esperado,
cuya compañía te hace suspirar?.


 ¿Quién soy?, me detengo,
¿inspiración tan sólo y nadie sin son,
tan sólo alguien que en este difícil mundo,
todavía piensa en la palabra amor?;
¿presencia sin esencia, alguien que duda de su yo,
alguien que tal vez equivocada,
yerra y yerra sin darse cuenta de su error?.


 ¿Quién soy?, me repito,
¿tal vez el amor hecho vida que un día nació,
el ser que alguien quiso traer a una vida,
llena de circunstancias y tiempo y acción?.
¿tal vez alguien errante que duda,
que sigue y se cuestiona su interior,
alguien que algún día dejará huella,
o tal vez sea tan sólo alguien que nadie halló?.


 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester