Seguidores

15 de febrero de 2013

LA MONTAÑA


Yo quise subir a una montaña,
pero en su ladera me quedé o estoy,
quizás porque no toque llegar a la cima,
tal vez porque en ella ya no haya ilusión.

Yo quise subir a  una montaña,
pero caí en el intento de llegar a su fin,
quizás porque el fin sea la subida misma,
tal vez porque el fin sea seguir y seguir.

Yo quise subir a una montaña,
y quiero por qué no llegar a ver su matiz,
poder saborear de cada pedazo de tierra,
oler el monte y no poner pegas para subir.

Yo quise subir a una montaña,
aunque esfuerzo cuesta en su ladera seguir,
pues obstáculos y pegas hay en su camino,
quizás porque la vida sea salvarlos y ver el fin.

Yo quise subir a una montaña,
pues en ella veo el reflejo de vida asumir,
al principio, en su pie, la infancia desnuda,
y más tarde la ladera que exige madurez.

Yo quise subir a una montaña,
aunque su cima será ya el fin de mi fe,
pues la cima es el final del camino, la llegada,
y en ella sólo queda disfrutar y la vida acabar.

Yo quise subir a una montaña,
aunque quizás en la ladera me quedé,
tal vez no he subido lo suficiente,
para darme cuenta que existe belleza y saber.

Yo quise subir a una montaña,
y tal vez sin fuerzas lo hago sin un porqué,
quizás porque sea eso la misma existencia,
para saber que su subida es un inmenso placer.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

7 comentarios:

Lichazul dijo...

la anáfora usada cumple su misión y es condicionante para la voz hablante y el desarrollo del texto

felicitaciones, un abrazo grande

Dulce dijo...

Montañas hay por todos lados, algunas más grandes, otras no tanto, algunas más accesibles, otras que parecen imposibles. Al menos que no quede por intentar.

Besos dulces y feliz fin de semana.

Cristina dijo...

Llegar a la cima de una montaña es como conseguir un logro y sueño por cumplir... muchas veces debemos sortear muchos obstáculos y el camino se hace lento y difícil, pero no imposible.
Hermoso post mi querida Rosa, te dejo un fuerte abrazo, bonito fin de semana!

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Nos puede costar subir a la cima, pero la satisfacción de Haberlo conseguido será nuestra mayor recompensa.
Preciosos Versos.
Abrazos.

OZNA-OZNA dijo...

Esta amiga te visita para desearte con inmenso cariño feliz fin de semana y para darte infinitas gracias por siempre obsequiarnos bellas y sensibles letras. Muchos besinos. ♫♫•*¨*•♫♫

Claro de Luna dijo...

La vida va cuesta arriba como una montaña que subir.. muchas veces depende con qué zapatos caminemos para poder llegar a la cima.
Profundos y hermosos versos.
Afectuoso abrazo.

Ceciely dijo...

Querida Rosa María…lo importante y grandioso está en el intento…el placer está en la escalada, pues lo maravilloso está en el instante en que subes la montaña, en esa ilusión y aunque no logres llegar a la cima, disfrutaste en su ascensión.
El camino es ese, perder el miedo y avanzar. Ya vendrán otras caminatas y otras montañas. Continúa con la ilusión.

Muy bonito y sincero poema, filosofía es la vida.
Un abrazo y buen fin de semana.