Seguidores

20 de marzo de 2013

UNA PEQUEÑA LUCECITA


Hoy estoy triste. Me despierto con la sensación de no saber qué hacer, cómo ayudar, cómo dirigir mi vida.

La tristeza no es algo que me guste compartir pero cuando es quien me acompaña, cuando la sonrisa no sale, cuando la tormenta cubre todo mi ser, no puedo transmitir mas que el miedo que me acompaña.

Tengo miedo sí, miedo a vivir, a seguir viviendo, a no saber cómo afrontar el día, a no estar al cien por cien, ni tan siquiera quizás al diez por ciento.

¿Cómo evitar ese miedo? ¿Cómo hacer que desaparezca el desasosiego y la intranquilidad ante no saber afrontar las circunstancias que se presentan?.

Ya sé las metas han de ser cortas. El problema es que a veces no sé ni que metas plantearme es como sentir un vacío, como que ya nada tiene sentido.

Quizás, si tuviera fe me ayudara, pero la fe es como el cariño, ni se compra ni se vende; se siente o no se siente.

Ahora tengo algo que antes no me acompañaba y es la confianza. Confío en ciertas personas, no en todas; a veces mi sensibilidad y fragilidad me hace confiar en casi todas quizás por necesidad, quizás porque la soledad que me acompañaba me hacía ser vulnerable a cualquier gesto de cariño y confianza.

Ahora, en mi poca experiencia no así en edad, me doy cuenta que me falta madurar, que cometo errores, muchísimos errores y que de ellos no me he sabido levantar.

También sé que no puedo ser dependiente de nadie, que la vida es mía y que soy yo quien la dirijo, pero cuando no se tiene norte, cuando se va a la deriva, una persona por instinto, se aferra al salvavidas que se le ofrece por no perder la vida. Sí, y digo bien instinto. Pues yo he estado en verdaderos momentos de querer perder la vida e intentarlo y quizás ese instinto que se tiene de salvación ha hecho que me aferre a la vida aunque siga sintiéndome sin valía ni meta a conseguir.

Y sí, sé que no puedo ser dependiente de nadie pero lo soy. Lo soy por mi poca valía, porque nada soy ni valgo. Quizás mi objetivo sea empezar a ser yo misma. ¿Quién soy?. ¿Qué papel desempeño en este planeta, en este enorme mundo que cada día pierde los valores en los que yo me basaba?.

Sí, perdí mi fe; pero adquiero confianza en personas que me hacen bien, en amigas que me ponen frente a frente en mi día a día, que me hacen levantar porque es cierto que estoy despierta y que debiera estar contenta por ello.

Sin embargo, ahora, hoy, tengo pánico; pánico de vivir, de enfrentarme a este día. La inseguridad y el miedo me vencen, no puedo evitarlo. Soy como una frágil lucecita que al poco viento que haga se apaga.

Sí, tengo miedo, pero a pesar de todo, intento con esta pequeña luz, aunque sea pequeña estar al lado de quien necesite esa energía que tengo o que me queda. Nada me haría más feliz que alumbrar un alma, un corazón con mi pequeña lucecita.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

10 comentarios:

Rosana Martí dijo...

La vida nos orienta y nos enseña, ir aprendido de los errores y ayudar con nuestros conocimientos, maduramos según las realizaciones que vayamos obteniendo.

Muchos cariños amiga mía.

Ramón María Vadillo dijo...

¿Quién dijo miedo? Nada temas amiga mía, es una perdida de tiempo, un hermoso tiempo para disfrutar de lo mucho que nos queda por vivir y disfrutar, al mal día buena cara. Ánimo y hoy haz algo que te guste sin mirar atrás ni a nadie, hazlo por ti y como dicen por ahí, por que tu lo vales y punto. Abrazo

Lichazul dijo...

sentir miedo es parte de estar vivo
es el resabio de nuestros ancestros que nos hace mantener en alerta

la vida es un incierto absoluto
cada día es un reto

abrazos

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Rosa Mª, te comprendo, y bien lo sabes.El miedo nos paraliza y no nos deja ver el Norte.
Te dejo un regalo
PONTE EN PIE


Vive el amor prisionero
en un corazón cansado,
aletea en sueños primero,
luego, le se hace pesado.

La mente, se tiñe de cierzo,
la voluntad, un río helado
y la ilusión se tiñe de negro
dejando en blanco lo pensado.

¿Por qué? Porque es humano.
Más no desestime lo anhelado.
¡Ponte en pie! te doy la mano
no temas, que estoy a tu lado.

Pon un sólo deseo certero
y lucha siempre por lo deseado,
que a pesar de tu invierno
te des cuanta de lo equivocado.

Amigo, de ti mismo prisionero,
¡Ponte en pie!, pinta tu sueño dorado,
no te hundas en el pozo de cieno,
levanta el alma a Dios invocando.

Sé ciprés, erguido al viento,
amante del amor enamorado.
ten un bello pensamiento
y volarás de cierto a lo más alto.

Con ternura tu amiga
Sor.Cecilia

Maruja dijo...

El sentir miedo es parte de la vida misma. Guarda tus miedos y ¡¡¡Vive!!! Un beso amiga.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como decía un pensador británico:
"El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma".
Hay que soltar el miedo y alumbrar con esa lucecita a quien lo pueda necesitar cuando se sienta a oscuras.
Abrazos y besos.

Carmen Real dijo...

hola mujer te estoy leyendo y lo que te pasa con los miedos a veces me pasa a mi

un beso enorme, te sigo

Claro de Luna dijo...

Rosita...tú estás cansada, tienes que cambiar de ambiente, salir de viaje con buenas personas, caminar mucho pero por lugares de sol, de naturaleza, impregnarte de la vitalidad del agua, de la montaña, del mar, flores, bosques, todo eso es vida , no temas ten ánimo no dejes que se apague esa lucecita que te quede y llávasela a un anciano de algún asilo, se sentirá feliz y tú más. Siempre alguien te acompaña aunque no lo veamos así. Las personas buenas siempre son amdas déjate querer y cuando vengan los miedos relájate respira profundo varias veces y espanta el temor con la mejor imágen que te guste: una puesta de sol, el mar,...
Espero no haberte dado la lata, te estimo mucho para verte así
Recibe un gran abrazo

Dulce dijo...

Todos necesitamos esa pequeña lucecita, esa ilusión que ilumine los días, un propósito para levantarse a diario y pueden ser diversos según las personas. Descubrir el tuyo, saber qué es aquello que te mueve interiormente es el desafío y eso es únicamente personal. Espero lo encuentres.

Besos dulces.

*Luna de Medianoche dijo...

Hola coraozn asi es esa lucecita siempre nos acompaña por muy mal que estemos muy hermoso
un beso
Feliz dia de la Poesia