Seguidores

7 de abril de 2013

UNA PIEDRA


Una piedra puede ser el principio de una alegría,
el fortalecimiento de un miedo que se tenía,
el gesto constante de la alegría,
el gusto por la vida, el sereno son de la dicha.

Una piedra, puede ser algo más que dureza,
puede ser el don de amar y su energía,
el estar al lado de lo que realmente se admira,
el suspiro, el amanecer, el dolor y también ira.

Una piedra, es el comienzo de una garantía,
el salir de la oscuridad nada de utopía,
el silencio, el alma, la reacción, la delicia,
el canto hacia el amor, o quizás un buen día.

Una piedra puede ser el cimiento de una vida,
el obstáculo para el temor y tener valentía,
la riqueza, la pobreza, siempre en armonía,
la paz, el respeto, tal vez heridas.

Una piedra, en una mano, es obsequio y delicia,
es tacto, es suavidad, tal vez invadida,
es clamor y dolor, es … ¡tanta simpatía!,
es pequeña o grande según su primacía.

Una piedra es recurso, es belleza si se mira,
es curiosidad o tal vez pase a ser reliquia,
es ternura, siempre que al corazón se dirija,
es pureza, naturaleza, ¡quizás,  fría y fija!.

Una piedra, es color, ¡tantos como se elija!,
es determinación, pues ella nació sin vida;
es ocasión, pues en nuestras manos acaricia,
es carencia de afecto, pues en ella ¡no hay vida!.

Una piedra, puede convertirse en fantasía,
cuando con ella se crea toda rebeldía,
cuando se saca toda desilusión y cobardía,
cuando por fin se tiene esperanza y no prisa.


Una piedra, …, sí,  una piedra, aunque sea chiquita,
puede ser el verdadero espejo del alma y de dicha,
puede ser quizás, no sólo ornamento … sino energía.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester 

5 comentarios:

Lichazul dijo...

hay guijarros que no nos dejan avanzar cuando se meten a lo calzado
no importa si son montañas o son migas de greda
somos mineral historia entrelazada

las piedras son y serán libros abiertos y nos sobrevivirán


abrazos y buena semana

Cristina dijo...

Mientras te leía pensaba justamente en la energía que poseen las piedras.
Me fascinó tu post,te dejo un fuerte abrazo y te deseo un hermosa noche!

Yashira dijo...

Una poesía llena de vida para ese ser inanimado.

Un abrazo.

Dulce dijo...

Interesante visión, encontrar tanto en algo que suele ser signo de nada.

Besos dulces y feliz semana.

Ceciely dijo...

Una piedra me habla, me escucha, me reprende, me enseña, me acaricia, me transmite su energía…derroche de emociones compartes en tu poema Rosa María…muy sabio.
Abrazos y buena semana.