Seguidores

8 de mayo de 2013

ACEPTACION Y REALIDAD


Es mejor no llorar y aceptar la realidad. Es mejor seguir luchando, salvando los obstáculos que nos impiden ver con claridad.

¿Un amor que no es real? ¿Para qué luchar por él si no existe de verdad?

¿Llorar por alguien que por ti no tiene ninguna sensibilidad? ¿Esperar a que llegue esa persona que reír te haga al final?

No. La vida hay que vivirla según nos llega, según nos despierta cada día.

¿Vale la pena seguir tras de alguien que a tu lado no desea estar?

¿Intentar seguir un camino que por derroteros te va a llevar?

En el amor no se manda. El amor llega o no llega. No pienso que el amor se halle buscándolo sino no rechazándolo.

Cierto es que si uno no se quiere a sí mismo quizás no pueda recibir ese calor que tanto anhela, pues en principio, es uno mismo el pilar de todo, la base de todo.

No creo que nadie deba cambiar por nadie, para gustar, para hallar en esa persona el amor añorado. Uno ha de ser uno mismo y ser aceptado tal como es tanto en su imagen como en su interior.

Sería falso y desastroso dejar de ser uno mismo para gustar, para hallar amistad o algo más íntimo e ideal.

El amor es un ideal. Un anhelo por hallar la felicidad. Y ¿existe la felicidad?

Término abstracto y amplio que no tiene una definición particular.

Cada uno de nosotros encuentra la felicidad en su interior, en algo que no es material. algo que no se puede medir, ni comprar ni pagar.

Y, ¿dónde está la base de la felicidad? ¿dónde se halla la paz, la satisfacción personal? ¿Acaso no es esto el principio de la misma o el camino hacia la armonía y el placer por la vida?

Y la paz interior y la satisfacción personal comienza por aceptarse a uno a sí mismo, sin máscaras, sin tapujos y plantearse metas, proyectos realizables, a corto plazo, para así poder sentirse bien y poder caminar con paso firme y decidido sin esperar nada a cambio salvo el propio goce.

El que espera algo a cambio, no da, no camina, se estanca. El que espera algo a cambio no se realiza como persona porque siempre está a la espera de una respuesta que, en caso de no darse, acaba por derrotarle.

La única respuesta al cariño, al amor, es el propio placer individual. El llegar a una meta, aunque sea corta que haga seguir dejando huella para que otros puedan caminar. El que camina sin esperar nada a cambio deja profundas huellas que no tienen precio ni tiempo.

Nada hay que esperar cuando se da esperanza, sinceridad, cariño; cierto es que somos personas y que, como tal, somos receptoras de respuestas que pueden ser placenteras o desagradables. ¿De qué depende esto? Eso ... ya no es cosa de uno sino de la veracidad o falsedad del otro y que desee una vida en armonía o una vida nada sana y egoísta.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

8 comentarios:

Claro de Luna dijo...

"La medida del amor es amar sin medida"...sin trabas, sin sometimiento, un amor perdura en la fidelidad y esperanza en el otro en su sinceridad.
Muy Hermoso texto.
Profundos pensamientos.
Un afectuoso abrazo

Rosana Martí dijo...

Un bello escrito amiga mía, las cosas se dan sin más, sin esperar nada a cambio, con el cariño, el amor y la amistad que concede esta gracias.

Un inmenso abrazo lleno de toda mi ternura.

elisa lichazul dijo...

el amor vive en cada uno de nosotros

lamentablemente las personas siempre tienden a comparar y a medir

el amor es amor


abrazos

Marina-Emer dijo...

querida Rosa te deseo feliz semana con cariño y gracias por tu comentario
besitossssssssssssssssss
Marina

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Es mejor notar la Realidad que evadirla.
En cualquier caso; el Amor sabe mejor cuando es sin medidas ni precisión...Infinito.
Precioso.
Abrazos y besos.

antonioe dijo...

pero también es... fuente de sentimientos que nos hacen ser... a veces felices y otras... un poco melancólicos. un abrazo.

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA
GRACIAS POR VENIR A LA HORA DEL TÉ A COMPARTIR ALGO DE MIS VIVENCIAS EN LAS LETRAS QUE DEJO PARA TODOS, MIS SENTIMIENTOS VAN EN ELLAS.
BESOS.

SIEMPRE HAY QUE LUCHAR POR LO QUE AMAMOS HASTA QUE SOLOS NOS DAMOS CUENTA DE QUE NO VALE LA PENA. SOMOS UNICOS E IRREPETIBLES, SOMOS VALIOSOS

Cristina dijo...

Yo te agradezco las palabras publicadas, creo que muchas veces sin darnos cuenta dejamos mensajes extraordinarios para quienes leen.
Me encantó pasar por tu sitio y llevarme letras tan reflexivas.
Abrazos miles.