Seguidores

5 de mayo de 2013

MEJOR ERRAR QUE NO CAMINAR


Algo interior me dice que necesito un cambio radical, un giro de trescientos sesenta grados, algo que desconozco pero que no es mi situación actual.

Mi vida, más bien mi sola existencia, ha sido muy limitada, he estado pasando los años, los minutos sin más, sin ningún tipo de valor o ilusión.

Ahora, aunque sea mayor, tengo ganas de despegar las alas, de volar, sí, unas alas que cortaron por el miedo, la inseguridad, la incertidumbre, unas alas que piden su vuelo alzar.

¿Soy egoísta por querer volar? ¿Acaso es malo una nueva vida querer probar?

¿El amor? Quizás exista, puede ser que sí puede ser que no. No es ahora lo que más me inquieta sino el mero hecho de despegar, de ser yo misma, de rumbo tomar.

¿Qué hay de malo en ser yo misma? ¿Acaso lo he sido alguna vez?

Sí, temo cambiar pero al mismo tiempo lo deseo. No sé qué va a ser de mi vida,  qué pasará mañana. Sé lo que pasa ahora, en este mismo momento y ahora solo me acompaña la tristeza y la amargura.

¿Errar? ¿Cómo voy a hacerlo si siempre he vivido hiperprotegida y con acechos de temor y poca valía?

Ya no. Ya decido cambiar. Tengo un trabajo seguro, o al menos hasta el momento; ya sé que hoy en día es el mejor regalo del cielo, que no debo quejarme y además doy gracias por ello; sin embargo, ¿de qué me sirve tener dinero si no soy yo misma, si no puedo decidir por mí misma, si no puedo ser libre?

El dinero, el trabajo, no es que es importante, es importantísimo; pero más importante es tenerse a uno mismo; si se pierde este valor, si se está sumiso a una vida que no es la que te agrada por temor a hacer mal, por no poder decidir, por no poder tan siquiera elegir, ¿alguna cosa tiene valor?

Ahora, sumida en el más profundo derrotero, pues sé que quiero, qué deseo, pero no sé si dará lugar, me pregunto cuáles son mis sentimientos, cuáles son mis valores, cuando no he sido yo misma durante muchísimos años, sino una persona enganchada al miedo, al desconocimiento, a la falta de experiencia.

Ahora sé qué deseo, que prefiero errar y caer y volver a levantar que estar en mi línea continua sin caminar, sin probar, solamente dejándome llevar por el temor y la inseguridad.

Para aprender supongo que hay que probar, que caminar, que elegir; ése para mí es la verdadera madurez, saber elegir o querer elegir. Sin elección, sin ilusión, sin prueba, la vida es algo sin sentido y sin valor.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

8 comentarios:

Chelo dijo...

Inténtalo, aunque te equivoques estas en tu derecho de volar en libertad.

Una reflexion que se puede hacer extensible a muchas personas.
Un abrazo

Carmen Real dijo...

Rosa, vive no tengas miedo que el miedo paraliza, tomá vuelo con tus deseos y pensá que todo te será dado.Yo tengo una historia de vida muy triste y sigo, adelante con todo, mi familia tiene graves problemas y sigo....se puede te lo aseguro, toma aire, reza, aprende el control y verás que se puede.
Besos enormes y fuerza amiga
Carmen

elisa lichazul dijo...

buenas reflexiones, no hay peor camino que el que no se hace
así que adelante


abrazos y feliz semana

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Nunca es tarde para abrir las alas y comenzar a volar por otras atmósferas, por otros cielos y llegar a destinos sin fijar...Precioso Post.
Abrazos y besos.

Idolidia Glez dijo...

Muy bello lo que has escrito lo has redactado de una manera sutil y noble.
Pienso que en la vida no todo es color de rosas,que aveces uno anda caminos que no quiere o simplemente porque te acomodas a una situacion hasta que te das cuenta que deceas ya desviarte y hacer y ser todo lo que has querido. Es algo que es normal que pase. Pero ahora es normal tambien que decidas volar. que pienses en ti porque tu tambien eres hija de Dios y el te quiere ver feliz.

Mucha suerte y un abrazo.

Claro de Luna dijo...

Si Rosita intenta emprender nuevos derroteros bajo tu propia libertad y decisión, al comienzo puedes tropezar pero la fe, voluntad y perseverancia ganarán...después nada detendrá tus decisiones.
Un muy fuerte abrazo amiga y a volar.

Kasioles dijo...

Querida amiga: Mientras tengamos vida, todo puede ser alcanzable.
Cada uno de nosotros tiene que aprender, pero de nada nos sirve la experiencia de los demás, somos nosotros los que tenemos que formar nuestra propia experiencia de vida. Si te equivocas, piensa que no debes desfallecer, sigue adelante, es la única forma de encontrarte a ti misma.
Te deseo mucha suerte en ese nuevo caminar por los senderos de la vida.
Cariños en el corazón.
Kasioles

Ceciely dijo...

"Camino se hace al andar" querida Rosa María. Excelente decisión! Vas a convertirte en un "Juan Salvador Gaviota"(R.Bach)…te recomiendo este libro.
Feliz semana y suerte.