Seguidores

3 de junio de 2013

EL REFLEJO DE LA VIDA

Foto de Internet

Reflejar la vida es aprovechar cada instante en lo más mínimo, no importa lo grande o pequeño que sea, por muy insignificante que sea. Morir no es solamente dejar de respirar, que el corazón pare de latir. Morir es rechazar la vida, existiendo simplemente sin adorar un rayo de sol, una hoja de un árbol, un niño llorando o riendo, el aire que se respira, el cielo, el mar...

Nadie es mayor ni nadie está muerto hasta que se deja realmente este mundo. Está en nuestra mente, en nuestro pensamiento el hecho de ser mayor o viejo, el sentirse cansado, harto, inútil, ...

La vida se nos da, no la elegimos. Puede ser por amor, por error, por lo que sea, pero estamos en este mundo.

Y cada uno de nosotros, somos únicos e irrepetibles; nadie es igual a nadie. Para lo que uno es felicidad o alegría, para otro supone tristeza, esfuerzo, cansancio...

Cada uno es dueño de su propia vida, es fácil de decir; sin embargo, es bastante difícil este pensar, esta verdad, pues la vida es inmensa, tiene muchas facetas, muchísimas y cada cual ha de saber cuál escoger y cuál puede dominar.

El sentido de la vida lo da cada uno en su andar, en su mirar, en su escuchar, en su interpretar. La vida es la misma para todos. Una planta es la misma para todos, un árbol es el mismo para todos, un animal, una persona es el mismo para todos... sin embargo, cada uno escoge esa parte, interpreta con su mirada, con sus sentidos, esa vida.

Y la cuestión es, ¿por qué una planta es ilusión para una persona y para otra es insignificante? ¿por qué una misma persona es simpática para una y antipática para otra? ¿por qué ante una misma circunstancia cada persona reacciona de una manera diferente?

Nada hay más complejo que el ser humano. ¡Cuán difícil es!

La vida es difícil, el ser humano es difícil, vivir es difícil y morir también lo es. ¿Hay algo fácil? ¿Por qué la vida y el ser humano son tan complejos?

Pero lo que sí es absurdo es estar muerto en vida, ver que corren las saetas del reloj sin aprovechar sus segundos, sus instantes.

La felicidad no sé si existe, ¡es algo tan complejo de definir y obtener!; sin embargo, es ¡tan hermoso disfrutar de una mirada, un gesto, una compañía, incluso de la soledad!

Cada uno de nosotros somos el reflejo de la vida y cuanto más dichosos seamos, más hermosa será ésta.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

6 comentarios:

Beatriz Salas dijo...

Qué maravillosa reflexión en un día como el de hoy en que cumplo años. Me hago una en tu expresar y agradezco que me hayas hecho pensar en todo ello.
Un abrazo muy cariñoso.

María dijo...

Me encantó tu reflexión en éste lunes soleado de primavera.

Un besazo.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Es cierto, somo Reflejos de la Vida y nuestra alegría transmitirá colorido e ilusión.
Preciosa.
Abrazos y besos.

Claro de Luna dijo...

Muy bella reflexión sobre la vida...me ha gustado mucho.
Un fuerte abrazo
Linda semana par tí
Cristina

Marina-Emer dijo...

gracias rosa Maria que te gusten mis versos los tuyos tambien me gustan ...hoy entro en este otro espacio pero tienes bonitos blogs
besitos
Marina

elisa lichazul dijo...

reflexiones y reflejos bípedos
eso somos

abrazos