Seguidores

19 de junio de 2013

LA COMPLEJIDAD DE LAS PERSONAS


¿Qué decir de las personas? ¿Cómo entendernos? ¡Somos tan complejas! ¡Cuántos errores se pueden cometer sin darse uno cuenta, aprendiendo quizás de ellos o tal vez jamás percatarse de ellos!

Se dice que la vida es un continuo aprendizaje, un aprender de los errores; pero, tal vez, el peor y el mayor error sea no darse cuenta o no saber cómo reaccionar frente a una situación convirtiéndola en fallo.

¿Cómo saber qué hacer frente a una determinada situación? En muchas ocasiones he oído y leído que la persona está dotada de los mecanismos suficientes para hacer frente a la realidad. Yo no soy entendida, todo lo contrario, quizás por ello ponga en duda esa afirmación. El afrontar una realidad, una determinada circunstancia requiere saber, requiere también querer; pero en mi opinión uno puede querer pero no saber y ahí es donde existe una rivalidad. ¿Qué es lo que hace que unas personas sean más frías que otras? ¿Qué mueve a una persona altruista frente a otra egoísta?

Quizás sea por mi ausencia de fe que no encuentre respuesta a ello. Admiro a las personas que la tienen que creen en algo superior que les da fuerza y vigor, que les ayuda a elegir y a mantenerse firmes.

Cuando una persona actúa de una determinada manera a una situación, ¿por qué lo hace? ¿si no está satisfecha consigo misma por ello, cómo puede ejercer dicha manera de afrontar una determinada realidad?

¿Qué hace que unas personas realicen bien las cosas y otras no, si no es la voluntad la que manda? ¿Acaso la voluntad está siempre presente en la persona o se toman determinaciones por miedo o falta de experiencia o causalidad?

Cuando se yerra sin voluntad, ¿por qué ocurre? ¿se aprende siempre de los errores o es una cruz que la persona ha de soportar?

¿Por qué el amor o la falta de él? ¿Por qué los sentimientos o la falta de ellos?

Sí, las personas somos muy complejas, muy difíciles de comprender. No somos solamente un conjunto de carne y hueso sino la complejidad de sentimientos, voluntad, fracasos, éxitos, temores, valentía, ....

Y creo que lo mejor para comprender a una persona es la empatía, el ponerse en el lugar de otro. Y hasta eso es complejo pues ¿cómo ponerse en lugar de otro cuando uno mismo no es capaz de entenderse a sí mismo?

La empatía en un paso importante pues es algo que permite ver el mundo desde el punto de vista ajeno o, por lo menos, un intento de ayuda por conseguir su comprensión.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

7 comentarios:

Dulce dijo...

Interesante reflexión nos presentas, creo que la empatía es importante y también la consecuencia en palabras y actos. La sinceridad, ser siempre tal cual eres en todo lugar y con todos. Conocerse a si mismo es una tarea primordial para poder llegar a conocer al resto y medir las acciones del resto, no se puede pedir lo que no se da.

Besos dulces.

elisa lichazul dijo...

sin duda , cada quien es un mundo dentro del universo humano
abrazos

Kasioles dijo...

Querida amiga: Sólo venía a visitarte para agradecer tu cariñoso comentario ¡cuánto lo necesito en el día de hoy! Es muy grato sentirse arropada y querida, muchas gracias.
Pero no he podido remediar la tentación de leer tu escrito.
Cada persona es un mundo, nadie reúne todas las virtudes ni todos los defectos, cada uno de nosotros somos un mix de todo ello.
Cada persona dispone de una fuerza interior para afrontar situaciones adversas, pero esta fuerza no es igual para todos, unos son más fuertes y no sólo salen airosos de las adversidades, aprenden de ellas y se hacen mucho más fuertes.
Otros, por el contrario, les cuesta mucho tiempo afrontar dichas situaciones y tampoco salen fortalecidos de ellas.
El peor caso es cuando la situación te supera, no sabes como hacerle frente, necesitas ayuda y por desgracia, a veces se cae en una profunda depresión.
Tu tema es apasionante, se podría formar un coloquio de lo más enriquecedor.
Mi consejo sería aceptar a las personas tal cual son, con sus defectos y virtudes, quererlas mucho y te sorprenderás al comprobar que el amor es capaz de hacer milagros.
Te dejo mi cariño sincero en ese dulce corazón.
Kasioles

Claro de Luna dijo...

Pienso Rosita que cada persona como tú afirmas somos diferentes , distintas habilidades , intereses , destrezas, y tal situación permite desenvolverse en el día a día...algunas acertamos . otras más o menos , o ninguna...en este últim caso queda en manos de la persona con que interactuamos ,si acepta , es decir ,si es empática y comprende la realidad de aceptar las equivocaciones o errores del otro como algo netamente humano, la situación se hará más llevadera...esto conlleva también que nosotros reconozcamos que cometemos errores , nos equivocamos , no acertamos a las cosas , y sufrimos por ello . porque somos críticos de nosotros mismos o pensamos que los demás lo harán..por donde irnos entonces ?..no hay receta ..cada uno debe aceptarse a simismo como es y poner en juego todas sus mejores habilidades ,destrezas , deseos , ....quererse más ...y así confiar en nuestras fortalezas frente a situaciones que nos complican.
Un fuerte abrazo
Cristina

Cristina dijo...

Es una reflexión intensa y muy inteligente Rosa, lo cierto que es que en cada uno de nosotros existe un mundo interior único e irrepetible y todos reaccionamos de diferente manera ante las situaciones de la vida... lo perfecto no existe... eso es lo único seguro.
Un placer leerte, te dejo un fuerte abrazo!

Chelo dijo...

Muchas preguntas que para mi son dificiles de responder.
Ayer tuve que explicar el por qué habia organizado un evento y lo único que se me ocurrio decir es que habia hecho lo que me habría gustado que hiciesen conmigo.
Por lo demás tengo tantos interrogantes como tú.
Un abrazo

Beatriz Salas dijo...

Qué gran reflexión! Cómo te comprendo y comparto tus dudas y preguntas! En realidad, si te sirve la opinión de un ser lleno de preguntas como tú, actuar con el corazón en la mano pese a cualquier opinión y sinceridad, a veces, aunque duela. Así me gusta para mi misma en mi relación con los demás. Todo mi cariño y admiración.