Seguidores

20 de septiembre de 2013

CON VOLUNTAD




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Si se pierde la esperanza, ¿qué queda?
Si se pierde el amor, ¿dónde se llega?
Si se pierde la confianza, ¿qué se espera?
Si se pierde el valor, ¿cuál es la meta?

Las heridas con el tiempo cicatrizan;
la belleza cada cual la embelesa;
la ternura es necesaria por naturaleza;
el corazón late mientras amanezca.

No hay que temer el intento realizado,
sino no levantar al caer y seguir el paso;
no hay dolor más profundo que se tenga,
que el rechazo del hombre y el fracaso.

Es duro entregar el alma y tener tristeza;
cerrar los ojos y no ver lo que te rodea;
tener vida y no aprovecharse de ella;
perder instantes que son novedad inmensa.

Si se tiene miedo, ¿cómo se desecha?
Si se siente dolor, ¿dónde dejar la pena?
Si se pierden momentos, ¿acaso se recuperan?
Si se da sin nada esperar, ¿acaso hay tristeza?

Nada hay que no se cure sino con el amor;
no hay mayor pena que quedarse sin acción;
no hay mejor regalo que soñar con ilusión;
nada más enriquecedor que la belleza del corazón.

Aunque no se pueda, huella se va dejando;
aunque no se quiera, la vida se nos va pasando;
aunque no se entienda, el cariño es el mejor regalo;
aunque la perfección sea, la voluntad va ganando.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

6 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Rosa María.
Muchas e interesantes preguntas en este tu bello poema, algunas veces encontramos las repuestas, otras las llevamos dentro y no las vemos, de todos modos la vida no es siempre un jardín de rosas y todas estás preguntas afloran en nuestra mente, gracias.
Un abrazo y un buen fin de semana.
Ambar

elisa lichazul dijo...

introspectivos versos Rosa
y es que la vida es una feroz y encarnizada competencia en todos los planos existenciales


buen fin de semana
abrazos

Anna Soler dijo...

¿En cierta manera que nos queda amiga?
Un beso

Anna Soler dijo...

¿En cierta manera que nos queda amiga?
Un beso

Mistral dijo...

Cuántas verdades y belleza encierran tus versos, Rosa.

Un saludo y feliz fin de semana

Julie Sopetrán dijo...

Cuando se pierde tanto... habrá que volver a nacer. Un hermoso poema para meditar. Besos y feliz fin de semana.