Seguidores

5 de octubre de 2013

ALGO PASAJERO



 
 
 
 
 
 
 
 
Quizás, cuando llueva, mi corazón cambie,
cuando se apacigüe la tormenta que estalla,
cuando sólo un son bello acaricie el alma,
cuando halle la ventura que fue rota y sana.
Quizás, cuando amanezca, el sol salga fuera,
para ver la claridad de ideas que se niegan,
para advertir que a la vida sin querer se llega,
para sentir en cada uno de los poros su belleza.
Quizás, cuando muera, algún corazón llore,
tal vez sea una marcha ya tan fielmente ciega,
tal vez calle la mente que ferozmente riega,
tal vez amanezca la vida que ahora se niega.
Quizás, cuando sienta, oscuridad compañera,
por un amor que no llega y que mana sincero,
por un vacío que silencia la vida completa,
por un dolor que no cura ni esperanza deja.
Quizás, cuando crea, sea la confianza entera,
sin tapujos, vacilaciones, con esperanza llena;
sin humillaciones, falsedades, sin gran pena;
sin  tiempo, sin distancia, sin tristeza siquiera.
Quizás,  cuando suspire, sea de placer inmenso;
o de melancolía acumulada a lo largo de tiempo;
o de ternura inmensa al sentir el alma contento;
o de dureza y agonía por vivir y estar muriendo.
Quizás, cuando anhele, sea abandonar encuentro;
soledad sometida tras años de intentar vuelo;
realidad amarga que aprieta como si fuera hielo;
frialdad conseguida por querer y obtener freno.
Quizás, cuando mi existencia sea recuerdo,
cuando ya nadie recuerde ni un paso que di ciego,
cuando ya no exista dolor ni tristeza inmenso,
tal vez, perdure algún paso que di por algo bueno.
Quizás, cuando ya no retorne ni exprese silencio,
cuando ya nada haya que ver en el firmamento,
cuando el corazón y el alma al fin cierren puerto,
entonces, tal vez, alguien halle en mí algo pasajero.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

 

3 comentarios:

elisa lichazul dijo...

un poema que deja abierta la posibilidad a que todo ello ocurra o no
el sujeto poético recorre los escenarios hipotéticos

buen fin de semana para ti también
abrazos

Dulce dijo...

Mientras exista ese quizás habrá esperanza de concretar lo esperado.

Besos dulces y buen fin de semana.

andré de ártabro dijo...

Esa mente que ferozmente riega
Y nazca la vida que ahora ciega
Y pase ese amor que parece que no llega y esa oscuridad que parece y permanece , tal vez solo es preciso abrir ventanas y abrir puertas.
Tú ya sabes que tus pasos dejan huella, y en el firmamento también estás tú, yo le pude tu nombre a una estrella.
Espero que la nostalgia y la melancolía dejen pronto paso a las vivencias que te pueden aún producir todo lo que te queda y lo que está por llegar .
No dejes que pase en vano.

Besos llenos de ilusión y de esperanza.
André