Seguidores

5 de octubre de 2013

CUANDO MEJOR CALLAR



 
 
 
 
 
 
 
 
¡Ay del amor que no viene,
o que llega y después se va!
¡Ay de la alegría perdida,
o no hallada jamás!
Y si el amor llega a deshoras,
y si el corazón está por dar;
y si la alegría deja sus horas,
y si llegó y se fue sin llorar.
Mas no importa el silencio,
no importa tampoco la soledad,
pues se nace quizás con ayuda,
pero se muere sin nadie luchar.
Y desde la voluntad, la dicha;
desde la duda, la intranquilidad;
desde la cima, se va bajando;
desde la pérdida,  vacío hay.
Y con el corazón y el alma,
callo para dejar mi paso dar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

3 comentarios:

andré de ártabro dijo...

A veces dices cosas tan bellas con tanta naturalidad que como la naturaleza resultan preciosas. Reflejos de lo que llevas dentro.
Besos.

María dijo...

A veces, es mejor dejar que hable el corazón con sus latidos.

Muy bella tu poesía.

Un beso.

Mistral dijo...

Me emocionaste, Rosa.

Saludos