Seguidores

15 de octubre de 2013

INMENSO AMOR

 
Así es, amor mío,
aun en el lecho juntos, te quiero;
más allá de la duda, de la ternura;
más allá del éxtasis y la madrugada.
Yo deseo amor, apagar mi fuego y llanto;
ser no sólo pasión sino más allá de lo imaginado.
Así, es amor mío,
eres mi amante, mi refugio, mi testigo;
mi piel con piel y mi más extenso legado
Eres la estela que deja con su jugo,
ese nudo que en mí hierve tan anhelado.
Sí amor, te necesito, te amo;
mas no deseo sólo tu cuerpo y el deseo,
mas no soy sólo entrega que pasa de largo.
Más allá de lo que imaginas y yo recelo,
más escondido y aceptado nuestro consuelo;
y no deseo sólo yacer junto a ti cuerpo a cuerpo;
esa mirada tuya que profundiza querer mi sexo;
esas manos llenas de ternura que tocan mis senos.
Y con la luz apagada, o al comenzar la tarde,
no importa a qué hora amor, no es importante,
tú y yo, nos mantenemos unidos en el instante,
fusionando ambos nuestros cuerpos ardientes,
que cada día nacen desamparados y deseosos.
Mas yo amor, busco más allá de ti ;
busco en tus besos algo que no es silencio,
y hallo aquello que se siente y no se detiene,
que no requiere tiempo ni espacio, sino que es duradero.
Tú, aunque pareces distante, eres dulce y tierno;
acaricias suavemente mi piel recorriendo sin prisa tu miembro,
susurrándome hermosas cosas que no son algo pasajero,
demostrándome tu sencillez, tu calidez y gran talento.
Y ya en el lecho, cuando se funde sed, pasión, fuego,
yo te pido más amor, mas tú me das todo tu cuerpo;
mas tú me dejas hallar mis saciedades con gran tiento;
mas yo jadeo, tú me lames mientras ambos nos corremos,
no importa el tiempo amor, importa nuestro acierto;
importa que tú y yo, unidos, vemos el universo.
Y es que amor, cuando amo y me amas, nos detenemos;
no, no para el tiempo; hacemos de él algo inmenso;
tú y yo somos a la vez promesa y sustento;
nadie nos detiene, nadie nos apaga,
somos pasión y a la vez una sola llama;
espíritu que se enciende cada nuevo despertar;
dos cuerpos y no objetos que se buscan fusionar:
hay algo que enciende nuestros encuentros,
nuestras voces, nuestros deseos.
Hay algo más allá de un suave y amado gesto,
de esa caricia tan suave que apaga tristeza, surge llama;
esos besos, esos susurros que tanto y tanto calman;
algo más allá de nuestro roce que se denota puro y sigiloso,
algo que no se expresa en palabras, que está en el alma;
algo que no se apaga con el placer y que dura no importa la razón.
Así es mi amor, nos queremos, nos hallamos;
y nuestra unión será duradera o no en función de la confianza,
mas ahora nos sentimos unidos por la pasión, por la esperanza;
mas es el corazón repleto de ternura quien goza y no se aplaca.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

 

5 comentarios:

Claro de Luna dijo...

Todo un bello poema pleno de versos donde se entrelaza la sensualidad, la pasión y por sobre todo perdura en el amor que lo es todo ....
Un abrazo
Cristina

Lapislazuli dijo...

Hola Rosa, me asombro tu poema y me gusto. Con exquisita pasion
Abrazo

Luna dijo...

Buen día, Rosa. Una entrega total, más allá de la piel.

Como Lapislazuli, asombrada.

Saludos.

Rosana Martí dijo...

Así debe de ser mi querida amiga, cuando dos personas se aman.
Precioso.

Besos.

Boris Estebitan dijo...

Hola, saludos cordiales y feliz Viernes, un gusto pasar por tu gran blog, te invito de forma cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mio titulado “Espera por mi”, seguimos en contacto, estupendo fin de semana. Felicitaciones, tienes una linda colección de poemas, hoy leí 4 poemas tuyos :)