Seguidores

11 de octubre de 2013

LLEGÓ EL OTOÑO



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Llegó el otoño,
las hojas caen, las lágrimas;
los suspiros, las esperanzas.
Cae también el interés,
la meta a que arribar el alma;
la ternura que al corazón sana.
Llegué tarde,
tal vez para empezar de nuevo;
para rememorar algo bueno;
para intensificar lo bello.
Continúan pasando los días,
tal vez decaimiento inoportuno;
los sones que producen errores;
pasos indecisos e imprecisos,
que dan lugar a inquietudes.
Sí, llegó el otoño;
con sus sinsabores y lamentos,
con sus secas hojas en el suelo,
con la aventura de llegar a puerto.
Y con él, llegó el estío su término;
tal vez templanza y constancia,
o quizás, un estado de ignorancia;
mas todo tiene para sí su término.
Y llegó el hábito y la lucha,
llegó el silencio que se oculta,
la mirada hacia el frente inconclusa,
el pensar en una vida pura y madura.
Mas llegó también la constancia ,
el día a día que pasa y no acaba,
el despertar sin pensar en el mañana,
ya que es hoy cuando dejo mi alma blanca.
Llegó el otoño,
y con él también la ignorancia,
y con la ignorancia la voluntad,
ésa que da paso a una mejor estancia.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

4 comentarios:

Mavi en blanco dijo...

La luz en otoño es irrepetible, mágica, austral y linda.
Ama el otoño cálido y suave.
feliz fin de semana.
besitos
Mavi

Lapislazuli dijo...

nunca es tarde querida amiga
Busca la belleza del otoño
un abrazo

Rosa Mª Villalta dijo...

Gracias Mavi por tus letras.
Abrazos. Rosa.

Rosa Mª Villalta dijo...

Muchas gracias Lapislázuli, quizás el otoño me dé sus razones.
Abrazos. Rosa.