Seguidores

11 de octubre de 2013

LUZ APAGADA




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El corazón late sí; pero no siente.
¡Qué triste su latir y su renacer!
¡Cuánta pena que no sabe salir!
Los días pasan innecesariamente,
sin un son que les acompañe,
sin un sueño que les altere,
sin una ilusión que les embelese.
Nada hay tras las palabras bellas,
tras falsedades que son necedades,
tras pasos sin huellas ni edades,
tras metas que no son concretas.
No hay amor si no hay presencia,
si hay lejanía, brevedad y distancia,
si la tormenta no aplaca insistencia,
si no hay cercanía ni tampoco latencia.
El corazón late sí; pero dolor tiene.
¡Qué pena su sentir y su despertar!
¡Cuánto pensar para su latir dejar!
La soledad es muy mala consejera,
tan solo al alma y corazón se deja,
pues nada ni nadie se acerca,
a quien para su pasar hay tristeza.
¡Cuánto dolor de la poca humanidad!
¡Cuán triste es sentir la falsedad!
Las acciones tienen consecuencias;
el amor puede tener respuesta o no;
al alma le llega la calma con la razón;
mas las piezas de un vida destrozada,
pueden encajar si la compañía encaja.
Se puede hallar la muerte existiendo,
dejando pasar momentos sin saberlo,
matando los minutos al dejarlos vano,
sin probar, tratar al corazón animarlo.
¡Sí, morir en vida no es algo raro!
Sin adiós ni dolor que dejar al humano,
consciente de que la vida se pierde,
pues sus piezas rotas nada ya sirven,
pues aquello nada bello debe ser retirado.
Nada hay ... nada soy ... nada hago,
tan solo un desecho demasiado apagado.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

 

10 comentarios:

andré de ártabro dijo...

No es necesario morir para no estar viviendo y eso se nota que lo sabes.-
A mi hubo momentos de juventud en que perdí el sentido de la vida hasta que aprendo a vivir cada instante , oler una flor, contemplar y devolver una sonrisa o una mirada, que ahora veo cientos cada día y antes no era capad de ver nada que no fuera la fea redondez de mi ombligo . Ahora te comprendo y te siento y sé hasta donde puedes llegar ¡Si quieres!
Enciende la llama de todo lo bello que llevas dentro y a crecer el yo (tu yo) en los otros.
Besos

Belén Rodríguez Cano dijo...

Rosa, cuánto desánimo latiendo en tus versos.
Sí. El corazón puede latir sin sentirse vivo pero, mientras continúe latiendo, la esperanza de revivir es real; sólo hay que querer renacer para que el milagro se lleve a cabo.
Precioso.
Besitos.

Maruja dijo...

Rosa, me encantan tus versos cargados de melancolía. Feliz fin de semana amiga.

Julie Sopetrán dijo...

Mientras te quede el ánimo no dejes de escribir, a mi me gustan tus versos, y ellos nos salvan de los desamores, de la apatía de vivir. La Poesía es nuestro mejor amante, ella nunca te será infiel. Tienes que revivir y mirar tantas cosas buenas que te rodean... te envío un fuerte abrazo.

Lapislazuli dijo...

Querida Rosa, cuanta tristeza, aun asi sus versos son maravillosos
Un abrazo

Rosa Mª Villalta dijo...

Mi querido y admirado André, gracias por estar a mi lado y por su acertado comentario. Es difícil, pero necesario.
Abrazos. Rosa.

Rosa Mª Villalta dijo...

Muchas gracias Belén Rodríguez eso tendré que hacer. Agradezco tu presencia y tu compañía.
Abrazos. Rosa.

Rosa Mª Villalta dijo...

Me alegra que te guste lo que escribo. Intentaré no fallarte.
Abrazos. Rosa.

Rosa Mª Villalta dijo...

Aquí me tienes Julie, te hago caso. Gracias por tu compañía y por tan buen comentario.
Abrazos. Rosa.

Rosa Mª Villalta dijo...

Querida Lapislázuli, la autora intetará crear otros poemas que en lugar de tristeza, revelen una sonrisa en quien lo lea.
Abrazos. Rosa.