Seguidores

24 de octubre de 2013

NOS DESEAMOS


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tú y yo nos buscamos, nos queremos,
dos almas que se cruzan sin cesar,
en el pensamiento en la gran batalla,
dos cuerpos que se unen para amar.
Tú y yo nos necesitamos, nos hallamos;
nuestro sello es el son de la verdad;
nuestra pasión, que intentamos paliar,
nuestros besos, caricias sin cesar.
Tú y yo nos tenemos, besos y libertad;
libres del qué dirán y de qué será;
vivimos nuestro momento, bien bello;
fusionamos cuerpos y también edad
Tú y yo nos susurramos, nos excitamos,
tiempo de hacer sueños realidad;
nos tocamos, abrazos, besamos;
sin límites, sin censuras, sólo amar.
Tus besos con los míos se confunden,
nuestro deseo cada vez va a más;
y aun en la distancia nos añoramos,
y aun en el tiempo nos vamos dando.
Tú recorres cada parte de mi cuerpo,
y yo contigo me dejo siempre llevar,
mas dejamos aparte los problemas,
mas hallamos armonía, placer y paz.
Y sí, nos dejamos llevar, cual un sueño;
nos seguimos hasta cada intimidad,
y mayor va siendo nuestro anhelo,
y nuestro goce, éxtasis, un gran pasar
Y sí, amor, nuestro roce es un éxito,
nuestro deseo va siendo nuestro andar;
nuestra velada es intensa y duradera;
y tú y yo, gozamos fundiéndonos sin cesar.
Y sí, amor, nos deseamos, nos amamos,
nuestra mejor medicina es el amar,
nuestro elixir es dejarnos llevar,
y juntos, lograr siempre nuestro gozar.
No nos dejemos amor mío, no cesemos;
nuestros cuerpos se buscan sin cesar,
mas tú deseas mi goce y te afanas,
en lograr con gran ahínco, con deseo,
que llegue a ese orgasmo y a mi gozar.
Mas ahora tú y yo, saciamos nuestra sed;
te hablo mi amor, llego a tu miembro eréctil;
tú gozas amor, y yo me dejo llevar;
no importa la hora ni el lugar ni dónde,
importa que nosotros hallamos nuestra paz.
Tú y yo, nos apoyamos nos necesitamos;
nos amamos cada vez más, nos empujamos;
mas importa amor mío que nos unamos,
mas nuestra soledad por fin hemos dejado.
Tú y yo, amor mío, nos descubrimos, nos dejamos,
mas cada vez es mayor el deseo, el intentarlo;
no importa amor, nuestro silencio nos acerca,
mas amor mío, tú y yo, nos saciamos acurrucándonos.
Amor mío, ¡de qué manera tú y yo nos bastamos!,
recorriendo nuestros cuerpos intensamente,
tocando, lamiendo nuestras zonas más íntimas,
y dejándonos llevar por el goce y la dicha.
Tú y yo buscamos más allá de nuestra mirada,
nos perdemos en zonas insospechadas,
¡ay amor, no deseo perderte, no ceses!,
nuestra medicina, amor, deseo probar siempre.
Nos acercamos cada vez más, nos tomamos,
mas ambos nuestro corazón siempre latente,
busca en ti esa persona que en silencio siente,
mas ambos, vibrantes, pasionales y sedientos,
tratamos de hallar placer y saciar nuestro cuerpo.
Nos seguimos, buscamos nuestro espacio,
más allá de la rutina de sólo tocarnos,
y sí, amor, nos hallamos, conseguimos saciarnos,
pues nos sentimos amor, estamos amándonos.
Así, recorro cada parte de tu cuerpo,
con la intensidad y fuerza del fuego que siento;
mas tú me recorres con tu lengua, con tus labios,
y me penetras profundamente y yo voy dejando.
Nos deseamos, nos conocemos, nos buscamos,
más allá de un simple beso,  piel con piel sudando;
y cercanos cada vez más en nuestro empeño,
nuestra pasión va siendo mayor pues nos amamos.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

3 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Una casi perfecta descripción del amor donde unes sentimientos de erotismo, pasión y dulzura, fundiendo tus versos en una sola palabra "AMOR"
¡Precioso!
Besos.

AMBAR dijo...

Hola Maria Rosa.
Tus letras todas están siempre llenas de amor, que sería de nosotros sin el amor, no existiria la vida, ni la fuente de inspiracion, que nos hace soñar.
Un abrazo.
Ambar

Mayte Dalianegra dijo...

Nada más bello que el sexo con amor, que el deseo con sentimiento. Este poema demuestra que ambas cosas forman el más hermoso regalo de la vida.
Poema sensual y exquisito, Rosa, mis felicitaciones.
Besos y de nuevo, feliz domingo.