Seguidores

31 de marzo de 2013

TODAVIA DURA HOY




Tus besos me dejaron un silencio,
tus manos un inmensos resistir,
tus labios buscaban los míos,
y tan sólo quedaba hacerlos ir.

Tu piel y la mía, acercábanse,
sintiendo los latidos del corazón,
el sudor penetraba en cada poro,
Y la noche dejaba su sentir.

Los pechos, su desnudez,
nada había que nos resistiera,
y cuerpo a cuerpo, sin detenerse,
buscaba más allá de la honradez.

Sí, era fuego y pasión, era todo;
tan sólo yo buscaba algo más,
algo a lo que poder agarrarme,
algo que delimitara nuestra unión.

Y tú seguías con tus manos,
tocándome sin ningún pudor,
y yo seguía notando cada segundo,
el volcán de la satisfacción.

Penetrándonos nos conocimos,
hablándonos sin ningún rubor,
mas no fue una noche de olvido,
fue algo que todavía dura hoy.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

28 de marzo de 2013

SENSIBILIDAD




La sangre fluye por mis venas,
mi piel pide ser rozada suavemente,
mis labios desean la calidez de otros
y, al sentir mi ser, vibro plácidamente.

Es tu mirada la que me provoca,
la que, sin decir adiós, me renueva,
la que, acercándose a mis ojos,
tu piel con mi piel es más que otra.

Es ese susurro el que me arrulla,
ese sentir que todo olvida,
ese roce que tanto me excita,
sí, ese encuentro, que no se olvida.

Es tu mano la que a mi sexo arriba,
la que, sin dudarlo, abre mi vida,
la que, cuerpo a cuerpo sensibilizado,
busca en cada uno lo más deseado.

Es ese anhelo el que me ciega,
ese suspirar profundo tan hallado,
ese respirar que tan rápido llega,
sí, ese éxtasis, que tanto deja.

Es tu deseo por el mío que riega,
el que, juntos, jugando se encuentra,
el que, latido a latido acompasado,
va en cada corazón tan desesperado.

Es ese don tuyo que me hace presa,
ese afán por hallar mi cuerpo delicado,
ese silencio que tras la piel es reflejado,
sí, ese soñar, por hallar el goce consumado.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

27 de marzo de 2013

EL DESIERTO


¡Cuántas veces, aun estando acompañada, me siento tan sola como en un desierto! Hoy me pregunto qué haría, cuáles serían mis prioridades si me hallara en uno de ellos, yo, sola, pequeña frente al mundo, frente a mí misma, frente a mis errores, frente a mis necesidades y sentimientos.

Sin nada ni nadie que me acompañara, ¿en qué pensaría? ¿Tal vez en la ausencia de cariño, en la posibilidad de ser yo misma, auténtica?

Entonces, me preguntaría qué quiero de verdad, cuáles son mis prioridades. Imagino, supongo que me guiaría mi instinto de superación, de salir adelante, de sobrevivir, de fijarme en todo aquello que ahora quizás no le dé la importancia que requiere.

¿Me abatiría como ahora ante la frustración, el desengaño, la pena, la tristeza? ¿O trataría de llegar a encontrar lo que me proporcionara serenidad y sosiego?

Sí, sola frente al mundo, frente a mí misma, comenzando una nueva vida, un nuevo trayecto en el que no cometer los errores ya realizados.

¿Sería más reflexiva? ¿Intentaría salir adelante? ¿O me quedaría parada, inmovilizada sin saber hacia dónde caminar?

La vida es un desierto, sí, un desierto inmenso en el que quizás te cruces con alguien que te dé respuesta a esas inquietudes, o se camine en soledad profunda y sin sosiego alguno.

La soledad es un desierto en el que se desea llegar a un final donde hallar cobijo, o quizás el modo en el que uno se halla sin temer el destino.

El desierto tiene sus inconvenientes, al igual que la sociedad civilizada. Nada hay que sea perfecto.

Vivir en una sociedad en el que apenas se aprecia lo que se tiene es como vivir en un desierto y no ver nada. Se es ciego cuando teniendo lo indispensable para ser auténtico que es uno mismo, su integridad, se busca lo material por encima de la sensibilidad, de forjarse como auténtica persona.

¿Qué seríamos sin las cosas materiales? ¿En qué pensaríamos? ¿Qué nos haría falta?

Nosotros somos ese desierto en el que debemos encontrarnos y darnos una razón de vivir. Cada uno tiene su propio desierto y debe hallar en él las razones inmensas que le hagan ser auténtico y especial.

No hay nadie que nos pueda orientar en ese paisaje, en esa búsqueda, en ese hallarnos; cada uno tiene un corazón, un razonamiento, una lógica.

Encontrarse cada uno en ese desierto, encontrar la llave auténtica de la vida, es el regalo más valioso y auténtico del crecimiento personal.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

24 de marzo de 2013

LLEGAR A AMAR


Sensaciones que se van al mar,
desvelos que no se hacen realidad,
intentos que son principio de bondad,
realidades que afrontar sin esperar.

Principios que se vuelven a retomar,
pasiones inmensas que son serenidad,
recuerdos que fluyen con su capacidad,
ansiedades para tratar de recompensar.

Roturas que se  hacen sin esperar,
esperanza que se convierte en continuidad,
confianza que se toma con la amistad,
verdades para dejar máscaras quitar.

Caminos que llevan a despertar,
huellas visibles que son gran profundidad,
deseos que tal vez no tengas oportunidad,
silencios grabados en el corazón sin llorar.

Fuerzas para llevar a cabo ganar,
debilidades que dejan una gran incapacidad,
planes y proyectos que desean hacerse unidad,
colores inmensos para elegir o seleccionar.

Seres humanos para unirse o acabar,
razas, religiones, fe, que pueden ser igualdad,
espejos que reflejan al hombre su vivacidad,
almas y corazones que expresan su mirar.

Ilusiones que se tienen para comenzar,
paisajes,  idiomas, que solo son fugacidad,
reflejos del olvido que no son felicidad,
llaves, claves y recetas para amor hallar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

23 de marzo de 2013

ACCIONES


Hacer del día de hoy un mejor mañana,
dejar que la alegría o tristeza fluya sin temor,
aprender cada segundo de los errores,
transmitir paz y nunca desilusión;
dejar que la vida penetre y saque lo mejor.

Tener al lado a alguien es una dicha,
quizás mañana la soledad sea el mayor dolor,
decaer es cosa de amar o no la vida,
permitir o no la raíz del corazón;
esperar que el tiempo pase y deje su calor.

Detener el tiempo es un gran imposible,
mas el mejor don es callar y escuchar con amor,
retener en la retina todo lo bueno del día,
desistir del desasosiego y la interrupción;
pensar que el silencio puede cobrar su color.

Rehacer lo no hecho es un buen equilibrio,
pues el tiempo perdona mas allá del rencor,
mantener firme la mirada al frente,
reír si es necesario para retomar acción;
dejar que un suspiro deje todo tipo de temor.

Perder la maldad es algo que deja lección,
ya que nada mejor que subir en el amor,
depender de una palabra no es elección,
sentir el anhelo es algo que cubre sensación;
fantasear que el presente puede ser mejor.

Permanecer junto al ama es algo sin decisión,
ya que cada latido del corazón es gran sabor,
entender al otro es una y preciosa labor,
resistir en el frente tiene su gran decepción;
respetar, amar, llorar, ..., ¡todo tiene su valor!.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


21 de marzo de 2013

YA QUE NO PUEDO ALCANZARTE...


Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos un pequeño don,
el poder al menos abrazarte,
y dejarte gracia y bueno son.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos fuerza y tesón,
el sentir al menos arrancarte,
una sonrisa y el arte de la ilusión.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos cantar esta canción,
el escribir al menos sin cansarte,
una esperanza y querer del corazón.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos voluntad y razón,
el saber al menos demostrarte,
y dejarte huella y un buen timón.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos rozar tu ensoñación,
el compartir al menos un sueño,
y hacerte de él una gran devoción.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos camino y perdón,
el poder al menos acercarte,
y dejarte senda y andar sin presión.

Ya que no puedo alcanzarte,
déjame al menos llevarme la desilusión,
el sentir al menos un despertar sereno,
y dejarte belleza y una gran relación.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

HABLANDO CON EL AMOR

       Voz: Beatriz Salas
                                             Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/
     
HABLANDO CON EL AMOR

Amor, dime hacia dónde te diriges?
Ya sé, hacia la confianza, la sinceridad.
Mas el cariño en el corazón guardado,
hace del presente un inmenso bienestar.

Amor, si estás ausente, ¿Dónde mirar?
Mas el silencio de tu huella es verdadera,
mas el roce de tu mirada es auténtica,
mas no por más buscar se te encuentra.

Amor,  dibújame en el alma el soñar,
haz de este día un hermoso iluminar,
deja a un lado las palabras huecas,
haciendo de los hechos un gran brillar.

Amor, no dejes de este mundo tu pasar,
a pesar de que no se te valore suficiente,
a pesar de que no todos sepamos amar,
a pesar de las carencias tan frecuentes.

Amor, dime,  ¿Estás tú en mi palpitar?
Mas no te hallo, pues estoy ausente,
reflejo tal vez de mi poca fe en sanar,
tal vez el son de un día gris pasar.

Amor, ya sé que el silencio es necesidad,
que a menudo mejor callar que hablar,
que no todo cuanto se dice es la realidad,
que si estás por medio, más fiabilidad.

Amor, tú eres fuerte frente a mi debilidad,
cansada tal vez de esperar sin nada realizar.
Mas ya no intento mas que la compañía hallar,
en este mundo incierto en el que no sé despertar.

Amor,  ¡Ya mis penas no puedo dejar!,
¡La angustia inmensa de perderte de verdad!,
¡El miedo a no hallar algún día la serenidad,
y el dolor inmenso de sólo en mí haber maldad!.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

20 de marzo de 2013

PLAZOS DE TIEMPO

         Voz: Beatriz Salas
       Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/



PLAZOS DE TIEMPO

Plazos de tiempo para soñar,
para salvar murallas insalvables,
para dejar de temer, para amar,
para reflexionar, para hallar.

Plazos de tiempo para volar,
para acortar grandes distancias,
para crecer, para pasos dar,
para avanzar, para saber esperar.

Plazos de tiempo para enseñar,
para dejar huellas inmensas,
para seguir, para impulso tomar
para seguir el camino, para gozar.

Plazos de tiempo para entregar,
para poder llegar a lazos realizar,
para eliminar barreras y avanzar,
para mirar al alma y saber parar.

Plazos de tiempo para valorar,
para vivir el presente sin engañar,
para valorar el momento sin pasar,
para dedicar cada latido en amar.

Plazos de tiempo para suspirar,
para tomar aliento y poder avanzar,
para embellecer la vida con perdonar,
para sentir ganas de querer vivenciar.

Plazos de tiempo para descansar,
para sentir el hálito de la libertad,
para dejar aquello que retroceso dar,
para dar sentido a la vida y no escapar.

Plazos de tiempo para reiniciar,
para comenzar de nuevo y no parar,
para hacer realidad sueños y caminar,
para completar vida sin temor alcanzar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester