Seguidores

30 de julio de 2013

LOS SAUCES





Queridos amig@s. Perdonad mi ausencia por un tiempo pero he estado dos semanas en La Palma y he vivido intensamente unos días inolvidables, días y momentos que voy a llevar en mi corazón.

Si bonita es la isla en sí, más hermosa son sus gentes, llenas de bondad, de vida, de ternura. Os aseguro que cuanto exprese es poco. He sido tan acogida y tan querida que no puedo cuanto menos hacer un escrito de estos días vividos.

En primer lugar mi agradecimiento sincero e intenso a dos personas que voy a llevar siempre en mi corazón: Zeide y Nery. Sí, Zeide que nos abrió las puertas de su casa a pesar de no conocerme de nada y Nery por hacer todo lo posible para que conociera la isla al máximo y la que me abrió también de par en par su casa.

Tanta naturaleza, tanta amabilidad, tan buena gente, os puedo asegurar que me han hecho mucha mella en mi vida; esos "buenos días", "hola", "buenas noches"... tan carentes en estas capitales repletas de contaminación y estrés. ¡Es todo tan distinto! ¡Hay una vida tan diferente! ¡VIDA!.

Sí, mi vida ha cambiado. Quizás, no haya vivido como debiera esos días, no sea o haya sido lo suficientemente agradecida; siento que hay algo dentro de mí, que se ha quedado allí, en tan solo dos semanas, que parte de mi corazón siempre van a pertenecer a esos lugares tan entrañables que me van a ser difíciles de olvidar.

¿Cómo llegué allí? Pues por mi gran amiga y admirada Ruth. No os imagináis cómo ha sido de recibida y querida después de unos años ausente en los que ella sí ha vivido allí y al pueblo de Los Sauces que no dejo de nombrar porque de allí tanta emoción y vivencia.

Jamás olvidaré las emociones y alegría mostradas a mi amiga Ruth, tan querida y valorada, los intercambios de cosas entre la gente de forma generosa y especial.

¿Se puede olvidar algo así? ¿No puede haber un antes y un después tras esta experiencia? Pues para mí sí. Yo, que sentía que la gente pasaba ya de sentimientos y ternura, que no existía lugares atractivos y belleza singular, os aseguro que esta experiencia ha cambiado mi modo de ver la vida.

Ahora ya estoy en la rutina de la capital, de sus gentes tan distantes, de la contaminación, de ruidos y de estrés.

¿Cómo olvidar el canto de los gallos en la madrugada, la salida de sol, los hermosos montes existentes en la isla y la belleza singular de tan bonita isla y de tan hermosas gentes?

Jamás, lo que se dice jamás, pasarán de mi vida estos días. Jamás olvidaré esas personas tan maravillosas y tan divinas. Y no es que no las olvidaré, sino que minuto a minuto y en cada instante, ya las añoro.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

 

13 de julio de 2013

EN PRIMER LUGAR


En primer lugar, se trata de no hacer mal;
de hacer al prójimo lo que te gusta a ti;
de pensar las palabras que se han de decir;
de tratar de causar alegría y hacer reír.
En primer lugar, se hace cuanto hace bien;
se dejan de lado heridas que no puedan sanar;
se realizan las cosas que puedan bien hallar,
se detienen palabras que no pueden cicatrizar.
En primer lugar, se para cuando peligro hay;
se piensan bien las cosas antes de realizar,
se crea ambiente que pueda siempre gustar,
se aleja de uno aquello que lleva a la maldad.
En primer lugar, nada hay como la conciencia;
de pensar siempre mucho antes de hacer cosas,
de rememorar acciones que se pretende ignorar,
de quitar trabas que puedan hacer mejorar.
En primer lugar, hay que pensar antes de actuar,
utilizar la humildad y el cariño para poder amar,
ser consciente de lo que se hace antes de realizar,
perjudicar lo menos posible si se quiere vivir en paz.
En primer lugar, hay distancia si se quiere posar;
existe la bondad sin lejanía tener que utilizar;
ser bondadoso con tan solo máscaras no tomar;
ignorar la maldad si el bien se quiere a un ser dar.
En primer lugar, nada mejor que jamás dañar;
tener como meta la paz y siempre la sinceridad;
ponerse en lugar del otro para así poder ayudar;
cantar el viento y al prójimo lo que para uno desear.
En primer lugar, no hay mejor meta que la serenidad;
mejor proyecto que vida ajena poder mejorar;
mayor satisfacción que alegría siempre proporcionar,
y mejor paz interior que ningún daño a nadie llevar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

11 de julio de 2013

CUALQUIER...


Voz: Beatriz Salas
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/


Cualquier día, el rumbo cambiar;
cualquier hecho, hace reaccionar;
cualquier vida, es un gran pasar;
cualquier deseo, realidad intentar.

Cualquier intento, ya es un ganar;
cualquier esperanza, hace caminar;
cualquier pretexto, es un cesar;
cualquier paso, huella puede dejar.

Cualquier verdad, el mejor soñar;
cualquier victoria, impulso tomar;
cualquier confianza, es continuar;
cualquier enseñanza, mejor tomar.

Cualquier miedo, ya es un pensar;
cualquier cambio, hace quizás dudar;
cualquier estímulo, respuesta dar;
cualquier pena, mejor poder sacar.

Cualquier amigo, el mejor sanar;
cualquier venganza, alejar y arrojar;
cualquier situación, es un contar;
cualquier mejora, tener que valorar.

Cualquier suspiro, ya es un esperar;
cualquier roce, tal vez sensibilizar;
cualquier abrazo, es un gran cantar;
cualquier dicha, hacer quizás agrandar.

Cualquier amor, el mejor superar;
cualquier compañía, tal vez guardar;
cualquier soledad, es un tomar sin dar;
cualquier despertar, el corazón palpitar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

10 de julio de 2013

... Y DOY GRACIAS


Voz: Beatriz Salas
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/


Regreso a la vida sin detenerme,
años perdidos, ilusiones truncadas,
instantes no vividos ni valorados,
junto a esos momentos yo existo,
y doy gracias por seguir mi destino.

Regreso a mis sueños y anhelos,
a todo aquello que dejé sin respiro,
a tener oportunidad de equilibrio,
tal vez esperado y nunca conseguido,
y doy gracias  por admitir mi camino.

Regreso a la lucha y no a la derrota,
latidos del corazón sin demora,
levanto sin ganas tal vez pero nueva,
un nuevo respiro, una nueva buena,
y doy gracias por conseguir respuesta.

Regreso a la debilidad y a la duda,
al arrepentimiento para el crecimiento,
estelas de dolor que dejo en el recuerdo,
un nuevo presente, una nueva ruta,
y doy gracias por adquirir razón y cordura.

Regreso al deseo, a la necesidad,
al anhelo por conseguir metas sin más,
a mi nuevo lugar en el mundo, a participar,
y como una hormiga, diminuta, su meta llegar,
y doy gracias por asumir mi papel y mi edad.

Regreso a la confianza, a la paz,
a la esperanza perdida, a la serenidad,
al día a día que todo lleva sin esperar,
y que, detenidamente, su belleza encontrar,
y doy gracias por vivir este día sin yo llamar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

9 de julio de 2013

EL CAMINO DEL AMOR



Hay algo entre tú y yo que nos une,
no solo el roce de nuestros brazos,
no nuestros labios con ternura besándonos.

Hay algo que no sólo ocurre en el lecho,
cuando tu cuerpo y el mío fusionándonos.

Hay algo que va más allá del suspiro,
que no tiene nombre y cuesta expresarlo,
que siente cuando sientes sin escucharnos,
que queda en el tiempo y no solo es abrazo.

Hay algo que no se puede describir hallándonos,
que va más allá del encuentro, que es verdadero;
algo que con palabras tiene un nombre llano,
que perdura con la confianza y no hay cansancio.

Hay algo que supera a la pasión y a la sensualidad,
que grita en los días cada vez al levantar,
que no se puede evitar porque es sincero y leal,
que no importa el temporal porque la calma trae.

Hay algo que nunca falla si el real,
algo que el perdón y el cariño hacen bienestar,
que no importa la distancia si existe humildad,
que no hay barrera ni obstáculo que lo haga desarmar.

Hay algo que se lleva en el alma y no se puede suavizar,
que con sentimientos todo se puede curar,
que con la reflexión se sabe quién es de verdad,
que sólo con su ritmo se puede saciar.

Hay algo que se llena de gracia si se sabe dar,
que si no es falso llena al corazón de paz,
que con él la comprensión y la hermosura sin igual,
que nada más sabe que con el tiempo grande hace su pasar.

Hay algo que la tristeza aparta de su lugar,
que sólo con su presencia el alma de gozo es sin igual,
que nada más que admitirlo es dicha y es bondad,
y no es otra cosa que el amor libre en su caminar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

4 de julio de 2013

AUNQUE NO SE CREA

Voz: Beatriz Salas
Producción: http://beatrizsalas10.blogspot.com/

                     


                                                       Cebrián, José (1839-1904) Dos claveles

Eliges creer o no creer,
tener confianza o desconfiar,
quedar parado o caminar,
soñar o tan sólo vida pasar.

 Eliges verdad o falsedad,
claridad en ideas u oscuridad,
existir o vivir en profundidad,
desear o dejar la realidad.

 Eliges fortaleza o debilidad,
pensar o dejar pasar realidad,
aprender o llegar a la casualidad,
fingir o dejar huellas de felicidad.

 Eliges tristeza o felicidad,
dejar lo malo o aferrarte a bondad,
curar las heridas o dejar su maldad,
sentir el cariño o hacerlo fealdad.

 Eliges caminar o parar,
ir a la deriva o metas con voluntad,
huir del ayer o quedarse en él sin mirar,
perfeccionarse, alejarse del miedo y el mal.

 Eliges crecer y cambiar,
aprender de los errores y senda probar,
dejar la inseguridad y pasar a fortaleza alcanzar,
dar pasos, aunque pequeños, y poderse salvar.

 Eliges el amor u odio penetrar,
al corazón triste o lleno de felicidad,
al alma con pena o llena de serenidad,
y al alba un canto para su gratitud dar.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester 

2 de julio de 2013

VIVO EJEMPLO DE AMOR




Yo siempre estoy ahí,
para aplacar tu soledad,
para secar tus lágrimas,
para sacarte una sonrisa,
para iluminar tu mirada.

Tú, aunque no lo creas,
me das fe y paz en vivir,
creas ternura y abrigo,
me proporcionas cobijo.

Yo veo en ti gran dulzura,
mas deseo tu presencia,
no importa cómo sea,
mas el tiempo es belleza.

Tú, aunque no te veas,
tienes mucho que decir,
muchas cosas que aportar,
mucha cuerda para dar.

Nosotros, tan diferentes,
tan distantes al principio,
nos unió un sólo camino,
principio de un gran alivio.

Nosotros desconocíamos,
nuestro cariño y sentido,
mas ahora en el presente,
nada nos separa ni detiene.

Tú, que tan callada estabas,
nos unió la palabra y confianza;
mas nosotros, con el corazón,
hablamos con emoción y gracia.

Yo, que tanto andar me costaba,
mis primeros pasos dando voy;
nosotros, con nuestros latidos,
somos el vivo ejemplo del amor.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester