Seguidores

28 de agosto de 2013

GRACIAS DE CORAZÓN A TODOS

GRACIAS A TODOS POR VUESTRO AFECTO Y VUESTRA COMPAÑÍA.
PIDO DISCULPAS PÚBLICAMETE POR MIS FALLOS Y MIS ERRORES,
POR NO ESTAR A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS,
POR NO SABER APRECIAR A LAS PERSONAS QUE TANTO ME ENSEÑAN,
POR HABER ACTUADO MAL Y HACER PASAR MALOS MOMENTOS,
PORQUE SIENTO QUE HE PENSADO MAL EN MUCHOS MOMENTOS,
QUE MUCHAS VECES EXPRESO COSAS QUE NO SON CORRECTAS,
QUE DESEO QUE QUIEN SE HAYA SENTIDO MAL POR MÍ,
PUEDA HOY LEVANTARSE PENSANDO QUE DESEO SU BIENESTAR,
QUE ESTE AÑO QUE COMIENZO  NO CAIGA EN LO MISMO
Y SEPA VALORAR Y APRECIAR CADA COSA NIMIA QUE TENGO,
PORQUE LAS COSAS MÁS IMPORTANTES NO SON LAS MÁS GRANDES,
Y QUE ESTE AÑO QUE HE DEJADO ME HAN SUCEDIDO COSAS BELLAS,
QUE NO HE SABIDO REFLEJAR NI PLASMAR POR NO FIJARME.
GRACIAS A LAS PERSONAS QUE NO HAN PODIDO ESTAR PÚBLICAMENTE,
PERO QUE HAN ESTADO A MI LADO, EN MI CORAZÓN Y FÍSICAMENTE.
GRACIAS POR DARME LA OPORTUNIDAD DE APRENDER LO QUE IGNORO,
Y QUE, ME PERDONEN AQUELLAS PERSONAS QUE CONMIGO CAMINÁIS.
PRETENDO MEJORAR ESTE NUEVO AÑO, SER MEJOR PERSONA.
ESPERO Y DESEO DE CORAZÓN ESTAR SIEMPRE A VUESTRO LADO,
PORQUE DÍA A DÍA ME PROPORCIONÁIS MUCHO Y NO DOY NADA,
PORQUE QUIZÁS NO MEREZCA DE VUESTRO CARIÑO Y APOYO,
PORQUE HE RECIBIDO MUCHÍSIMO MÁS QUE HE DADO,
Y PORQUE NO HAY NADA QUE MÁS DESEE QUE VUESTRO BIENESTAR,
POR FAVOR, LE PIDO A DIOS QUE ME MANTENGA A VUESTRO LADO,
QUE NO ME APARTE EN NINGÚN MOMENTO Y A NADIE DE MI CAMINAR,
Y QUE ME AYUDE A PROPORCIONAROS SONRISAS Y BUENAS COSAS,
PUES ES LO QUE PRETENDO YA NO EN ESTE ESPACIO SINO EN MI PASAR.

MUCHÍSIMAS GRACIAS A LOS QUE ESTUVISTÉIS PÚBLICAMENTE Y A LOS QUE EN SU CORAZÓN ME LLEVARON Y POR MIS ERRORES NO PUDIERON ESTAR.

ABRAZOS Y BESOS. Rosa Mª Villalta Ballester

27 de agosto de 2013

A MIS CUARENTA Y OCHO

AGRADEZCO ENORMEMENTE A TODAS LA PERSONAS QUE DURANTE ESTE AÑO HAN ESTADO EN MI CAMINO, A TODAS LA QUE SE ESFUERZAN Y SE HAN ESFORZADO POR DARME LUZ Y SERENIDAD.
HOY APENAS TENGO GANAS DE ESCRIBIR, PERO QUIERO AGRADECER DE CORAZÓN VUESTRA ANDADURA CONMIGO.
Abrazos y besos. Rosa.

25 de agosto de 2013

SI EXISTE EL DESEO ...




¿Acaso la virtud más importante
es el anhelo de desear lo mejor?
¿Acaso la condición más sincera
es la verdad que deja huella?
Es mejor no estar enamorado,
que sufrir por amor y dejarlo.
Es mejor sufrir y estar solo,
que huir de ella por nada igual.
Sin el amor, el corazón no abre;
sin la sinceridad, infidelidad;
sin el compromiso, no hay huella;
sin el corazón, no poder respirar.
No es el control una situación,
es una incógnita que hay que asumir;
no guardar distancias ni errores,
que hacen del ahora un gran vivir.
Mas con el tiempo se curan heridas;
también se halla puede ser razón.
Y si el fracaso es un gran hecho,
que hace del corazón un gran eslabón;
si Dios existe y no sólo hay pena,
entonces la vida su sentido verá.
El tiempo no sólo es el ejemplo
que un paso más hay que dar;
despertar de un sueño nocturno,
para un nuevo día poder no olvidar.
Nada hay que olvidar el cariño,
que del alma y el corazón se da;
nada hay que arrancar del empeño,
de ser mejor persona y un paso dar.
A lo mejor, el amor es algo hermoso;
a lo mejor, nada bueno puede pasar;
pero con la mejor de las intenciones,
es mejor caminar y no ir hacia atrás.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

24 de agosto de 2013

ERRORES





¿Alguien no ha cometido algún error en la vida? ¿Qué pasa con los errores que se realizan sin voluntad? ¿Acaso se yerra con voluntad?

En la vida hay elecciones, se elige ante una situación con una determinada consecuencia. Sí, se cometen errores; tal vez por ignorancia, tal vez por creer que se hace lo mejor, ..., a saber por qué.

Las circunstancias de la vida son inmensas y la persona es muy compleja y nada sabia. Es falso que alguien piense que sabe elegir, que sabe acertar sin ningún error.

También se dice que de los errores se aprende; tal vez sí, tal vez no. Eso ... depende.

Es un círculo vicioso; es posible aprender de un error, a lo mejor, pero también es cierto que se cometen otros tantos. Se intenta no errar, hacer el bien, acertar, no hacer daño; el problema es cuando se yerra, cuando se hace una cosa mal y no hay vuelta atrás. Surge el remordimiento, la duda, la pena, la imposibilidad de no poder volver atrás.

¡Qué pena que las determinaciones que tomamos no den vuelta a atrás! Lo hecho, hecho está.

Y aunque exista perdón, si existe, siempre queda la duda de no volver a caer en la misma trampa, pues la persona es posible que caiga dos veces con la misma piedra.

Y si el perdón no existe, aun hay más remordimiento, más pesar; se cierran puertas para la mejoría, pues ya no se intenta volver a cometer el mismo fallo u otro.

Las personas no somos perfectas; nadie es perfecto. ¿Cómo dejar de errar?

¿Cómo y de qué manera se puede subsanar el daño causado ante un fallo? Estoy hablando y me refiero a daños que tienen consecuencias en las personas, que afectan a una amistad, a un trabajo, a las relaciones sociales en general.

Se aprende sí. Se aprende a callar. Se aprende a agachar las orejas y renunciar a tener la razón. La razón, ¿cómo actúa? ¿por qué deja al ser humano tan desprotegido de la bondad?

Me dan pánico los errores, sobre todo aquellos que no tienen vuelta atrás, los que no tienen perdón, los que dejan un hueco en el corazón por no haber sabido actuar.

¿Se aprende realmente a no volver a cometer la misma actuación? ¿Las personas aprendemos de nuestras realizaciones, de nuestra voluntad?

A lo largo de la vida, es posible que se cometan más errores que aciertos, se vive, tal vez sin analizar, pero es cierto que nadie es perfecto.

Y si analizamos detenidamente nuestras actuaciones ante las circunstancias que se nos presentan quizás caigamos en la cuenta que muchas de ellas son errores. Y que desgraciadamente no hay vuelta atrás. Lo hecho, hecho está.

Se dice que hay que pensar detenidamente las cosas antes de hablar, antes de actuar; pero el impulso, a veces se adelanta. ¿Miedo? ¿Falta de voluntad?
¿Falta de lógica, de razonamiento?

Errores. Hoy detenidamente me paro ante ellos. Sí, tal vez no se detenga lo suficiente para pensar en ellos. Quizás se piensa actuar o decidir lo mejor cuando no es así, cuando falta sensatez o tiempo para reaccionar.

¿Cómo detener los errores? ¿Se pueden dejar de cometer? ¿Acaso el ser humano comete errores queriendo? ¿Qué gana con ello?

La vida me está enseñando a detenerme, a pensar, a callar, a no actuar. Quizás, sea mejor nada hacer, nada decir, que hacer o decir cosas que hieren, que hacen daño y de las cuales ya no hay vuelta atrás.

El arrepentimiento sé que de nada sirve, nada arregla. Los hechos son los hechos y el tiempo pasa.

Sólo le pido a Dios ya que las personas no pueden, que me perdone cuantos errores graves y no graves cometo. Mi intención no es realizarlos.

Ahora, sólo pienso, analizo y callo. Ahora no quiero volver a caer en los mismos errores que ya he tenido. ¿Aprenderé? El tiempo y la vida me dicen que no; sin embargo, yo sigo existiendo, y como tal seguiré tomando decisiones quizás no acertadas. Y no me preocupa tanto el que me hagan daño a mí, sino que el repercutan en los demás.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

18 de agosto de 2013

AGRADECIMIENTO





Ayer amanecí con una sonrisa
y la respuesta es la misma vida;
hoy amanezco con agradecimiento
pues el corazón late y sigo sonriendo.
Hoy doy  gracias a ese Dios de arriba,
que me haya devuelto el alma y la alegría.
Agradezco profundamente a toda la gente,
que a mi alrededor cada día permanece,
a esas personas que diariamente crecen,
en la sinceridad, el amor y el cariño permanente.
Agradezco todos los sentidos que me dan energía,
que me permiten deleitar del son de la dicha,
que hacen de mi despertar el mejor día,
que juntos arriesgan un presente de luz y garantía.
Agradezco no ser perfecta y errar,
aprender de los defectos y no plenamente confiar,
acceder al miedo y al derecho de amar,
fracasar si es preciso pero siempre levantar.
Agradezco primero para después meta lograr;
y si meta no tengo el deber de priorizar,
pues cada nuevo día, reto que solucionar;
mas la elección deja al corazón amar.
Agradezco quizás no tener premios,
porque humilde prefiero por la vida pasar,
mas la sencillez de mis huellas y deseos,
llevan aires de sinceridad y de bondad.
Agradezco la voluntad y la firmeza,
de querer ser mejor persona y mejorar,
aceptar quién soy realmente
y no dejar dudas ni mucho menos infelicidad.
Agradezco con sinceridad desde mi alma,
la ayuda que cada día recibo sin factura pasar,
pues cada son de luz y claridad en la vida,
son fruto de ese cariño y amor que el corazón da.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

17 de agosto de 2013

REGALAR SONRISAS




 
 
REGALAR SONRISAS

 Hoy he aprendido una lección muy importante. Algo que no se puede plasmar así como así en un papel ni expresar fácilmente con palabras.

He aprendido a que no soy una persona que tenga grandes capacidades, pero sí la voluntad de adquirir nuevas experiencias.

Que soy libre de elegir en mi vida: salir de un pozo sin fondo o caminar hacia la cura.

Que elegir es voluntario, es algo que se tiene que realizar y que tiene por tanto unas consecuencias.

Hoy he aprendido que no soy lo más importante, sino que hay personas más importantes que yo, más entregadas que yo, más voluntariosas que yo.

Que hablar es bueno si se hace con mesura pero el exceso es nocivo y aburrido.

He conocido niños con falta de riqueza material pero repletos de una inmensa riqueza de corazón.

Soy inmensamente rica por contar con personas que me ayudan a caminar y me enseñan pasos que dar.

Soy feliz por contar con personas a mi alrededor, por tener un día más de vida, por derramar lágrimas quizás en demasía, pero sobre todo por aprender que una sonrisa vale más que mil palabras.

Hasta ahora, siempre he sentido tristeza, apatía, desolación, hastío y no he dejado de reflejarlo y expresarlo; sin embargo, ¿qué aporto así a la vida?

Nada. ¡Qué pena no dejar un rastro de luz, un reflejo de alegría!

Quizás cueste sacarla, quizás, escondida se halle, pero encontrarla, sacarla hacia fuera, es algo tan bello y valioso que no tiene precio.

Me doy cuenta de mis errores y me gusta aprender de ellos. Tengo demasiados defectos, el más grave quizás el no sonreír, el estar siempre triste. ¿Motivo?. Ninguno.

No hay médico, ni psiquiatra, ni psicólogo ni terapeuta ni persona con doctorado o máster que me haya enseñado esta lección tan maravillosa como es el de regalar sonrisas. No, ni un libro ni un experto me lo han enseñado.

Me lo han enseñado dos personas especiales para mí; dos auténticas compañeras de viaje a las que he arrastrado con mi tristeza y mi derrota.

¡Me he sentido tan mal haciéndolo pasar tan mal! Que ahora lo único que deseo es eso: regalar sonrisas sin más.

No importa a quién, no importa dónde, no importa que sea de mí misma. Lo importante es regalarla.

Las sonrisas son estelas que van dejando un rastro de luz y un mensaje de cariño que no tiene precio alguno.

Regalar sonrisas es el mayor placer que se puede obtener tanto más si tras una de ellas, sientes y ves que siguen las demás.

Sonreír, es vivir, aceptar, cambiar; sonreír es dar vida a alguien a tu lado está.

Llevo casi un mes con lamentos y tristezas, con ganas de dejarlo todo, conviviendo con alguien que me proporciona paz y alegría.

Aseguro desde lo más profundo de mi alma que no hay mayor mal que ver sufrir a una persona por herirla y hundirla o arrastrarla hacia la infelicidad.

Aseguro que hoy aprendo a que regalar sonrisas es el mejor tributo que se puede demostrar a Dios, por hacer que en este día, se puedan proporcionar.

 

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

 

9 de agosto de 2013

HABLANDO CON DIOS




Te doy gracias Dios por haber cruzado en mi camino a personas que quieren y saben ayudarme, por lo mucho que tú sabes dar sin a cambio nada demandar, por tu inmenso perdón y porque por fin he encontrado tu serenidad.

Te doy gracias Dios por hacerme despertar un día más, aunque me cueste su vivencia, aunque no sepa del todo caminar.

Te doy gracias por tu paciencia, por saberme esperar; porque sin decir nada, siempre tú ahí estás.

Doy gracias a la vida, por tenerme entre ella, por respirar, por tener a mi alrededor amistades verdaderas, amistades que no son de papel, que no fingen, no tienen máscaras que engañen su sinceridad.

Ahora confío, tengo esperanza, quiero abrazar. Ahora tengo ganas de poder a Dios llegar por lo muy lejos que de Él he querido estar.

Creía ser una persona no creyente sin fe; creía ser persona sin sentimientos o con ellos malignos.

Ahora sé que Tú, estás a mi lado, que ahí arriba hay alguien que me protege y me guía.

Doy gracias por esa protección porque sin ella a saber quién sería yo.

También doy gracias por la vida que me proporcionas y te pido que me ayudes a aprovecharla inmensamente y a no volver a despreciarla.

Te pido ahora por mi familia que, aunque me haya separado de ella, entienda que es por el bienestar de todos, que tengo edad de volar y ser libre, que sanen, que comprendan, que salgan de su propio mundo.

Te pido que por nada del mundo me dejes sola, que soy un ser humilde y con miedo y que sola no llegaría a ninguna parte.

También te pido por la salud de mis amigas, porque las protejas en todo momento y les des impulso y mucho ánimo.

Ahora, sé lo que es ser amiga y tener amigas. Ahora comprendo porqué he estado tan sumamente ciega y no he visto que había gente que sí me quiere y quería.

Y para finalizar, te pido por la paz, por la humildad, por la generosidad de las personas, incluida primeramente la mía. No dejes que me olvide de nadie. No pongo nombres porque son muchísimas las personas a las que estoy agradecida.

Espero y deseo que mi agradecimiento y mi súplica te llegue con el cariño y la devoción que ahora ya tengo y no tenía.

Mis palabras salen del alma, bien lo sabes,

Te doy las gracias por esa alma que yace y por el corazón que en este momento late.

 

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

5 de agosto de 2013

LA MEJOR LECCION



¡Cuánto tengo por aprender, por interpretar!
¡Cuántas dudas y temores sin necesidad!
¡Cuán bella la naturaleza en su totalidad!
¡Cuál bellos los humanos que no tienen maldad!
Nace una nueva madrugada, ¡gracias de nuevo!;
un nuevo día que hay que aprovechar entero;
una nueva mirada, un nuevo rumbo quizás,
algo que ayer no hice o hice por error y renuevo.
Ayer ya ha pasado, es posible recordarlo;
hoy es el gran día, su mirada y todo su encanto;
mañana es posible que sea, tal vez superando.
Nada hay más grato que el agradecimiento,
nada es igual a ayer si nos los proponemos;
las cosas cambian, nosotros permanecemos,
y es el regalo de Dios el aprender de ello.
Es humano errar, pues nadie es perfecto;
todavía más cuando se hace sin pensamiento;
existe el perdón, la amistad y el entendimiento;
mas el diálogo es la mejor forma de lograrlo.
Existe esperanza cuando hay confianza;
mas la confianza es amor y paz del alma;
existe un camino que seguir hasta su llegada;
mas sin saber tiempo, meta o dirección llevada.
Hallar la paz es meta que fácil no se alcanza;
en el camino se cruzan personas buenas o malas;
mas saber elegir es cosa que cada cual realiza,
con voluntad o sin ella, pues la vida pasa.
¡Cuán bello es el amor que se da sin nada esperar!
¡Cuán dulces las palabras que hacen reaccionar!
¡Qué suerte tener personas que junto a uno van,
sobre todo cuando se yerra y te hacen levantar!
Nada hay más honesto que saber reaccionar,
nada mejor que dar un paso para poder mejorar,
mas en el intento de mejora está la felicidad,
pues no hay mejor huella que lección poder dar.
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

3 de agosto de 2013

VIVENCIAS





Para atrás, ni para coger impulso;
hacia adelante, siempre y de frente;
vivir y aceptar la realidad, lo principal.
Alguien me está enseñando a caminar;
alguien especial que me brinda su amistad.
Tengo la suerte de poder confiar,
de poder por fin la vida poder visitar;
aunque tenga mis años bien cumplidos,
tonta fui de no ver y hacer sueños real;
quizás porque muerta estuve en vida,
quizás por falta de un muro atravesar.
Hacia adelante, hacia el frente, a por más;
jamás se habrá vivido lo suficiente,
para poder nuevas cosas experimentar.
Son muchas huellas las que se muestran,
para poder guía y horizonte encontrar;
son esas energías que al cuerpo llegan,
devolverlas al mundo siempre con paz.
Mas nada se pierde con la vivencia,
mas se gana lección con la bondad;
y nada hay que impida hallar el tesoro,
que la vida nos regala al despertar.
Me hallo en una barca que se hunde,
con personas a las que sangre une,
inminente es la decisión a tomar,
pues la vida es una y se nos va;
¡triste es dejar a esas personas,
que tan aferradas a ellas están!;
pero,  ¿qué hacer si sin dejar lamento,
no muestran arrestos para bajar?
¿Hundirme con ellas o vivir en libertad?
¿Pedir ayuda o callada morir sin amar?
¡Qué difícil es esta vida,
que nada de color de rosa está!,
mas el color de la situación es nuestra,
si de verdad queremos sinceramente despertar.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

2 de agosto de 2013

¿SERÁ MENTIRA O SERÁ VERDAD?





 
 
¿Será mentira o será verdad,
que el amor llega y también se va?
¿Que las crisis pasan siempre,
a pesar de todo su malestar?
¿Cuántos sueños se hacen verdad?
¿Cuántas verdades se dejan pasar?
¡Qué bella sería la vida sin falsedad!
¡Qué inmensa la alegría con serenidad!
Y es que, en la vida, bueno y malo hay;
no solo la derrota hay que contar;
no solo la victoria es plena libertad;
¿Será mentira o será verdad,
que hay envidia por no poder llegar?
¿Que la fantasía a algo puede llevar?
¿Que de los fallos aprendizaje hay?
¡Cuán inmensa la belleza de la bondad!
¡Cuán dulces son los sueños para caminar!
Y es que, sin proyecto u objetivo, oscuridad;
mas la claridad no es mas que la seguridad,
seguridad de poder una meta alcanzar;
pues la persona es alguien que debe su paso dar.
¿Será mentira o será verdad,
que la confianza y esperanza hacen avanzar?
¿Que la fe y el cariño proporcionan paz?
¿Que no todo en la tierra es ni bien ni mal?
¡Abrir los ojos ante lo presente es necesidad!
¡Dad gracias por lo adquirido es necesario y vital!
Y es que, ante un mundo tan inmenso y dispar,
ante gentes tan diversas y tan diferente pensar,
¿cómo hallar a esas persona acordes en nuestro pasar?
No hay nada más hermoso que en el camino encontrar,
la cercanía de las personas aunque lejanas puedan estar;
no hay nada más triste que soledad hallar,
junto a personas que su cariño y su mano dan.
No hay nada más silencioso que el amor que se da,
aquel que se da con el alma sin nada esperar.
¿Será mentira o será verdad, que el corazón manda,
sin lógica ni razón cuando ama de verdad?

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester