Seguidores

29 de septiembre de 2013

CONJUGAR EL VERBO AMAR

 
 


Conjugar el verbo amar,
yacer en el lecho y sentir felicidad;
vivir apasionadamente es un gozar;
mas dos corazones viven sin cesar.
Practicar el verbo amar,
tener confianza y esperanza total;
pasar el tiempo y sentir necesidad;
mas el cariño permanece y no se va.
Expresar el verbo amar,
con las palabras que llenen el alma,
con suspiros que den bienestar,
mirando al frente y dejando el atrás.
Mas dos cuerpos que se juntan,
en el tiempo y en la amistad,
mas dos almas que confían ciegos,
y el amor cura heridas y tempestad,
¿dónde hallan sino estrechos y cuerdos,
ese momento intenso el placer y libertad?
Mas dos cuerpos desnudos frente a frente,
que ilusionadamente se tocan sin parar,
mas dos manos que buscan plenamente
al otro sin escondite ni censura ni maldad,
¿qué no hallar sino la pasión y el éxtasis
cuando a oscuras todo es locura y catarsis?
No importa que el amanecer sea presente,
si ambos yacen en comunión y plenamente;
no importa que se oiga suspiros, jadeos,
pues es la expresión del amor viviente.
No, que no se pierda la locura de la noche;
que no se pierda el placer del amor naciente,
pues en cada postura, en cada toque,
existe la debilidad del hombre de siempre.
No, que no decaiga conjugar el verbo amar,
en todos sus sentidos, en toda su capacidad,
pues el placer hallado en dos cuerpos necesitados
es la razón de vida de muchos otros hallados.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

SE AGOTA EL TIEMPO



Se agota el tiempo de intentarlo,
el momento en que surge provecho,
la ocasión de enriquecer lo logrado,
el instante que se deja sin saborearlo.
Se agota el tiempo de la pasión soñado,
el único signo de emoción anhelado,
la cercanía, dos cuerpos juntos sudando,
el placer, el éxtasis, el momento deseado.
Se agota el tiempo de la niñez creada,
de la juventud que cada cual vive anhelando,
de la madurez que parece no seguir acabando,
de la vejez que cada cual sigue caminando.
Se agota el tiempo del deseo plasmado,
el camino que marca el proyecto realizado,
el son del placer de haber por fin llegado,
la huella que se seguía y que ahora guía.
Se agota el tiempo para crear nueva vida,
para dejar el amor cuando ya no hay caricias,
para llorar o reír cuando el corazón grita,
para perdonar o errar, para también levantar.
Se agota el tiempo cuando no hay prisas,
cuando la vida pasa sin ninguna maravilla,
cuando se muere viviendo sin ningún proyecto,
cuando nada siente el alma pues no hay deseo.
Se agota el tiempo sin apenas verlo,
ignorando la importancia del instante y momento,
precisando de auxilio pues se siente desprecio,
renunciando a ver la luz por falta de sustento.
Se agota el tiempo en el corazón, en el silencio;
en una pensamiento, en una acción, en un hecho;
en una gota que por la mejilla cae sin despecho;
en un alma cautiva que continúa sin ser lecho.
Se agota el tiempo ... sí, sin advertir, sin escribir,
sin apenas una expresión mínima de que va a surgir,
sin un mínimo son que demuestre su devenir,
mas sin una causa razonada de porqué su salir.
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

28 de septiembre de 2013

PUDIERA SER QUE PUDIERA




Se puede vivir apasionadamente,
o se puede hacer tristemente;
el amor se consigue o se detiene;
se abren puertas que quizás hieren.
Se puede ser sabio sin saberlo,
o torpe sin poder apenas creerlo;
la ignorancia es algo que se lleva,
si no hay voluntad ni fe completa.
Se puede ayudar sin pretenderlo,
o hacer sufrir a alguien sin quererlo;
la sonrisa es algo que no tiene precio;
algo que se hace con intención y mérito.
Se puede sanar la mente sin consuelo;
pensar en algo que jamás se haya hecho;
la razón es algo que consigue el tiempo,
el mérito de crecer y pretender hacerlo.
Se puede callar dejando al alma consuelo;
o se puede hablar dejándola en silencio;
la palabra no tiene más mérito que serlo;
pues la acción deja marca y un gran sello.
Se puede decidir realizar o no algo,
o no hacer nada y dejarlo todo de lado;
la decisión es algo difícil a lo ignorado;
la incertidumbre deja de serlo actuando.
Se puede cambiar si hay intento por algo;
o se permanece sin hacer nada estático;
pero el tiempo pasa y nada es algo;
cualquier paso, atrás o adelante, es obligado.
Se puede detener el paso para observar algo,
o caminar sin apenas mirar dejando todo al paso;
el camino es difícil o fácil, largo o corto;
allá cada cual cómo lo haga al respirar hondo.
Se puede vivir y experimentar al frente mirando;
existir o morir dependiendo todo del ánimo;
mas el sentimiento es algo del corazón gritando,
que cada cual asume y afronta con el alma anidando.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

26 de septiembre de 2013

INMENSIDAD




¡Cuánto existe para perder!
¡Cuán bellas cosas hay que ganar!
Seguir la vida es muy difícil,
cuando la madurez se llega alcanzar.
Hay quienes su niñez anda escasa;
quienes dura y nula su felicidad;
hay quienes su juventud pierden,
en alcanzar el amor y la amistad.
Hay quienes el dinero embelesa,
a otros una bella flor o una sonrisa,
les permite un susurro o son de paz;
hay quienes por amor luchan sin maldad.
Solo existe la bondad de corazón,
el perdón que nace únicamente del amor;
la sinceridad que el tiempo demuestra;
el dolor que se siente cuando cesa la ilusión.
No hay que perder la esperanza de avanzar;
el proceso de cura cuando se debe cambiar;
la voluntad plena cuando se desea luchar;
el esfuerzo por lograr una meta singular.
Hay que detenerse a pensar y reflexionar;
a sanar la mente cuando se intenta disimular;
a dejar huella para otro paso dar;
a tener vivencias y poder experimentar.
Sólo las palabras no ayudan a realizar,
mas las acciones dan singularidad;
no es sino el ensayo y error algo particular;
y cada detalle es para cada cual algo especial.
Cuanto más franqueza, más transparencia;
cuanta menos indiferencia, mayor sapiencia;
pues mejor saber de los demás,
que pasar la vida quedándose igual.
¡Cual bella la vida si se sabe valorar!
¡Cuán hermosos silencios sabiendo escuchar!

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

22 de septiembre de 2013

METAS CON AMOR




Creer es necesario para crecer;
se crece sin querer, sin saber;
se acerca la esperanza sin poseer;
se aprecia la belleza al renacer.
Vencer solo no es símbolo de tener;
se tiene riqueza si se levanta al caer;
se tiene osadía si el miedo detener;
se gana batalla si esfuerzo pretender.
Llegar a la meta es algo a no dejar;
se deja el anhelo si no se puede confiar;
se tiene silencio si nada que contar;
se cuenta la verdad o mentira sin mirar.
Sanar el alma es cosa que alimentar;
se alimenta el corazón que late sin parar;
se siente voluntad si ánimo conservar;
se conserva el deseo si se puede liberar.
Sentir cariño es algo que hay que vivir;
se vive porque se nace y se teme el morir;
se enamora y se ama al tiempo de convivir;
se rechaza o se alaba sin pretender herir.
Salir de uno mismo es no pensar en recibir;
se recibe y se gana al no dejar de percibir;
se pretende o se espera un día más existir;
se refuerza lo que a alguien hace sonreír.
Guardar distancias es algo que trae dolor;
dejar amistades puede ser un gran error;
ocultar verdades puede tener repercusión;
aumentar penas solo sirve de opresión.
Sacar fuerzas puede tener solución;
intentar de nuevo la lucha es algo de valor;
proyectar metas se realiza con ilusión
y no hay mejor meta que la que se hace con amor.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

 

21 de septiembre de 2013

SI SE PUDIERA




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Entender al otro es un gran bien;
hacer lo posible una gran acción;
esperar solamente es liberación;
extender una mano es pura decisión.
Aprender cada día es un gran hacer;
respetar al otro es un gran poder;
expresar sentimientos imprecisión;
caminar deprisa una imperfección.
Salvar obstáculos gran sensación;
desechar el miedo precisa reacción;
cantar victoria un grandioso error;
marcar distancias un penoso son.
Aumentar riqueza es un gran error;
depender de alguien da lugar a dolor;
ser uno mismo es siempre lo mejor;
perder batalla puede ser decepción.
Rehacer una vida siempre es renacer;
tener voluntad ayuda a un mejor placer;
amar sin límites permite comprender;
detener el odio es necesario saber.
Tener amistades tiene un gran color;
simular querer solo lleva a poco placer;
yacer sin más es una pena sin amor;
soñar y creer es algo que ha de haber.
Acabar una vida es algo sin entender;
pasar los años pasan sin apenas ver;
mas cada instante se vive sin prever;
mas en cada suspiro un principio ser.
Aceptarse uno es principio de crecer;
rechazar la maldad es signo de vencer;
ver nuevos horizontes lleva a creer;
mientras dejar oportunidad es decaer.
Ser el mejor es algo sin gran valor;
intentar mejorar es signo de razón;
crecer cada instante es algo sin error;
escuchar al alma es algo superior.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

20 de septiembre de 2013

CON VOLUNTAD




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Si se pierde la esperanza, ¿qué queda?
Si se pierde el amor, ¿dónde se llega?
Si se pierde la confianza, ¿qué se espera?
Si se pierde el valor, ¿cuál es la meta?

Las heridas con el tiempo cicatrizan;
la belleza cada cual la embelesa;
la ternura es necesaria por naturaleza;
el corazón late mientras amanezca.

No hay que temer el intento realizado,
sino no levantar al caer y seguir el paso;
no hay dolor más profundo que se tenga,
que el rechazo del hombre y el fracaso.

Es duro entregar el alma y tener tristeza;
cerrar los ojos y no ver lo que te rodea;
tener vida y no aprovecharse de ella;
perder instantes que son novedad inmensa.

Si se tiene miedo, ¿cómo se desecha?
Si se siente dolor, ¿dónde dejar la pena?
Si se pierden momentos, ¿acaso se recuperan?
Si se da sin nada esperar, ¿acaso hay tristeza?

Nada hay que no se cure sino con el amor;
no hay mayor pena que quedarse sin acción;
no hay mejor regalo que soñar con ilusión;
nada más enriquecedor que la belleza del corazón.

Aunque no se pueda, huella se va dejando;
aunque no se quiera, la vida se nos va pasando;
aunque no se entienda, el cariño es el mejor regalo;
aunque la perfección sea, la voluntad va ganando.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

18 de septiembre de 2013

NO HAY NADA QUE PERDER



No hay nada que perder por intentarlo de nuevo;
por tratar de hacer bien y no caer en el recuerdo;
por seguir una huella aunque solo se trate de eso;
por fracasar cuando se ha puesto todo el empeño.
No hay nada que ocultar cuando se actúa con deseo;
nada que la voluntad niegue por hacer con empeño;
nada que asumir si no se tiene consciencia de ello;
nada que celebrar que no sea mejoría y esfuerzo.
No hay nada que disimular si se mira hacia dentro;
mas el alma es el mejor diamante y es un espejo;
si el interior brilla y es reflejo de gran ensueño;
pues el corazón late mientras amanece primero.
No hay nada que rehacer cuando ya se ha hecho;
pues el pasado no retorna pero existe el sueño;
mas se intenta no volver a caer en el mismo cebo;
y en cada instante se procura un gran esfuerzo.
No hay nada que dejar con constancia y anhelo;
pues el deseo es el motor que marca un proyecto;
pues lo importante no es llegar sino estar en ello;
mas si se llega todavía es más válido es esfuerzo.
No hay nada que decir cuando no es verdadero;
cuando falta claridad y no se siente por entero;
cuando la palabra no tiene ningún fundamento;
cuando la voz es dulce pero sin ella sustento.
No ... no hay nada que perder ... por nuevo intento;
porque no hay nadie en esta vida que sea perfecto;
porque, sin probar, no se sabe si es o no bueno;
porque la buena intención es lo que marca primero.
No ... no hay nada que perder ... corazón latiendo;
mientras la vida nos dé oportunidad de nuevo;
mientras la intención sea el amor como pasajero;
mientras el alma sienta tranquilidad y gran respeto.
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester
 

17 de septiembre de 2013

TRATANDO DE CAMBIAR




 
 
 
 
 
 
 
 
Aceptar que la vida no es fácil;
sentir en el cuerpo la sensibilidad;
facilitar al otro un deseo, un sueño;
salir de uno mismo y ponerse en lugar.
Realizar las cosas según posibilidades;
no ir más allá de las limitaciones;
dejar a un lado el llanto y la queja;
preferir la vida a morir en ella.
Elegir buenos compañeros de camino;
salvar obstáculos para poder avanzar;
dejar a un lado el miedo y el pánico;
servirse de la confianza y la voluntad.
Despertar con nuevos proyectos;
dejar a un lado aquello que hace mal;
aumentar sonrisas y dejar el llanto;
confiar en uno mismo en primer lugar.

Saber que la lucha no es nada fácil;
que cada cual tiene su sentido veraz;
que el silencio a veces es necesario;
que la soledad es buena si hay falsedad.
Dejar de lado la tristeza y el mal;
empezar un nuevo día que lleve a ganar;
pensar siempre en algo que alcanzar;
mas no dejar la esperanza para soñar.
Sacar una sonrisa, llevar felicidad;
aunque la felicidad real no exista;
tener como soporte siempre el amar;
realizar las cosas con cariño y paz.
Retener en el corazón siempre amor;
detener para siempre la maldad;
mas si asoman pensamientos negativos,
mejor apartarlos de la mente y pasar.
Caminar en la vida es algo definitivo;
nacer y crecer es algo vital;
mas no en vano se cae y se levanta,
tal vez aprendiendo y tratando de cambiar

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

14 de septiembre de 2013

A DÓNDE PODER LLEGAR




 
 
 
 
 
 
 
 
A la altura de las circunstancias,
se pretende estar a lo mejor;
a la altura tal vez muy elevada,
que cree un abismo al amor.
A la vez que se intenta mejorar,
tal vez sea un estrellato imaginar;
a la vez que se crea un sueño,
se cae en el error de no llegar.
A la vista de todos los demás,
se crea una imagen y un compás;
a la vez que se aparta una idea,
se crea otra para poder luchar.
A la vera de la vida, un día más;
se espera tal vez un día hermoso,
que puede ser o no se haga real,
y que al que rodea cause felicidad.
A un son hermoso, una melodía;
se sale de la rutina y anima;
a una persona, buena compañía;
pues en la vida, la soledad limita.
A la claridad de un rayo de luz,
se absorbe pureza y energía,
a la pasión que sigue al éxtasis,
quizás solo dolor o consuelo amargo.
A la bondad de un corazón sano,
quizás una gota de lluvia cae;
a la visceralidad de una respuesta,
tal vez distancia y gran inseguridad.
Al pasar de un gran y buen amigo,
tal vez lágrimas o sonrisas se dan;
al tener un corazón sensible y sano,
el amor y el cariño, se tienen sin más.
A la altura de un gran abismo,
la voluntad de dejar la altura hay;
mas si el deseo y el querer siguen,
¿a dónde poder pues llegar?

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

7 de septiembre de 2013

IMPERFECCION



 
Ahora ya sé qué es perder,
y fracasar y no aprender del fracaso.
Ahora sé qué es estar ciega
y no ver cuando la vista se niega.
Ahora sé qué es no escuchar,
por ocultar verdades que lloran.
Ahora sé qué es no confiar
y sentir el alma gritando derrota.
No importa el tiempo en aprender,
lo importante es darme cuenta.
El mundo sigue, la vida sigue;
mas importa aprovechar día y noche,
y no perder el tiempo en lamentos;
importa ser mejor en cada momento.
¿Qué es lo ideal y los maravilloso?
¿Tal vez unas palabras de ternura?
¿El éxtasis al yacer con la pareja?
¿El corazón latiendo cada amanecer?
¿O la paz interior en el nuevo nacer?
Ahora ... ya no deseo nada ideal,
pues no existe la perfección;
mas en el deseo de una mejoría,
nace tal vez la ilusión y la alegría.
Si los obstáculos se acumulan,
si las dificultades son mayores cada día,
si sentir temor es proceso de duda,
entonces no demoraré mi paso y mi cura.
Ya no ... ya no puedo regresar al pasado,
ni dejar de errar por imprudencia o desmesura,
ya no puedo dejar pasar los días por pasar,
pues cada instante, es un nuevo momento,
que pone a prueba al corazón y a la razón su andar.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester