Seguidores

27 de octubre de 2013

ME DETENGO


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Me detengo. No tengo fuerzas, soy sólo objeto.
Me detengo. Agradezco infinitamente vuestra compañía,
vuestras muestras de afecto, vuestro interés por lo que escrito.
El alma está rota. El corazón penoso y no en forma.
Me detengo. Tal vez sea un corto tiempo, no sé;
pero no hallo fuerzas para leer vuestros blogs,
para escribir una sola letra con algo de ánimo,
para dedicar unas letras en los vuestros blogs tan bellos.
Me detengo. Apenas puedo escribir estas letras.
No. No estoy llorando. Estoy simplemente dejándome.
No tengo nada que de mi corazón salga bueno,
ni tengo deseo, ni sueños ni anhelo;
ya no tengo fuerzas ni para leer, me detengo.
Ojalá adquiera la fuerza para seguir vuestros escritos;
ojalá penetre en mí todo aquello tan bello y profundo;
pero no, ahora me detengo, no puedo, es imposible.
Me detengo sí. Ya no puedo más. Estoy rota y dolorida.
No puedo más. No deseo escribir tristezas,
Me detengo. No sin antes desearos a todos lo mejor.
No sé si volveré. Me conformaría con seguiros,
Aunque las fuerzas me lo impidan lo intentaré.
Si no lo hiciera, perdonadme por favor,
tan sólo soy un ser que existe en la penumbra.

Abrazos inmensos. Rosa.

QUERID@S AMIGO@S CON ESTE ESCRITO ME DETENGO. ESTOY HACIENDOME UNA SERIE DE PRUEBAS PARA QUE ME DEN UN TRATAMIENTO OPORTUNO.
LO QUE TENGO ME PRODUCE MUCHO DOLOR Y AGOTAMIENTO, DE AHÍ QUE NO ENTRE APENAS A VUESTROS BLOGS. ESPERO PRONTO VOLVER A ELLO.
SIENTO NO PODER RESPONDER COMO A MÍ ME GUSTA PERO EN CUANTO TENGA ALGO DE FUERZAS LO HARÉ.
GRACIAS A TOD@S POR VUESTRA INMENSA COMPAÑÍA Y POR HABER SEGUIDO Y DEJADO VUESTRA HUELLA EN LOS ESCRITOS QUE HE DEJADO EN ESTE MI BLOG.

25 de octubre de 2013

VIVAMOS NUESTRO AMOR


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¡Vivamos amor, ahora es el momento!
No hay tiempo que dejar ni desperdiciar.
Vivamos ahora nuestro amor intenso,
que tanto y tanto anhelamos despertar.
Piel con piel, nuestros cuerpos hallan,
el mensaje de la ternura y la inmensidad,
sin pensar, sin saber, tan sólo rozando,
la sensibilidad, la pasión e inmenso gozar.
Nuestros labios sellan un dulce proceso,
juntándose, buscando su intenso pasar,
mas nuestras manos se van entrelazando,
y se buscan, se pierden en el más allá.
Tu lengua roza y saborea mis pechos,
mientras mi mano va buscando tu sexo,
mas yo me dejo llevar por tu deseo,
y tú vas penetrándome, intenso fuego,
Tan solo somos dos seres que se aman,
que buscan uno a otro su mejor andanza.
Y quizás sea el principio sin fin ni tregua,
pues somos dos almas que su goce hallan.
Y tal vez nuestro acercamiento sea bello,
y nuestro amor no se quede sólo en palabras,
pues yo a ti me acerco y me desnudo,
pues soy amor, alguien que desea ser amada.
Y  yacemos cuanto más rápido juntos,
y entrelazamos palabras y miradas,
y juntamos aquella pasión que nos quema,
esa delicadeza que nos llena y nos abrasa.
¡Vivamos amor, ahora es el momento!
momento de acercar sensibilidad y calma;
momento para aclarar nuestra visión,
de que no solo somos objeto sino esperanza.
Y sí amor, necesito también tu confianza;
necesito que me ames no sólo en la cama,
más allá de la pasión que nos une y ata,
pues no somos dos cuerpos sin alma.
Amor mío, no deseo frialdad ni dolor,
deseo una unión limpia y con ilusión,
más allá de las sábanas y nuestra pasión,
algo que exista con el tiempo y el corazón.

Autora:  Rosa Mª Villalta Ballester

24 de octubre de 2013

NOS DESEAMOS


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tú y yo nos buscamos, nos queremos,
dos almas que se cruzan sin cesar,
en el pensamiento en la gran batalla,
dos cuerpos que se unen para amar.
Tú y yo nos necesitamos, nos hallamos;
nuestro sello es el son de la verdad;
nuestra pasión, que intentamos paliar,
nuestros besos, caricias sin cesar.
Tú y yo nos tenemos, besos y libertad;
libres del qué dirán y de qué será;
vivimos nuestro momento, bien bello;
fusionamos cuerpos y también edad
Tú y yo nos susurramos, nos excitamos,
tiempo de hacer sueños realidad;
nos tocamos, abrazos, besamos;
sin límites, sin censuras, sólo amar.
Tus besos con los míos se confunden,
nuestro deseo cada vez va a más;
y aun en la distancia nos añoramos,
y aun en el tiempo nos vamos dando.
Tú recorres cada parte de mi cuerpo,
y yo contigo me dejo siempre llevar,
mas dejamos aparte los problemas,
mas hallamos armonía, placer y paz.
Y sí, nos dejamos llevar, cual un sueño;
nos seguimos hasta cada intimidad,
y mayor va siendo nuestro anhelo,
y nuestro goce, éxtasis, un gran pasar
Y sí, amor, nuestro roce es un éxito,
nuestro deseo va siendo nuestro andar;
nuestra velada es intensa y duradera;
y tú y yo, gozamos fundiéndonos sin cesar.
Y sí, amor, nos deseamos, nos amamos,
nuestra mejor medicina es el amar,
nuestro elixir es dejarnos llevar,
y juntos, lograr siempre nuestro gozar.
No nos dejemos amor mío, no cesemos;
nuestros cuerpos se buscan sin cesar,
mas tú deseas mi goce y te afanas,
en lograr con gran ahínco, con deseo,
que llegue a ese orgasmo y a mi gozar.
Mas ahora tú y yo, saciamos nuestra sed;
te hablo mi amor, llego a tu miembro eréctil;
tú gozas amor, y yo me dejo llevar;
no importa la hora ni el lugar ni dónde,
importa que nosotros hallamos nuestra paz.
Tú y yo, nos apoyamos nos necesitamos;
nos amamos cada vez más, nos empujamos;
mas importa amor mío que nos unamos,
mas nuestra soledad por fin hemos dejado.
Tú y yo, amor mío, nos descubrimos, nos dejamos,
mas cada vez es mayor el deseo, el intentarlo;
no importa amor, nuestro silencio nos acerca,
mas amor mío, tú y yo, nos saciamos acurrucándonos.
Amor mío, ¡de qué manera tú y yo nos bastamos!,
recorriendo nuestros cuerpos intensamente,
tocando, lamiendo nuestras zonas más íntimas,
y dejándonos llevar por el goce y la dicha.
Tú y yo buscamos más allá de nuestra mirada,
nos perdemos en zonas insospechadas,
¡ay amor, no deseo perderte, no ceses!,
nuestra medicina, amor, deseo probar siempre.
Nos acercamos cada vez más, nos tomamos,
mas ambos nuestro corazón siempre latente,
busca en ti esa persona que en silencio siente,
mas ambos, vibrantes, pasionales y sedientos,
tratamos de hallar placer y saciar nuestro cuerpo.
Nos seguimos, buscamos nuestro espacio,
más allá de la rutina de sólo tocarnos,
y sí, amor, nos hallamos, conseguimos saciarnos,
pues nos sentimos amor, estamos amándonos.
Así, recorro cada parte de tu cuerpo,
con la intensidad y fuerza del fuego que siento;
mas tú me recorres con tu lengua, con tus labios,
y me penetras profundamente y yo voy dejando.
Nos deseamos, nos conocemos, nos buscamos,
más allá de un simple beso,  piel con piel sudando;
y cercanos cada vez más en nuestro empeño,
nuestra pasión va siendo mayor pues nos amamos.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

20 de octubre de 2013

UNIDOS POR LA PASION


 
Amor, junto a mí puedes seguir;
pues mis sentimientos no han cambiado.
Tan solo soy un ser fracasado,
alguien que no entiende un corazón robado.
No existe en mí la chispa de la vida,
no hay algo que pueda ser aprovechado.
Tú sigues en mí, te sigo amando;
mi pasión busca tu ser tan adorado.
A ti te amo amor, te siento a mi lado;
tu mirada, tus labios en los míos besando.
Mas yo me doy toda a ti, pues te amo;
me entrego toda yo para ambos tocarnos.
Sí, ya la pasión se ha despertado,
abandonando la tristeza y el dolor,
que la vida por sí va seleccionando,
mientras juntos tú y yo nos aplacamos.
Amor, soy mucho fuego para ser aplacado,
tus ansias por mi cuerpo voy notando,
mis manos van a las tuyas sin demandarlo.
Tú, con tu sensualidad siempre presente,
con tus palabras tan acertadas y suaves,
con tu ternura siempre reluciente,
haces que olvide mis penas y me entregue.
Y tú haces lo mismo, me penetras, me sientes,
gozamos los dos de este momento caliente,
de este bienestar que a ambos nos procede.
Amor mío, que la antorcha de este amor,
no deje cese su llama por desconfianza,
que no se separen nuestros cuerpos pasionales,
que tanto y tanto nos da el uno al otro;
que no pase este goce que, piel a piel, hierve.
Tú ... yo ... nada hay que nos detenga,
volvemos a fusionar nuestros sexos,
tan deseosos de estar en unión;
sin importar qué pasará tras su relación.
Nosotros somos dos almas unidas,
alguien que no solo la razón mira;
nosotros ... no nos separamos por voluntad,
nos separamos cuando el tiempo dice,
que finalmente acabó el momento de pasión.
Pero volvemos amor, volvemos a desearnos,
tenemos grandes anhelos de hallarnos,
nuestros silencios y sueños son reales,
mas nos cura de todo aquello que daño hace.
Nosotros somos medicina, cura, esencia;
esperando siempre que sea nuestra hora,
nuestro momento de quedarnos de nuevo,
sólo tú y yo haciendo realidad nuestra fantasía.
Nosotros somos dos seres que se quieren,
y buscan saciar su pasión ardiente,
no importa la edad ni el tiempo pasado,
sino lo que ahora tú y yo nos estamos dando.
Y sí amor, tú sigues muy presente en mí,
aunque el tiempo pase más siento tu devenir;
mas ya no hay distancia ni distanciamiento,
hay deseos de estar juntos en pleno silencio,
observar y gozar cada parte del cuerpo,
y saciar la sed de pasión que nos alcanza.
Y sí amor, te busco, me buscas, nos hallamos;
nos seguimos implicando cada día sin fracaso;
mas tú hallas en mí ese cuerpo que deseas,
y yo ese amor pasional que no cesa de palpitar.
Nosotros somos un solo deseo que no falla,
alguien que se apartó de la maldad malsana,
quienes en el silencio y en la intimidad,
hace que esta vida sea un verdadero gozar.
Y no pensamos en el qué será, no;
pensamos y sentimos en lo que es y hay:
dos seres sensuales cuya sed hay que saciar.
 
Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

19 de octubre de 2013

ERES LIBRE AMOR


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Eres libre amor, de mirarme o no;
de dejar tus besos en mis labios,
de llenarte plenamente de satisfacción.
Puedes llenarte de mí y yo de ti,
de tus deseos insatisfechos y sedientos,
de formar parte de un nosotros sin fin.
Eres libre amor, de seguir mis pasos,
de alejar tus manos de mi sexo ansiado,
de acercar tu aliento al mío tan deseados.
Puedes alejarte de mí y yo seguiré en ti,
pues el amor no es algo acabado,
pero sabes el silencio de mis abrazos.
Eres libre amor, de fingir sólo latir,
de disimular tristemente tu gran sentir,
de disfrutar y paliar tu sed sin salir de mí.
Puedes perderte conmigo y llegar a salir,
caminar por sendas prohibidas hasta morir,
saciar necesidades sin nada dejar por ir.
Eres libre amor, de paliar tus ansias,
y conseguir el placer que tanto aplaca;
de recorrer conmigo tu gran sentir.
Puedes amor mío, perderte conmigo, sí:
ahora soy tuya y nada lo va a impedir;
pues ambos deseamos el placer de vivir.
Eres libre amor, para tus susurros salir;
para fundirnos en un solo cuerpo,
y saciar  la sed que tanto te hace sufrir.
Puedes amor mío, llegar al éxtasis conseguir;
no importa el momento ni el encuentro,
importa que tú consigas el amor salir.
Eres libre amor, dejar tu placer existir;
hacer de tu cuerpo el mío, un sólo fuego,
para quemar la tristeza y el deseo.
Podemos amor, hacer del deseo firmamento,
y nunca arrepentirnos por nuestros anhelos,
y jamás soñar sólo sino hacer el amor en silencio.
Eres libre amor, tú también eres mi sueño;
pero no importa si te vas, amor, ahora,
pues el amor es infinitamente inmenso.
Podemos vagar por la senda del amor sin recelos,
bajo el manto de la lealtad, confianza y  cielo;
más allá de vivir solamente con un te quiero.
Eres libre amor, pues en mi corazón no hay aprietos;
tan sólo fuego, pasión, deseo y una leal esperanza,
de que alguien por fin apagará la llama que me abrasa.
Podemos hacer que nuestra voz sean gemidos,
de placer, de inmensidad y gran amor inmenso;
más allá de nuestra fuerza, de aquello que demora
Eres libre amor, pues en mí no deseo esfuerzo;
tan sólo deseo que mi amor sienta el mismo deseo,
de regar el alma con mimo, amor y mucho refuerzo.
Podemos hacer del amor la vida y la vida amor;
hacer del amor nuestro entrenamiento pasajero,
o hacer de él nuestro hábito de salud duradero.
Eres libre amor, pues en mí no hay obsesión;
puedes pues hacer de mí tu amor y llegar al final,
con calma, placer e intenso amar que hacer real.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

18 de octubre de 2013

ARMONIA DE AMAR


 
Temo a las tormentas,
al amor si no es verdadero,
a un te quiero que no es cierto,
a un yacer sólo como objeto.
Temo ser llama y ser fuego,
ser instinto y no fundamento;
pasión, placer, simple deseo;
a un lado la razón y pensamiento.
Temo no conjugar el amar,
ser fríamente algo incierto,
nada más que un simple anhelo
que se deja llevar por recreo.
Temo a que entres es mí,
a tu entrega,  tu deseo a mí;
a tus paseos por mi cuerpo,
a llegar al éxtasis sin pedir
Deseo, te deseo, soy fuego;
pero lejos estoy del daño,
no quiero ser objeto de deseo,
sino amor fiel y duradero,
que cuanto más pase tiempo,
infinito sea nuestro acercamiento.
Sí, tan sólo deseo eso:
que nuestro amor sea verdadero;
que nuestros pasos sean lentos,
saboreando cada sentido del cuerpo.
Tan sólo deseo tu silencio,
tu verdad, fuera cualquier esfuerzo;
pues el amor es voluntad y deseo intenso,
mas yo busco en ti algo más allá del deseo.
Sí amor, te amo, me amas en silencio;
tú y yo tenemos la llave de algo duradero;
cada vez más pasión, mas entrega y respeto;
mas a pesar del deseo, algo hay incierto.
Sí amor, nadie te obliga a mí;
estás libre amor mío, siempre lo estuviste;
sin embargo, anclados estamos aquí,
frente a frente, día a día,
en el lecho donde jugamos sin morir.
Mas nos acercamos y buscamos lo nuevo,
algo siempre por descubrir,
porque así es amor mío,
algo que jamás se acaba de seguir.
Y aquí estamos tú y yo,
dos almas en vuelo que buscan su encuentro,
dos corazones que se quieren y aman en silencio;
dos seres que fusionan con alegría sus cuerpos,
dejando a media luz la sinceridad de sus besos.
Y así somos tú y yo,
pasión, fuego, algo que nadie puede detenernos;
mas nuestra distancia nuestro infierno,
mas el sentimiento está cerca de ser placentero.
Así que amor, cuando en el lecho,
susúrrame siempre al oído cuando te beso,
con sinceridad, alegría y dicha,
que a mi lado estás quizás por casualidad de la vida.
Y yo, cuando piel con piel saciamos nuestro deseo,
cuando buscamos más allá de lógica y razonamiento,
Y sí amor, si me preguntas es cuanto siento;
algo interno que provoca pasión y gran sufrimiento;
algo que mi cuerpo desea y algo que la razón no alega;
alguien que busca tu ser para disfrutar más allá de un encuentro
Temo sí, temo quizás a la distancia y al tiempo;
a que ambos se fusionen y alejen nuestros vibrantes cuerpos,
pues nuestro amor va más allá que un simple encuentro,
aunque nos necesitemos cada vez más pasa saciar deseo.
Temo sí, a que algún día tu amor ya no sea eso;
que entre los dos ya no exista acercamiento;
pero mientras estemos juntos amor mío,
hallemos el placer, el éxtasis y todo fundamento.
Y, cuando nuestros cuerpos sean uno,
cuando la saciedad sea inmensamente una,
cuando juntos nos demos aquello que nos suma,
tómame amor pues entonces seré tuya,
mas no importa el qué dirán sino la armonía del amar.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

 

15 de octubre de 2013

INMENSO AMOR

 
Así es, amor mío,
aun en el lecho juntos, te quiero;
más allá de la duda, de la ternura;
más allá del éxtasis y la madrugada.
Yo deseo amor, apagar mi fuego y llanto;
ser no sólo pasión sino más allá de lo imaginado.
Así, es amor mío,
eres mi amante, mi refugio, mi testigo;
mi piel con piel y mi más extenso legado
Eres la estela que deja con su jugo,
ese nudo que en mí hierve tan anhelado.
Sí amor, te necesito, te amo;
mas no deseo sólo tu cuerpo y el deseo,
mas no soy sólo entrega que pasa de largo.
Más allá de lo que imaginas y yo recelo,
más escondido y aceptado nuestro consuelo;
y no deseo sólo yacer junto a ti cuerpo a cuerpo;
esa mirada tuya que profundiza querer mi sexo;
esas manos llenas de ternura que tocan mis senos.
Y con la luz apagada, o al comenzar la tarde,
no importa a qué hora amor, no es importante,
tú y yo, nos mantenemos unidos en el instante,
fusionando ambos nuestros cuerpos ardientes,
que cada día nacen desamparados y deseosos.
Mas yo amor, busco más allá de ti ;
busco en tus besos algo que no es silencio,
y hallo aquello que se siente y no se detiene,
que no requiere tiempo ni espacio, sino que es duradero.
Tú, aunque pareces distante, eres dulce y tierno;
acaricias suavemente mi piel recorriendo sin prisa tu miembro,
susurrándome hermosas cosas que no son algo pasajero,
demostrándome tu sencillez, tu calidez y gran talento.
Y ya en el lecho, cuando se funde sed, pasión, fuego,
yo te pido más amor, mas tú me das todo tu cuerpo;
mas tú me dejas hallar mis saciedades con gran tiento;
mas yo jadeo, tú me lames mientras ambos nos corremos,
no importa el tiempo amor, importa nuestro acierto;
importa que tú y yo, unidos, vemos el universo.
Y es que amor, cuando amo y me amas, nos detenemos;
no, no para el tiempo; hacemos de él algo inmenso;
tú y yo somos a la vez promesa y sustento;
nadie nos detiene, nadie nos apaga,
somos pasión y a la vez una sola llama;
espíritu que se enciende cada nuevo despertar;
dos cuerpos y no objetos que se buscan fusionar:
hay algo que enciende nuestros encuentros,
nuestras voces, nuestros deseos.
Hay algo más allá de un suave y amado gesto,
de esa caricia tan suave que apaga tristeza, surge llama;
esos besos, esos susurros que tanto y tanto calman;
algo más allá de nuestro roce que se denota puro y sigiloso,
algo que no se expresa en palabras, que está en el alma;
algo que no se apaga con el placer y que dura no importa la razón.
Así es mi amor, nos queremos, nos hallamos;
y nuestra unión será duradera o no en función de la confianza,
mas ahora nos sentimos unidos por la pasión, por la esperanza;
mas es el corazón repleto de ternura quien goza y no se aplaca.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester.

 

14 de octubre de 2013

PREPARATE PRA LA VIDA


 
¡Prepárate para la vida!
con sus sonrisas y lágrimas,
con sus dificultades y ventajas,
con sus placeres y circunstancias.
¡Prepárate para la vida!
con sus colores y su gama,
pues el arco iris, cuando sale,
ni todo es negro ni blanco ni llama.
¡Prepárate para la vida!
no ceses en el intento, no decaigas,
mas nadie ha dicho que sea fácil,
el encajar las piezas que se hallan.
¡Prepárate para la vida!
con sus pesares, con sus dichas;
con sus pasiones y decepciones,
con amor, paciencia, voluntad, dicha.
¡Prepárate para la vida!
que no todo es verdad ni mentira,
que no sólo hay personas que aman,
sino otras que mal quieren sin alma.
¡Prepárate para la vida!
con fuerza, entrega  y sonrisa;
pues un nuevo día ha despertado,
y son los sentidos quienes dormitan.
¡Prepárate para la vida!
con ahínco, tesón y mucha energía,
prepárate pues  cuando caiga la noche,
este día no sea vano y no haya desdicha .
¡Prepárate para la vida!
¡Ánimo, adelante, que falta el día!
¡Despierta tus ojos y llena tus pupilas,
de aquello que hoy, ahora... es garantía!
¡Prepárate para la vida, sí, prepárate!
pues sin objeto alguno, nada puedes ver;
sin plan alguno, cualquiera te puede vencer,
y con el corazón lleno de luz y energía,
con la voluntad de ver noche y día,
a algún puerto seguro podrás al fin ver.

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

13 de octubre de 2013

CADA CUAL


 
¿Quién hay que no haya errado jamás?
¿quien no haya sido víctima de falsedad?
¿quién, una lágrima no ha derramado,
sintiendo la pena de que el tiempo se va?
Pues no hay mejor remedio que el empeño,
mejor terapia que la de ponerse en serio,
mejor amigo que quererse primero,
mas cuando el corazón ya haya reposado,
las cosas se verán desde otro firmamento.
¿Quién no ha intentado mejorar su sueño?
¿quién, desde la oscuridad del pozo,
no ha deseado desecharlo y dejarlo todo?
Y no hay mejor forma que mejorar primero,
que abrir bien los ojos pues bueno no es todo;
que  entrecerrar el corazón para protegerlo,
pues las heridas que a él van, dañan con recelo.
¿Quién  no ha sentido un amor, o amar primero?
¿quién, puede dar amor, si no entiende de deseo?
No importa sentir soledad si la compañía daña;
importa salir del dolor para sanar el cuerpo;
mas nada hay mejor que sosegarse en silencio;
y nada peor que hacer que tener rencor y celos.
¿Quién ... quién no ha dejado alguna vez un sueño,
para enfrentarse a la cruda realidad sin deseo?
¿Quién ... quién no ha pasado por la vida,
con su corazón de amor, cariño y alegría?

 Autora: Rosa Mª Villalta Ballester