Seguidores

10 de marzo de 2014

OTRA VEZ



Otra vez cayendo en los mismos errores,
alimentando esperanzas sin oportunidad,
permitiendo alojar un mundo de ilusiones,
que, tal vez, no tendrán ninguna finalidad.
Otra vez pensando en ese amor deseado,
alejando sentimientos desde la realidad,
tratando sanar un corazón nada saciado,
que, con pena, trata de hallar sinceridad.
Otra vez sintiendo esas dudas y temores,
despertando temores ante la inseguridad,
distanciando confiar en tiempos mejores,
que, sin duda, son los que darían claridad.
Otra vez naciendo un presente inacabado,
realizando actuaciones ante la necesidad,
intentando salvar obstáculo presentado,
que, con esfuerzo, da lugar a la facilidad.
Otra vez salvando dificultades mayores,
ocasionando destellos de responsabilidad,
proporcionando poner a la vida colores,
que, ante ellos, terminaría la debilidad.
Otra vez descubriendo algo desacertado,
precisando voluntad ante la inestabilidad,
deseando mejorar momento ocasionado,
que, en confianza, puede tener visibilidad.
Otra vez cuidando sensaciones agradables,
permitiendo oportunidades de amabilidad,
ocasionando tener corazón y alma grandes,
que, con ternura, jamás tendrás debilidad.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

7 comentarios:

Dulce dijo...

Hay que aprender de las situaciones vividas, pero reincidir no es del todo malo cuando quizás en una segunda oportunidad, si se logra lo que no se obtuvo en la primera.

Besos dulces y feliz semana.

Carmen Silza dijo...

No importa las veces que se tropiece, si el final es el que uno busca.
Un placer leerte Rosa.
Un abrazo y feliz semana.

Lapislazuli dijo...

Esos momentos, esas sensaciones pueden ser los obstáculos que hay que pasar.......
Abrazos

Marina-Emer dijo...

Gracias por tus cariño hoy no estoy bien un gran abrazo
Marina

antonioe dijo...

a veces se repiten las situaciones y volvemos a pasar por el mismo camino... así es la vida. besos.

Luna dijo...

Pintarnos el alma de esperanza, no?

Saludos hasta allá, Rosa.

María dijo...

Los sentimientos se pueden llegar a vestir de sabores amargos.

Muy bellos tus versos, Rosa Mª, disculpa por no haber venido antes a tu blog, entre tanto blog me pierdo, gracias siempre por estar.

Un beso.