Seguidores

25 de febrero de 2014

QUIEN ES FELIZ




¿Qué se requiere para ser feliz? ¿Qué es la felicidad? ¡Es todo tan relativo! Para algunos la felicidad consiste en abundancia, en consumo, en el capitalismo en definitiva, sin mirar para nada la parte afectiva o moral; para otros, cierto que el dinero es necesario para existir y poder llevar a cabo proyectos de vida pero su felicidad requiere otro tipo de riqueza como la belleza de las cosas que le rodean, la sinceridad, la confianza, la sensibilidad, en definitiva, lo humano.
Y, como todo en esta vida, ni sólo el poder del dinero hace la felicidad, ni tampoco sólo lo humano hace ser feliz. Hay un término medio.
Eso sí, desde mi punto de vista personal, no hay riqueza mayor en este mundo que tener una ilusión, un interés, un sentido de la vida; pues, sin ello, ¿para qué sirve todo lo demás?
He percibido gente realmente pobre ser verdaderamente feliz con lo que tiene y gente rica que apenas aprecia nada de cuanto tiene y está amargada.
Mi pregunta es: ¿de dónde surge esta ilusión, esas ganas de vivir?
Personalmente no sé la respuesta, quizás porque jamás le haya encontrado sentido a la vida y mis días sean un mero pasar.
Puedo apreciar que la gente que vive con ilusión, con interés, con esperanza, es verdaderamente valiosa; valiosa porque emplea cada momento de su tiempo en alcanzar y embellecer este mundo. En definitiva, vivencia cada instante de su vida.
Y no hay peor enfermedad que la falta de estímulo o ilusión. No hay medicina que la cure, ni palabras que le ayuden. ¿Se puede ser feliz sin tener sueños o anhelos, sin pretender alcanzar un proyecto? Quizás, sí; no sé, pero ¿qué sentido tendría entonces el tiempo si en nada se desea emplear?
Desde mi punto de vista no hay peor enemigo que la apatía, no hay mayor mal que la ausencia de alegría ni armonía interior.
La vida es muy difícil en general pero tanto más si sentido no se le da. Cada persona es dueña de su vida, sí, pero ¿de qué depende el saber o no saber las riendas llevar?
Admiro a toda aquella persona que de la más mínima cosa halla un gran sentido y una enorme alegría por vivir; a toda aquella persona en que vivir es algo más que pasar un tiempo y aprovechan cada instante para llenar su corazón y su mente de algo más que aquello en su presente aparece; a toda aquella persona que sabe transmitir y forjar pilares para una vida mejor llevar y  son auténticos ejemplos de que la singularidad no es precisamente el egoísmo sino el ejemplo que se puede dar.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


24 de febrero de 2014

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS



Cierto es que hay diferencias,
que la igualdad sólo es creencia;
que hay soledad en compañía,
y que hay serenidad en armonía.
Hay ricos que belleza no admiran,
y pobres con enorme humanidad;
hay quien habla palabras absurdas,
y otros, que en acciones, dicen más.
No gana más quien primero llega,
sino aquel que el camino sabe valorar;
no triunfa aquel que más se admira,
sino aquel que sabe su alma escuchar.
Mientras haya tantas desigualdades,
como gente que a la boca nada llevar;
mientras surjan lágrimas de tristeza,
por ver morir gente en guerras sin paz,
no puede haber tesoro alguno a hallar.
Entre pobreza y riqueza distancia hay;
pero las personas somos todas igual;
pues no importa etnia ni religión alguna,
que no desee al corazón dicha y paz.
Y no hay idioma ni continente alguno,
que desee oportunidades a todos dar,
mas quizás el principal problema radica,
en que hay primero que el interior saciar.
¡Ojalá la vida no fuera tan dura de llevar,
que cada cual tuviera lo necesario,
para disfrutar con dicha su despertar,
pues el que riqueza monetaria tiene,
puede no hallar su sentido a su caminar;
y que el nada tiene en sus arcas,
no puede con ilusión sus proyectos lograr!
Iguales nacemos y morimos, sí;
pero diferencias hay en su transcurso.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester 

21 de febrero de 2014

LA HIPOCRESIA



¿Cómo nace la hipocresía?
¿A dónde pretende llegar?
¿Quién es dueño de ella?
¿Por qué razón su mirar?
Sin fronteras ni barreras,
avanzando sin preguntar,
oscureciendo cosas bellas,
escondiendo su despertar.
Ni generosidad ni humildad,
tan solo marcando su pasar,
llevando consigo la falsedad,
sin rastro alguno de bondad.
Ninguna dicha que celebrar,
ningún grato recuerdo dejar,
sin transparencia ni osadía,
asolando confianza día a día.
Cuando su aparecer sienta,
nada es realidad ni certeza,
nada es sino confianza ciega,
nada que no sea sino pobreza.
Con aparente generosidad,
cierra todo tipo de ilusión;
con destreza y habilidad,
marca una triste  reacción.
Y no hay en el mundo rincón,
donde no hallar su atención;
Y no hay insensible corazón,
que ponga fin a su creación.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


19 de febrero de 2014

ESTARÍA MEJOR...



Estaría mejor menos desigualdad;
más oportunidades para mejorar;
tener expectativas de humanidad;
y en la pobreza, mejor fracasar.
Sería absurdo en riquezas pensar,
cuando el amor no tiene su lugar;
pues mientras no exista humildad,
nada que surja puede al alma sanar.
Habría esperanza con la sinceridad;
gratos momentos tras la serenidad;
logros inmensos que poder celebrar,
cuando las palabras no son un pasar.
Asomaría la armonía en profundidad,
si cada ser humano tuviera libertad;
si cada acción tuviera lógica y razón;
si  el respeto tuviera su dirección.
Podría la tristeza aparcada quedar,
con ayuda y sensibilidad demostrar;
quizás un arco iris trazara un soñar,
para ofrecer así cada día disfrutar.
Tendría la vida su sentido requerido,
al querer meta o sueño incumplido;
al dejar de lado el daño adquirido;
al serenar al alma con su mejor oído.
Estaría mejor ... el corazón con amor,
lejano de rebeldías y de rencor;
estaría mejor ... la vida con cariño,
con ocasiones para tener  arrimo.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester


17 de febrero de 2014

SI EL MUNDO TUVIESE...




Si existiese la confianza,
tal vez la esperanza suspirara;
quizás, la sinceridad surgiera,
y las personas huellas dejaran.
Sin nada de calor humano,
se apaga todo tipo de encanto;
la realidad es fría y distante,
el cariño, lejano, incongruente.
Con heridas de falsedad,
nada más cercano que frialdad;
nada más distante que soledad;
nada más propio a la desigualdad.
Gracias a la humildad, el perdón;
gracias a la voluntad, la consecución;
gracias al empeño, el mejor premio;
gracias al respeto, la libertad.
No hay palabras para ayudar,
sino hechos que son pura realidad;
no hay elogios tras la hipocresía,
sino crueldad y ninguna simpatía.
En un mundo repleto de diferencias,
en el que existe pobreza y riqueza,
en el que el dinero, parece, ciega,
en el que la sensibilidad flaquea,
en el que creer es algo que balancea,
quizás mejor crecer como persona,
para después mostrar al mundo belleza.

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester



3 de febrero de 2014

¡CUÁNTOS NIÑOS HAY EN EL MUNDO!












¡Cuántos niños hay en el mundo,
que, sin hablar, sin comer, sin soñar,
son adiestrados para seres matar!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
que, sin alimentos, con sus llantos,
nos hacen estremecer cada día más!
Y , ¡cuántos niños infelices hay,
repletos de riquezas y sin bondad,
que no conocen lo que es amar!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
que una sonrisa se pudiera sacar,
que no conocen mas que guerras,
hambre, sangre e injusticia total!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
que no aprecian ningún bienestar,
que, ausentes de cuanto les rodea,
no añoran ni el cariño ni la paz!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
carentes de una vida digna normal,
ausentes de la alegría y la dicha,
presentes ante toda desigualdad!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
que desean más de lo que ya hay,
que piden sin demora y prioridad,
que no precisan lágrimas sacar!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
que no tienen sonrisa ni claridad,
que jamás han sabido de voluntad,
que ni saben siquiera de dignidad!
¡Cuántos niños hay en el mundo,
con escuelas y libros en saciedad,
con cariño y sin ninguna necesidad,
pero con la ignorancia de igualdad!

Autora:  Rosa Mª Villalta Ballester


2 de febrero de 2014

YA ES TARDE











Ya es tarde para retroceder,
para mirar hacia un atrás sin resolver;
para ir hacia delante sin nada pretender;
para quedarse en al ahora si nada hacer.
Ya es tarde para la esperanza,
cuando cualquier pequeño sueño fracasa,
cuando el tiempo es dueño y solo marcha,
cuando el adiós es el único que avanza.
Ya es tarde para poder cambiar,
a pesar de que en el presente fracasar,
a pesar de una mejor vida poder hallar,
a pesar de un secreto quizás descifrar.
Ya es tarde para el esfuerzo,
si nada hay por delante con sentimiento;
si nada hay que tenga un valor inmenso;
si nada hay para sostener el intento.
Ya es tarde para en alguien confiar,
aun cuando los mejores deseos señalar,
aun cuando luz sea en toda una oscuridad,
aun cuando, al hacerlo, dé gran serenidad.
Ya es tarde para los lamentos,
pues ningún mérito tienen sus revuelos,
pues en cada uno existe gran desespero,
pues con ellos no hay mejores tiempos.
Ya es tarde para entender el día a día,
más aún si no hay proyecto ni alegría;
más aún si el temor y la duda acarician;
más aún si el corazón, vacío y sin armonía.
Ya es tarde para el amor,
aquel que llega sin ninguna pretensión;
aquel que mantiene al alma con serenidad,
aquel que no deja pasar los días sin más.


Autora:  Rosa Mª Villalta Ballester