Seguidores

17 de febrero de 2015

CARTA A ESA LLAMADA CONFIANZA



CARTA  ESA LLAMADA CONFIANZA


Siempre pensé que eso de la llamada confianza era un absurdo, que era una palabra simplemente eso, una palabra, pero que su acción era algo más que imposible.

Y, con el paso del tiempo, me doy cuenta que la confianza, esa tan ansiada y querida por toda persona es un absurdo.
¿Confianza para qué y con quién? Confianza para desahogarse, para liberarse de todo mal interior, de toda duda, de toda confusión.
¿Con quién? Ahora, al pasar los años y tras haberlo hecho, me doy cuenta que con la única que se ha de confiar, si se puede, es con uno mismo.

Si con uno mismo no se puede confiar por falta de autonomía o autoestia, la vida se hace insoportable y difícil. Pero lo que es peor, es que se te de confianza y luego sea como un juego.
En este mundo nadie es verdaderamente sincero, nadie da algo por nada, sino por algo a cambio.
A través de los largos años, la confianza lo único que hace es daño, dolor, de hacerla probado y, después, saber que sólo ha sido un nido de mentiras y engaños.

Estoy dolida de esta vida. Si por mi fuera, hace mucho, lo que se dice mucho que no existiría.
Accedí a una persona que me tomó sabiendo que le expresé que soy mala persona, que no soy buena, que me falta muchísimo por aprender. Prometió estar a mi lado, no dejarme y ¡curiosamente, cuando fallo, cuando sin voluntad propia hago algo que con razón le molesta! te deja para que según él “reflexione”

Nada hay que reflexionar cuando uno se da cuenta que lo hace mal, cuando se sufre por lo realizado y el daño causado a la otra persona, y encima te castiga la persona que se supone te iba a ayudar.

No, no soy nada buena, me moriré diciéndolo; pero duele que te den confianza para ayudarte y cuando sucede realmente que sale mi mala persona, te dicen “ahí te quedas”.

Esa confianza tan deseada, tan precisa, ¡dichosa sea para todos aquellos que la pueden vivenciar en primera persona!.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

2 comentarios:

Dulce dijo...

Todos en el mundo nos equivocamos y podemos volver a equivocarnos muchas veces, así también confiamos, entregamos ese beneficio sobre todo a quienes queremos. Y tener la capacidad de confiar no es algo malo, habla bien de uno mismo, si los que fallan son los demás y no nosotros.

Hay cualidades que sólo engrandecen tu persona y no la hacen menos.

Besos dulces y ten una bonita semana.

Andres Lopez dijo...

La evolución, el buen Camino, no es solo para los buenos , es más yo creo es para los malos que quieren ser mejor.
Yo tengo la esperanza de seguir cambiando.
Besos
André