Seguidores

22 de febrero de 2015

LIMITACIONES



El aire fresco da sobre mi piel,
dormido muchas horas sin pensar.
Vuelvo a despertar y un día más.
Vuelvo a sentir el rechazo a existir,
a tener que sufrir sin nada saborear.
En un infierno donde nada hay bueno,
sin palabras, pues no las quiero,
sin cariños que nada son sinceros,
con errores, fallos, que solo cometo,
sin virtud alguna de la que carezco.
Siento el aire fresco … ¿hasta cuando?
¿Qué hacer ante un día inesperado?
¿Cómo sentir con un corazón helado?
No soy sino maldad en medio de sosiego.

Siento el aire fresco y me pregunto,
¿hay algo que valga en mí la pena?
¿acaso expresar es algún valor?
Y, de serlo, ¿es bueno o malo?

Cierro mi corazón a cariño y daño,
cierro mis sentimientos buenos o malos,
abro mi cerrazón como antaño,
sufriré en silencio, lo más honrado.
La melodía seguirá su curso,
el sol aparecerá y engalanará el día,
y la tormenta pasará para todos,
aunque a mí me quedó mucho disgusto.

Ya nada espero ni quiero,
ni palabras ni deseos,
ya nada cubre un corazón frío y seco,
a base de palos y de ningún entendimiento.
Las flores y el campo pueden florecer,
ya no importan los colores de fuera,
cuando el alma ya solo siente desgana.



Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

4 comentarios:

AMBAR dijo...

Vaya, que expresas bien esos momentos que a veces todos sentimos.
Con el alma cansada y el corazón, roto, pero los días llegan uno detrás de otro, y no son iguales aunque lo parezcan.
Un buen domingo y un abrazo.
Ambar

Maruja dijo...

Muy bueno tu poema, expresa muy bien los sentimientos.
Un abrazo de buenas noches.

Maria Rosa dijo...


Creo que todos hemos pasado por momentos tan difíciles y lo bueno que encontramos es escribir. Volcar en el paapel la angustía que nos llena y de alguna forma nos alivia. Un abrazo.

mariarosa

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Nuestra María Rosa, con su buen corazón y, aunque tú no quieras cariños ni palabras, ha expresado muy bien lo mucho que "la escritura" puede acompañarte e irte devolviendo el optimismo y la alegría. Un beso.