Seguidores

18 de febrero de 2015

MIEDOS



No, no tengo miedo del mañana, sino del aire que utilizo al respirar. Miedo del dolor causado, no del que me puedan causar. Miedo a permanecer firme y jamás poder cambiar. Miedo a continuar un juego de la vida que no es más que eso, un puzzle a completar. Miedo a la ausencia de deseo, de errores, equívocos, que a nada bueno dan lugar.
No, no tengo miedo a errar porque nadie es perfecto; miedo sí, a caer en los mismos errores sin lección alguna adoptar. Miedo a llevar más peso del que toca, por no saber reaccionar.
No tengo miedo al futuro, pues el día a día es el que sí me importa de verdad. Miedo a este día, pues no niego la ira y rabia de no cambiar.
Tengo miedo a perder los sentidos, a no escuchar la naturaleza que la vida nos da, a no percibir mediante el tacto el calor o el frío, u otra cosa repleta de sensibilidad; miedo a no ver aunque pánico me da no ver con el corazón, por el que he caído inmensas veces y cuya ausencia de riqueza interna me lleva a tomar caminos nada aptos en cuanto a una posible solución.
Acepto todos y cada uno de mis fallos, porque de virtudes apenas por no decir alguna me hallo.
Acepto mi miedo a la ausencia de cambio, al deterioro del alma, al perder por completo la esperanza.
Y no tengo miedo a la soledad. Me da miedo el aislamiento, esa cara oscura que no deja ver el encanto de cuanto hay alrededor. Me da miedo tener esperanza como la ausencia de ella. Son dos caras opuestas que juntas conviven en el caminar. Esperar es luchar con valentía para meta lograr mientras que su ausencia solo entiende de incapacidad e intolerancia.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

2 comentarios:

Dulce dijo...

Hay que liberarse de los miedos, sean del tipo que sean, porque temerlos inmoviliza, obstruye el camino, no deja espacio para la calma. A despojarse de ellos.

Besos dulces.

Katy Sánchez dijo...

Al seguirnos en Twitter y darme las buenas noches me asomé a tu Tl y he visto que tienes este blog. Me he pasado y me gusta como escribes. Te sigo. Un abrazo.
P.D. ¿Y quién no siente temor hacia alguna cosa? Miedo a lo desconocido, a las enfermedades, a ser traicionado, a quedarse solo, a la muerte...